Publicidad

Crónica Territorios Sevilla, sábado 19

Autor: | @talibanmusic_tm

territoriossabado

Después de un viernes memorable en Territorios Sevilla, la segunda jornada la comenzamos con muchísimas ganas. Iggy era indiscutiblemente el plato fuerte del segundo día, pero esa misma tarde había alguna actuación cuya ausencia se nos antojaba imperdonable, así que a las 20:00h nos plantamos en el Escenario Brugal para ver a Marina Gallardo.


Sábado 19 de mayo:

Con media hora de retraso Marina Gallardo comenzó a deleitarnos con las canciones de Some Monsters Die And Others Return, uno de los mejores discos naciones de 2010. La de El Puerto de Santa María mantuvo los ojos cerrados durante casi toda su actuación, mostrándose a veces frágil, a veces violenta, en un discurso poliédrico cuyas aristas se enquistan en cada recoveco del alma. La actuación de Marina fue muy oscura y sencillamente espectacular. Toda una delicatessen para comenzar la segunda jornada de Territorios.

Una vez finalizada la actuación de Marina Gallardo tuvimos tiempo de pasarnos para ver el final del concierto de Guadalupe Plata, el tiempo justo para verles asesinar un gatito o pisar una serpiente negra, en canciones interpretadas con urgencia y al borde del paroxismo. Lo bueno si breve, dos veces bueno.

Mucho habíamos oído hablar del mítico Pájaro y a tenor de lo oído en Territorios, puedo asegurar que las críticas positivas se quedaban muy cortas. Santa Leone es un alarde de genialidad del guitarrista sevillano, Andrés Herrera Ruiz es el último reducto del rock de la Calle Feria, impronta de otra época y otra ciudad, que suena glorioso sin resultar anacrónico. Aunando el Mississippi y el Guadalquivir como si del mismo río se tratara, el tratamiento que Pájaro hace del blues dota a su música de señas andaluzas, manteniendo el respeto por la tradición norteamericana. Todo un redescubrimiento.

Todavía no había finalizado el concierto de Pájaro cuando comenzamos la peregrinación en pos del profeta Iggy. Una marea ingente tomaba posiciones frente al Escenario Territorios mientras íbamos tomando conciencia de la magnitud de lo que presenciaríamos a continuación. Ver salir a Iggy Pop con el pecho descubierto, a pesar de sus 65 años y de las huellas que los excesos han dejado en su maltrecho cuerpo, sigue siendo toda una provocación cuarenta y cinco años después de su primera aparición en público. En continuo éxtasis y pertrechado con sus armas más salvajes (The Stooges), el norteamericano llevó el delirio a la parroquia sevillana con clásicos como “No Fun” o “Search an destroy”. Escupiendo al público, subiendo a los fans para bailar con él sobre el escenario, se hizo patente el pacto que Iggy tiene con el Maligno, que hace imposible a The Stooges seguir su estela. Iggy And The Stooges cumplieron a la perfección con todo lo que se esperaba de ellos, lo que no es poco en una época que nos sigue desmontando iconos.

Lori Meyers comenzaron con un sonido excesivamente bajo, como si todavía estuvieran sobrecogidos tras el concierto de La Iguana. Poco a poco se fueron superando los problemas técnicos y los granadinos cuajaron una actuación espectacular. Con una banda muy curtida en cientos de actuaciones en los últimos años y con unos entregados Noni y Alejandro que mostraron una gran complicidad con Sevilla, obsequiaron a los asistentes con un regalo: la interpretación de “Todo es de color” de Triana. Miles de manos levantadas y gargantas coreando al unísono “Luciérnagas y mariposas”, sirven de preámbulo a “Religión”, “¿Aha han vuelto?” o “Mi realidad” como fin de concierto. El cameo con Chino de Supersubmarina fue un auténtico baño de multitudes.

De completa locura podemos definir la actuación de !!! en el Escenario Territorios. Un histérico Nic Offer se lanzaba una y otra vez al público, empapado en sudor y ataviado con unos llamativos calzoncillos azules. Himnos salvajes como “Jamie, my intentions are bass”, “Myth takes” o “Hearts of hearts” eran jaleados por un público entregado que no paraba de bailar. En la confusión de uno de sus bailes entre el público, una chica le metió a Nic Offer un billete de cinco euros en los calzoncillos, ante la risa de todos y del propio vocalista.

Nuestro fin de fiesta corrió a cargo de Maga. Los sevillanos han alcanzado por fin en Sevilla el reconocimiento que se le ha negado durante años y están haciendo de sus últimos conciertos en la ciudad una auténtica fiesta. Con la definitiva conversión de la banda en cuarteto y con las guitarras de César como complemento perfecto a las de Miguel Rivera, los directos de Maga han ganado en contundencia y efectismo. Y es que aunque sigan perdurando los teclados y el minimoog, el protagonismo instrumental recae en la actualidad en las guitarras distorsionadas. Combinando clásicos como “Diecinueve”, “Des-pi-de” o “Una piel de astracán”, con piezas más actuales como “El ruido que me sigue siempre” o “Silencio”, Miguel y los suyos vuelven al Territorios tres años después de su primera actuación en el festival, haciendo patente que la banda ha ganado muchos enteros en este tiempo. Las primeras filas cantaron al unísono sus letras, mientras Miguel se situaba en el frontal del escenario con cara de satisfacción.

 

Después de unas semanas con lluvias y bastante mal tiempo, la climatología dio por fin un respiro a la ciudad para que la celebración de esta edición fuera perfecta en todos los sentidos. Insistimos en la eficaz mejoría en la circulación entre los distintos escenarios. La redacción de Indienauta disfrutamos muchísimo tanto con artistas que difícilmente visitan nuestra ciudad, como con artistas locales que tuvieron su oportunidad en escenarios de mayor tamaño que en los que podemos verlos habitualmente. En el facebook de Territorios Sevilla la organización daba las gracias a los asistentes al día siguiente de la celebración del festival, e insistía en la importancia de apoyar los conciertos durante todo el año.

Fotos: Kela González

 

To Top