Publicidad

Crónica Sonorama 2010

sonorama10cronica

La Edición número 13 del Festival Sonorama celebrado en Aranda de Duero se presento un año mas como una verdadera alternativa a los grandes y caros festivales. Más aun en un año de crisis donde los recortes en muchos de los carteles han indignado a mucha gente mientras que el festival burgalés ha sabido mantener su esencia. Cantidad y calidad de grupos nacionales intercalados con unos cuatro o cinco interesantes grupos internacionales. Aquí os contamos el desarrollo de las tres jornadas que formaron la edición 2010 de este festival.


Jueves 12 de Agosto

Desde que se instauro la jornada del jueves en el Sonorama esta está considerada como la jornada popular. Es un día de entrada gratuita donde se programa música algo más accesible para el público menos alternativo. El festival comenzó en el escenario principal, este año patrocinado por Heineken, con Maikel de la Riva, antiguo líder de El Hombre Gancho y paso al escenario Ribera del Duero de la mano de Tachenko. Los maños que en principio estaban programados para el viernes accedieron a cambiar su día de actuación con The Right Ons ante la imposibilidad de estos de actuar el jueves, lo que en principio podría ir en su perjuicio puesto que tocaron a una hora más temprana y posiblemente ante menos público Indie de lo que esperaran. A pesar de estar el sol aun fuera y de los inconvenientes antes reseñados hubo una alta expectación por verles e hicieron las delicias de los allí presentes. Sonaron canciones como Afganistán, Hacia el huracán, Os reís porque sois jóvenes, Escapatoria o La resistencia la cual dedicaron “Se la dedicamos a todos aquellos que no os perdéis ni un festival, pájaros”. Tampoco falto su hit Amable.

Es de reseñar que los conciertos en estos dos escenarios principales no se solapan si no que empiezan inmediatamente ha terminado el anterior en el otro escenario. Es un tema importante puesto que evita que tengamos que perdernos bandas interesantes al tener que hacer la elección de en que escenario posicionarnos. Solamente se solapan los de la Carpa Future Stars que es donde se programan durante el festival las más jóvenes e interesantes bandas emergentes del panorama nacional.

Posteriormente le toco el turno a Shuarma, quizá el artista que menos pegaba con el resto del festival y que solo se puede entender su presencia por la esencia de la jornada popular. Tuvo una actuación correcta, repasando su discografía en solitario así como alguno de sus éxitos al frente de Elefantes.

De nuevo en el escenario Ribera del Duero le toco el turno a Arizona Baby. Después de su paso el año anterior por los conciertos de mediodía que se celebran en el centro de Aranda este año los vallisoletanos con aspecto de vaqueros daban el salto a un escenario grande para presentar su segundo disco Second to None. Sonaron Shiralee, Ouch, o A tale of the west. La gente disfrutó de la intensidad de su rock americano y de la garra que le ponen a su directo. Terminaron con una curiosa versión de The Model de Kraftwerk junto al cantante de The Royal Suite.

De vuelta al escenario grande se vio algo desubicados a Soul Tellers grupo liderado por Miguel Angel Julián excantante de Cool Jerks. Su propuesta no llego a conectar, más bien son una banda indicada para un público especializado en música soul. Tampoco ayudo a tenor de los comentarios de los espectadores la actitud de su cantante llena de poses y clichés.

Le siguió Vinila Von Bismark & The Lucky Dados, un grupo de rock&roll que pretende ganarse el respeto del publico con una mezcla de rockabilly y swing a base de una estética burlesque cercana al vodevil más circense. A mi humilde entender la excantante de Krakovia carece de poco más que actitud y provocación, en resumen que una vez desmontada su parafernalia circense, los tatuajes y los buenos músicos de su banda de acompañamiento queda poco más. En medio de uno de sus numerosos los
cambios de vestuario de Vinila los músicos interpretaron una versión de Tainted love que fue de lo mas destacable, lo cual dice poco de la actuación. También realizaron una versión de This boots are made for waking de Nancy Sinatra con la ayuda del cantante Arizona Baby. La actuación termino abruptamente en medio de una canción con el consiguiente cabreo de la cantante granadina que salio del escenario expulsando lindeces por su boca. He podido saber que fueron debidamente avisados de que se estaban pasando en el tiempo de su set, posiblemente debido a sus cambios de vestuario y a su tardanza a la hora de ocupar inicialmente el escenario. Creo que seria positivo para ellos fijarse mas en Kitty, Daisy and Lewis, y su cantante escuchar a Imelda May para reforzarse para próximas ocasiones.

