Publicidad

Crónica viernes 1: San Miguel Primavera Sound

Autor: | @indienauta

The Cure 01 Eric Pamies

El pasado año se cerró en nuestros iPod con el aroma de los Winter Beats de I Break Horses, y el Primavera brindaba una magnífica oportunidad para comprobar cómo se defienden en directo estos hijos de los ochenta, deudores tanto de My Bloody Valentine como de OMD. Alumnos aventajados en sintetizadores y guitarras reverberadas, saben jugar bien el truco de la contención - y – subida, un simple toque de artesanía que no por repetido deja de ser menos efectivo. A pesar de adolecer de una voz algo comida en los momentos de mayor ola expansiva (Hearts), la presencia de Maria Lindén dominando una puesta en escena donde hace las veces de eje absoluto es admirable. Nos gustaron en invierno, y nos siguen gustando en primavera. Mucho. M. P.


Other Lives fue mi sorpresa PS. Me hubiera gustado más verlos en sala pero su concierto me pareció muy profesional. Haber girado con Radiohead habrá sido, aparte de por su buen directo, por alguna razón de peso. Me niego a meterlos en el saco de los Fleet Floxes aunque mucha gente piense así, quizá a causa de ese aire folk. Yo los percibo algo diferente. Estos chicos de acento cerrado de Oklahoma, al sur de los EE.UU., tienen un don para crear melodías y un gran dominio de los instrumentos que tocan - que son muchos y muy variados, como unas maracas - sonajero con cascabeles al fina -. Los 45 minutos del setlist (en el que sonó maravilloso For 12) estuvieron basados en temas de su trabajo Tamer Animals. Definitivamente gran disco, gran directo, gran acierto. M. R.

Rufus Wainwright apareció a plena luz de día con atuendo ecléctico muy a su estilo, definiendo qué es un festival y aclarando que no tenía mucho tiempo, así que fue al grano. A Rufus lo adoras o lo odias, y mi posición esta clara. No hizo el mejor de los conciertos que le hayamos visto, pero es un placer escuchar su voz que modula de manera soberbia, oír sus canciones melódicas al piano, y además, le agradezco mucho cada comentario de las pequeñas historias de las canciones que va a tocar. Se centró en su nuevo trabajo, Out of the Game, para el que se acompaña a los coros con dos chicas de gran voz. Lo que no entiendo es que teniendo tan poco tiempo les cedió a ellas el micro en un par de canciones y a su pianista en otra (ambas compuestas por su fallecida madre) pero simplemente el hecho de escuchar The One You love, I don’t know what it is o Greek Song me hace olvidar lo malo que pudiera haber en el concierto. Poderoso, siempre. M. R. 

Con simplemente enumerar el line-up que se personó sobre el escenario del Auditori Rockdelux para presentar el proyecto Big Star’s Third bastaría para dar a entender lo que se vivió durante la tarde del sábado mientras otros esperaban a The Cure. Los tres Big Star originales a falta del fallecido Alex Chilton en nombre del cual se rindió ese homenaje, un conjunto de cuerdas y vientos… y Jeff Tweedy de Wilco, Mike Mills de R.E.M., Norman Blake de Teenage Fanclub, Alexis Taylor de Hot Chip, Georgia Hubley e Ira Kaplan de Yo La Tengo, Ken Stringfellow de The Posies... ¿es necesario continuar a estas alturas? Tuvimos la sensación de vivir algo histórico, único e irrepetible. Algo mágico, magnífico y emocionante. Sin palabras. M. D.

Vaya por delante que en ningún caso había planeado ir a ver a los Napalm Death, pero aún no sé como, mis gafas de pasta y yo nos encontramos en el escenario Vice, rodeadas de hardcoretas que movían sus cabezas en un exagerado gesto de afirmación. Dicho esto, he de decir que los de Birmingham ofrecieron un directo indiscutible, cargado de energía y que no dio ni un momento de descanso a los que se acercaron a verles. Respeto absoluto, pese al pitido intermitente que dejaron en mis oídos. M. C.

