Publicidad

Crónica: South Pop Isla Cristina 2009


Segunda edición de uno de los mejores festivales que un festivalero de pro puede pisar actualmente en nuestro país. El SouthPop Isla Cristina ha crecido en asistentes (el año pasado apenas 100 personas, este año más de 800) y mucho nos tememos que el boca a boca hará el resto el año próximo.


 

Y es que la comodidad de disfrutar de un festival cuando uno está alojado en un hotel de 4 estrellas (o en su defecto, en un camping de primerísima categoría) hace que uno tenga todos los sentidos puestos en la música, y no en las calamidades y desventuras que un festival suele conllevar. Tardar cinco minutos desde el recinto del concierto hasta la cama del hotel, la verdad, es una comodidad impagable. Pero es que no sólo el alojamiento, sino otras posibilidades como la de disfrutar de playa (y qué playas) y piscina mientras tomas un cóctel en happy hour a la vez que un dj ameniza tus chapuzones es realmente algo increíble para un festival. Además, el aspecto más familiar que masificado del evento le añade comodidad y el poder andar anchos por el coqueto recinto de conciertos es otra maravilla. En definitiva, sin ánimo de ser reiterativo, una delicia.

Viernes

Comenzó la jornada musical con la música de Anni B Sweet, que abrió el festival interpretando las canciones de su disco debut y demostrando que no es sólo una más de esta nueva hornada de cantautoras femeninas que tan en boga están ahora. Mención especial a la curiosa versión del "Take on me" de A-ha.  Luego, Cats on Fire pusieron el listón alto, incluida versión del "Your Woman" de White Town, en un concierto vibrante y por momentos muy a lo Morrissey, especialmente por la pose de su vocalista.  Luego llegaba el turno de La Bien Querida, que había creado expectación suficiente para tener el público de su lado desde un buen principio. Al final, una actuación con claros y oscuros que no acabó de ser santo de devoción de parte de la parroquia, aunque no faltaron los momentos emotivos con algunos de sus hits. Después, Piano Magic, que estuvieron todo el finde de Festival retozándose en las cristalinas aguas de la piscina del hotel, y que convencieron a los muy fans con ese pop de corte oscuro y tablas más que sobradas en el escenario. Para terminar el día, Those Dancing Days brillaron con luz propia, desde el norte del Europa, con una energía para parar un tren y que fueron mejorando a golpe de canción para acabar enloqueciendo al personal. Para finalizar la jornada, qué mejor que la música de Duckula dj, que no paró de ponernos buenas canciones, cosa de esperar en esta enciclopedia musical llamada Pablo.

 

Sábado

En primer lugar, el post-rock de Tanhäuser pretendía ser profeta en tierras andaluzas, origen de la banda. A pesar de los nervios, y a pesar del poco público a esas horas de la tarde los sevillanos convencieron. Después, el genio de David Thomas Boughton desplegó su arsenal de sampleados y loops, por momentos dulce (los que más molaron), por momentos experimental, histriónico y repetitivo (los que menos me molaron). Klaus & Kinski, a continuación, cumplieron bien aunque sin holguras con el papel de uno de los grupos más esperados por el público congregado. Seguramente pueden dar mucho más en directo, aunque también es verdad que un disco tan bonito y arregladito como el que les ha salido no es fácil trasladarlo al directo sin que pierda enteros. Luego Micah P. Hinson llegaba con su guitarra, su semblante de adolescente y su sempiterno sombrero y realizaba un concierto dentro de su línea, un directo acústico lleno de garra que fue muy bien recibido por los asistentes. La única pega que le veo a Micah, gran artista por otra parte, es que lo traen tanto de gira por aquí que parece ya abonado a las salas y festivales de nuestro país y eso puede resultar algo cansino. A continuación, los Punsetes, que están que se salen y que lo hacen muy bien y son muy divertidos.  Ellos nos comentaron una vez terminado el concierto que no acabaron muy contentos del bolo. Da igual, a nosotros nos pareció estupendo y la gente también lo agradeció. Presentaron algunos de los temas nuevos y la verdad, hay ganas de verlos ya planchados en su nuevo LP. Para terminar y precediendo a unos servidores en labores de djs, We Are Standard desplegaron sus armas para poner patas arriba a los asistentes. Era ya hora de mover un poco el cucu y luego además estarían Pin&Pon djs pinchando hasta las 6, así que lo mejor fue entregarse a su música y disfrutar del baile y dejar para otro momento otras consideraciones sobre su música.

El domingo aún hubo tiempo para una sardinada en el recinto del concierto por cortesía de la organización amenizada por la divertidísima sesión de laantoniapincha, que acabaron por redondear un fin de semana fantástico en todos los sentidos. Y es que nos hemos enamorado de este festival, y le deseamos larga vida, así que el año que viene más.

 

[flickr set=72157622434451316]

 

 

 

Fotos: Rafa Piera (Indienauta.com)

 

 

David Thomas Broughton

 


La Bien Querida

 


Cats On Fire

 


Anni B Sweet

 

 

 

To Top