Para finalizar los conciertos del jueves actuó Loquillo. Esta claro que no es un cabeza de cartel normal para un festival donde la seña de identidad es la música independiente, pero teniendo en cuenta la jornada de puertas abiertas donde había un gran numero de personas que en principio no están habituadas a este tipo de festivales fue un gran acierto. Hasta el más escéptico acabo cantando Cadillac Solitario, El ritmo del garaje, Chanel, Cocaína y Don Perignon y por supuesto La mataré. Las fiestas de instituto y esa facilidad instintiva con la que entonamos las canciones que se han convertido en himnos durante los 30 años de carrera del Loco hicieron su labor.

Viernes 13 de Agosto

La segunda jornada del festival arrancó con los ya clásicos conciertos en el centro de Aranda, los cuales se realizan en el escenario ubicado en la Plaza del Trigo. Un momento perfecto para tomar algo y aprovechar el calor del Sol castellano que tan en falta se echa por la noche. Llegamos a tiempo de comenzar Francisco Nixon, el cual se presento en el escenario con una banda de músicos bastante numerosa. Fueron poco a poco desarrollando un concierto a base de sus características canciones pegadizas que es imposible no tararear. Intercalaron tanto temas propios, San Fernando, Erasmus Borrachas, Inditex, Nombres y teléfonos, como temas de La Costa Brava como Cumpleaños de Ronaldo, Amor bajo cero o Adoro a las pijas de mi ciudad. Como es bastante común en estos conciertos matinales compartieron una canción con un músico de otra formación, en este caso con Ramón Rodríguez de The New Raemon con el que cantaron Museo Británico.

El siguiente en salir fue The New Raemon el nuevo proyecto en solitario y en castellano de Ramón Rodríguez, cantante de Madee y Ghouls’n Ghosts, donde con dos discos y varios Eps en el mercado se ha convertido en muy poco tiempo en un artista fetiche en el indie español. Canciones con alma y con unas profundas melodías que te absorben totalmente. Canciones en ocasiones agridulces pero enteramente bellas. La cafetera, Hundir la flota, La siesta, Sucedáneos, fueron todas coreadas con mucho cariño. También tocaron Mano izquierda de Nueva Vulcano y junto a Miguel Rivera de Maga interpretaron La Dimensión Desconocida, colaboración que se puede escuchar también en el disco recién editado EPs Reunidos del artista catalán. Inolvidable la gente a capella finalizando el concierto con Tu Garfunkel

Klaus&Kinski aparecieron en el escenario con una Plaza del Trigo totalmente abarrotada de jóvenes buscando el Sol que les faltaría por la noche con la intención de finalizar los conciertos de la mañana. Después de un comienzo algo dubitativo con Ya estaba allí cuando llegue por unos posibles problemas de sonido que habían tenido en la prueba de sonido acabaron por involucrar a la gente y hacerles disfrutar del concierto.

Por la tarde se abrió la sesión de conciertos en el escenario principal de Napoleón Solo que con su primer disco Napoleón Solo en La Ópera ya se han ganado la presencia en numerosos festivales. Interpretaron la mayoría de canciones de su debut como Perdiendo el tiempo, Tiene que acabar o Lolaila Carmona. Al ser tan temprano y teniendo en cuenta que mucha gente no descansó por asistir a los conciertos de la mañana, poca gente se acerco a verles y esto deslució algo su set, tienen buenas formas pero todavía tienen margen de mejora.

Los encargados de abrir el Escenario Ribera fueron Zenttric, después de darles la oportunidad de verles un rato me parecieron de lejos el grupo que menos tenia que ofrecer de todo el festival. Grupo de de revista Super-Pop realmente prescindible, del que ni tan siquiera salvaría su actitud, un tanto chulesca y fuera de lugar. Un grupo para jovencitas sin poco más que un single para los 40 Principales y su pertinente politono. Acabaron el concierto con una versión de Standing in the Way of Control.

Los mallorquines L.A. siguen paseando su genial disco Heavently Hell y ofreciendo conciertos llenos de credibilidad y pasión. Fueron cayendo Microphones & Medicines, Perfect combination, Evening love, Stop the clocks, Elizabeth, Crystal Clear y una coreadísima Hands, para acabar con una particular versión de Wicked Game de Chris Isaac.