Una hora de concierto por cada década sobre el escenario. Ésa fue la espectacular proporción (por duración, pero también por lo que implica de avanzada edad) de la actuación que regalaron The Cure; en palabras de la dirección del festival, el grupo que más les ha costado poder llevar al parc del Fòrum. Y hablar de “regalo” no es un tópico, porque tanto los más expertos buceadores en la discografía emocional de Robert Smith como los oportunistas cazadores de hitos encontraron esa noche su espacio: una tras una, se desgranaron las melodías de Pictures of You, una Just Like Heaven impecable gracias a la vuelta a los teclados de Roger O'Donell, guitarras saltarinas en In Between Days, la siempre inquietante Lullaby o el éxtasis marcado en el calendario por Friday I’m in Love. Impecable fondo rítmico, un Smith fiel a una estética romántica que no estuvo reñida con lemas reivindicativos tatuados en su guitarra (“2012: Citizens, not subjects”), y final gozoso con Boys Don’t Cry tras varios bises. De todo el festival, lo único que superó en faraonismo a la distancia entre escenarios. M. P.

Con la cruz de tener que coincidir con el epopéyico concierto de The Cure, The War on Drugs presentaban Slave Ambient en el escenario Pitchfork. Había ganas de ver cómo defendían las texturas de ese magnífico álbum en directo, y fue sorprendente encontrar una formación de guitarra, bajo, teclado y batería, que en un principio podía parecer insuficiente. Pero a base de reverberar al máximo los instrumentos y voces, y con enérgicos solos de armónica, consiguieron que no se echara en falta ninguno de los ingredientes del disco. Muchos momentos álgidos se vieron limitados por un volumen justo, pero por suerte la coincidencia con los de Robert Smith vació espacios para poder acercarse al máximo a la primera fila, ya que a cierta distancia el sonido se mezclaba con el concierto que tenía lugar en el escenario Vice. Buena actuación de los de Philadelphia, que nos dejó con ganas de más. J. S.

Para ver a Girls tocaba peregrinar al escenario Mini, pero la pateada mereció la pena. Ya pudimos comprobar en el pasado Primavera Club que la banda de San Francisco está pletórica, pero es que ahora se superan a sí mismos –y eso que tuvieron que lidiar con el mal sonido de ese escenario–. La idea de llevar un coro de tres chicas con un buen vozarrón –el lucimiento vocal de una de ellas a mitad de concierto fue uno de los momentos del festival– no pudo  ser más acertada, e hizo que temas como Vomit o Love, Like A River sonaran a gloria con ese toco soul. Eso sí, el premio a la más coreada se lo llevó la enorme Lust For Life. Grandes. F. C.

Para mí fue el momento más divertido del Primavera. Nunca había visto The Rapture en directo, pero me pareció maravillosa su capacidad de provocar que el público responda bailando cada una de sus canciones sin llevar encima del escenario grandes coreografías o efectos luminosos. Aquí no hay trampa, simplemente buena música. ¡Eso sí que es arte! The Rapture nos hizo bailar desenfrenadamente, con esa manera de cantar gritando pero sin gritar, con canciones fuera de serie como House of Jealous Lovers, Echoes, Sail Away o el clímax final de How deep is You Love. Les agradezco ese momento de sudor, alegría y energía que desprenden. Geniales. M. R.

Y llegó la hora de poner los niños a dormir. Porque lo que iban a presentar en directo Death in Vegas iba a darle un nuevo significado a lo narcótico y a la lascivia. Tiene Richard Fearless la capacidad de saber percutir cada tecla en el momento justo, tirar del hilo preciso para sumir al público en un estado absolutamente alucinado: la repetición de beats, su exacta combinación de rock, electrónica, psicodelia y melodía transporta y cala hondo. Sumió al (a esas horas, ya nada) respetable en pozos hipnóticos con Savage Love y ofreció una versión hipersensuada de Your Loft My Acid, ya que no en vano tuvo el acierto de titular su último álbum como Trans – Love Energies. Terminó con los trallazos bajos de Hands Around My Throat, un clásico de la banda, para devolvernos a la realidad con la sensación de haber vivido uno de los mejores conciertos de esta edición. Directo enroscadizo y tentador como la serpiente del pecado original en el que todos caímos esa noche. M. P.

<< Crónica miércoles 30 >>

<< Crónica jueves 31 >>

<< Crónica sábado 2 >>

<< Crónica domingo 3 >>

 

 

To Top