Ocupando el espacio que habían intercambiado el día anterior con Tachenko tocaron en el escenario pequeño los madrileños The Right Ons, otro grupo con litros de rock por sus venas. Entretuvieron y bastante con temas como Do Your Thing Babe, Take it easy o Thanks. Realmente funcionaron mucho mejor a lo largo del festival los grupos con un rockandrol mas movido y accesible.

The Pains of being pure at heart repasaron su aclamado disco de debut derrochando actitud y el melodioso ruido que les hace caracteristicos. No les acompaño en absoluto el sonido del escenario, ni el viento que ensombreció un tanto la tarde. Se les vio bastante cómodos y sueltos después de pasear su directo por bastantes fechas españolas. El concierto tuvo su momento álgido con la fantástica Young adult friction.

Les tocó el turno a Standstill, los cuales empezaron con Todos de pie a desgranar sus dos últimos discos Adelante Bonaparte y Vivalaguerra. Muy respetados por publico y critica han creado un espectáculo muy particular, emocionante e intenso. Congregaron a un gran número de seguidores y todos ellos totalmente entregados.

El plato fuerte de la noche eran The Sounds y como tales se les esperaba en un escenario principal abarrotado. Después de una larga intro instrumental salieron los suecos capitaneados por la rubia de piernas interminables Maja Ivarsson. Empezaron el concierto de manera contundente y directa con Tony the beat y fueron tocando alternativamente canciones de su ultimo disco Crossing to Rubicon como No One sleeps when I’m awake, 4 Song & a fight o Dorchester Hotel, con las canciones mas potentes de sus dos discos anteriores como Living in America, Painted by numbers, The Big Fake, Ego o Queen of Apology. También hubo momentos para la calma entre tanta intensidad como la versión intimista de Night after night. Sin lugar a dudas el concierto mas animado del festival. El rock vitaminado con toques electrónicos de estos suecos ayudados por las continuas arengas de su espectacular frontman hizo bailar a todo el público presente.

Después del vendaval nórdico le toco el turno a Nodozurdo, de los cuales estamos esperando nuevo trabajo después del exitoso Sintética 2008. Apenas 5 largas canciones como El hijo de Dios, Ha sido divertido, Negativo que desbordaron de la intensidad que imprimen sus composiciones, aunque mucha parte del público los encontró demasiado densos. Se les vio finalizar con la frustración de no poder tener tiempo de tocar más.

Seguidamente los bailables Estereotypo que aparecieron disfrazados de tenistas en vez de con sus uniformes caracteristicos. Con las canciones de su nuevo álbum Love your city divirtieron tremendamente. Coreografías, ritmos funk, etc. Consiguieron mover a la gente que se había enfriado por la noche arandina y por el concierto de Nodozurdo.

También eran muy esperados Los Planetas que gozaron de un sonido estupendo. La elección del set list fue a mí entender bastante acertada donde en una primera parte tocaron canciones de sus dos últimos discos donde han dado rienda suelta a la experimentación con los sonidos más andaluces, y una segunda parte donde repasaron canciones y éxitos de toda su ya extensa carrera. Como muestra reseñar que se pudieron escuchar canciones como Llave de Oro, Rey sombra, Entre las flores del campo, David y Claudia, Santos que yo te pinte, Alegrías de un incendio, Segundo premio, Un buen día, Canción del fin del mundo o Pesadilla en el parque de atracciones. Espectaculares las proyecciones psicodélicas de la Virgen María y Syd Barret o de formas geométricas árabes.

Extraño es el festival donde este verano donde Love of Lesbian no han estado en cartel. Sin darte cuenta cualquier persona que se haya movido un poco puede haber tenido la oportunidad de verles al menos cuatro o cinco veces, y eso a pesar de hablar bien de ellos por el tirón que tienen actualmente, también puede ser contraproducente. El público puede llegar a cansarse, e incluso puede ocurrir lo mismo con los artistas. A tenor del resultado del concierto ninguna de las cosas ha ocurrido, el escenario grande totalmente lleno se convirtió en un autentico karaoke donde sonaron las canciones de su ultimo trabajo 1999 apuntaladas por algunas canciones anteriores de sus discos. Me amo, Los colores de una sombra, Club de fans de John Boy, Allí donde solíamos gritar, Las malas lenguas o Algunas plantas fueron prueba de ello. Repitieron practimanente el set-list, las bromas y coreografías del concierto del FIB, pero a la gente no le importo. Nadie puede pedirle explicaciones por aprovechar una tan buena racha, ojala les dure.

Sábado 14 de Agosto

Los encargados de encender la mecha de los conciertos del sábado al mediodía fueron los burgaleses The Three Generations, un potente trío de rock de esencia americana que dejo muy buenas sensaciones.

El siguiente sobre el escenario de la Plaza del Trigo fue Joaquín Pascual (en la foto). El concierto presentaba su primer trabajo en solitario El Ritmo de los Acontecimientos editado por el nuevo sello catalán El Genio Equivocado. Es de reseñar este primer disco en solitario después de una tan extensa carrera en grupos como Surfin’ Bichos, Mercromina, Travolta o Tortel. Acompañado por la delicadeza de Ana Galletero, el albaceteño fue presentando sus nuevas canciones De paseo, Carreteras secundarias o Nos miramos a los ojos, Todos los días tengo un accidente, Sólo te pedí un cigarro. Canciones llenas de historias cotidianas, interpretadas a base de una cortante y rasgada guitarra eléctrica.

Después de un Surfin´ le toco el turno al otro. Fernando Alfaro también con proyecto en solitario, esta vez sin el acompañamiento de Los Alienistas. Subió al escenario con el acompañamiento de Refree a interpretar un pupurri de canciones de todas sus épocas, tanto de Chucho como De aire o Ricardo ardiendo, de Surfin’ Bichos como El rey del pegamento, El crujido del cangrejo y también sus nuevos temas Teléfono de Atropellados, Camisa hawaiana de fuerza y Extintor de infiernos. Posiblemente el momento más emotivo del festival se produjo cuando en una especie de bises Joaquín Pascual subió al escenario para compartir junto a su excompañero en Surfin’ Bichos tres de sus más clásicas canciones Un perro feliz, Gente abollada y Hermanos carnales.

La mañana fue finiquitada por Supersubmarina que con su disco Electroviral, están llamados a ser la nueva moda al estilo de lo que lo fueron en años anteriores Vetusta Morla. Gran éxito de público para un grupo deudor de nombres como los anteriormente citados o incluso Los Piratas. Pop sinuoso y de fácil digestión que ha recabado en poco tiempo numerosos adeptos, sin embargo yo lo calificaría con las palabras insípido e inofensivo.

Vinodelfin fueron el primer grupo de la tarde. Actuaron ante unas cuantas docenas de personas y su pop melódico y grandilocuente no llego a cuajar en un desangelado concierto.

Los Punsetes salieron al escenario con su cantante Ariadna enfundada en una toalla, y como es costumbre en ella apenas se movió ni articulo palabra entre las canciones. Con esa dosis de simpatía y su pop excéntrico desarrollaron un set solo apto para sus fans, que para ser justo no son pocos. Sonaron canciones como Hospital Alchemilla, Queridoalberto, Tus amigos, Estilo o Dinero y al parecer se quejaron de la corta duración del concierto.

Maga es un grupo cada vez más sólido, ya con solera y que resuelven los conciertos con suma solvencia. Ofrecieron al público las canciones de su último disco A la hora del Sol además de los grandes clásicos unánimemente coreados por todo el público. La colaboración del concierto de la mañana de Miguel Rivera con The New Raemon fue cortésmente devuelta por Ramón Rodríguez que subió al escenario para interpretar Silencio junto al grupo sevillano.

El grupo Layabouts devolvió la musica al segundo escenario. Su segundo disco And they ran into the wood les convierte en un grupo más rocoso y enérgico y descargaron practimanete todas las canciones del mismo con una gran intensidad.

Las expectativas sobre Brett Anderson eran grandes, pero los que esperaban encontrarse un concierto en el que se repasara los éxitos de Suede estaban muy equivocados. El cantante ya había dejado claro antes de su rueda de prensa que no aceptaría preguntas sobre su anterior grupo. El avance del concierto hizo que los cazadores del hype abandonaran el escenario principal decepcionados, pero el resto pudimos disfrutar de un gran artista, de una gran voz y de mucha autenticidad. Su nuevo proyecto en solitario es mucho mas denso, lento y profundo pero ello no hace más que acentuar el misticismo que acompaña a uno de los personajes que más a dado a la musica británica de los 90. Implicado, vibrante y simpático, aunque consciente de lo que estaba mostrando: “Vamos a tocar unas nuevas canciones, aunque igualmente no conocéis ninguna”, un gran concierto.

Sidonie son sinónimo de espectáculo y diversión en todos sus conciertos. Con una banda cada vez más consolidada después de olvidar su formación de trío. Es de destacar la presencia de Miri la hermana de Marc Ros en Un día más en la vida. Como balas lanzadas como flores fueron disparando todas sus pegadizas can­ciones una tras otra Nue­stro baile del viernes, Fasci­nado, Giraluna, El incen­dio…

Los granadinos Lori Meyers venían precedidos de la polémica del nuevo sonido que han adoptado para su último disco Cuando el destino nos alcance. Con expectación y con la duda de cómo defenderían esos nuevos sonidos con mayor protagonismo de los sintetizadores comenzaron su set, esa duda se disipo en muy poco tiempo. Con un directo contundente, dotando de mayor importancia a las guitarras que en el disco sonaron Mi realidad, Nuevos tiempos o Aha han vuelto y también algunos de los singles de sus anteriores trabajos como Dilema o Alta Fidelidad.

En mi opinión The Ettes son una banda que tiene por delante un futuro interesante aunque todavía no están hechos del todo. Quizá la hora de la cena y los cambios entre escenario perjudicaron a los americanos al ser un grupo prácticamente desconocido para el publico español a pesar de ya haber tocado en el Primavera Club. Sin embargo el pop-rock de esencia garajera que han desplegado en su disco de debut Shake the Dust les hace dignos de atención y seguimiento en un futuro.

El hito de la noche eran los daneses Raveonettes. Sharin Foo y Sune Rose Wagner ofrecieron lo que saben hacer, preciosas  elodías de rock distorsionadas. En medio de un escenario tenebroso, de voces susurrantes y de oscuras guitarras interpretaron canciones de su ultimo disco In and Out of Control como Bang!, Last Dance, Heart of Stone o Gone Forever y algunos de sus singles anteriores como Dead Soul o Love in a Trashcan, Muy posiblemente no fuera su mejor concierto y además no tuvieron demasiada suerte con el sonido, pero ello no es óbice para el desencanto que expresaron algunos espectadores que posiblemente van a los festivales solamente a bailar. Seria interesante escuchar su opinión de Jesús and Mary Chain o de My Bloody Valentine.

En su concierto Los Coronas ofrecieron lo mismo que puedes encontrar en cualquiera de sus conciertos, una alta dosis de surf  ronterizo con temas ya clásicos de la banda como Secret Agent Man, Youza o Honk Tonk una clásica versión de Wipe Out y otra de Flamenco de los Brincos. Un concierto energético, pero que cuando ya lo has visto varias veces puede llegar fácilmente a cansar.

El concierto que cerraba los directos de esta edición del Sonorama fue el de Delorean, el cual se convirtió en el momento más surrealista de todo el festival debido los problemas de sonido que les obligaron en un primer momento a retrasar el comienzo de su actuación más de una hora y una vez comenzado el mismo a suspenderlo definitivamente cuando no habían tocado a penas media hora. La decepción por no poder ver al grupo español más de moda fuera de nuestras fronteras fue muy grande, pero quedo ahogada por el final de fiesta que se produjo en la nave del recinto donde como la noche anterior se llego a horas indecentes al ritmo que marcaban los Dj’s.

El balance final es el de un festival siempre amable con la gente que viene a disfrutarlo. Un festival que siempre es importante resaltar esta organizado por una asociación cultural como es Art de Troya la cual invierte todo el dinero que reciben y recaudan en la organización del mismo, y que a base de esfuerzo y cariño han logrado mantener y elevar durante trece ediciones un magnifico festival. Según la organización el festival ha llegado a su máximo crecimiento posible para poder así mantener su espíritu y a partir
de ahora se dedicarán a limar las pequeñas deficiencias, que por supuesto las hay sin que estas de ninguna manera desluzcan su trabajo.

Para finalizar reseñar que en la Carpa Future Stars ha habido multitud de conciertos interesantes que no hemos podido ver al completo y por tanto reseñar en esta crónica, de los que parece han salido vencedores grupos como Dinero, Charades, Sr. Nadie y Hola a todo el Mundo. Ha habido almuerzo en las bodegas como todos los años, así como sesión de Dj por la tarde en la piscina. Además como novedades un bus descapotable con conciertos y Dj’s en puntos estratégicos de Aranda de Duero. Conclusión una fantástica y completísima nueva edición de Sonorama Aranda.

To Top