Publicidad

Crónica: Santander Amstel 2010

santandercabeceracronica

Buen tiempo, Cantabria y Belle&Sebastian, estos eran los principales reclamos del Santander Amstel de este año. La majestuosa campa de la Magdalena acogía esta edición en la que pudimos estar muy cómodos ya que el recinto no llegó a estar ni a mitad de su capacidad. Por lo demás, una organización impecable y muy solvente, quizás demasiado a la hora de mandarnos a nuestras casas a eso de las 3 de la mañana (¡no había música después de esa hora!).


Vayamos a la selección musical: el viernes abrían Delafé y las Flores Azules, The Wave Pictures y Plastic Adict, a los que los rigores de viajar desde Madrid con horarios laborales nos impidieron ver. Pero sí que llegamos a las verdaderas estrellas de la noche. Eran ellos, los escoceses, y empezaron justo después de que en las pantallas gigantes pasaran el famoso vídeo del lip-dub (que ya comentamos en su día en la web) que los chavales de un colegio andaluz han hecho con el tema The blues are still Blue. Pelos como escarpias con ese emotivo vídeo en el que todos acaban cantando a grito pelao y que los propios Stuart Murdoch y compañía han disfrutado y comentado por internet. Y llegaban ellos, con su sección de cuerdas, su trompeta, sus teclados y mil instrumentos más. Armoniosos y bellos, como siempre, sonaron virtuosos y divertidos, animados y elegantes. Tocaron clásicos del The Boy with the Arab Strap, del Dear Catastrophe Waitress o del The Life Pursuit, y además presentaron  temas de su nuevo álbum, que saldrá próximamente. Una actuación deliciosa, en la que invitaron a gente del público a subir a bailar al escenario, y que nadie de los allí presentes se quiso perder. Fue el concierto estrella de la noche y cumplió totalmente con las expectativas. Los siguientes en salir a escena eran Delorean, que tocaron el set al que nos tienen acostumbrados, empezando con Deli y luego desgranando su último disco, Subiza. No tocaron casi nada (¿o nada?) de discos anteriores, y pese a que ya arreciaba el frio, los de Zarautz caldearon el ambiente. La noche se cerraba con Vive la Fête y su habitual show espasmódico y "enseñacacha". Mucha afición por los belgas se vio en Santander, y un no parar de saltar con la música de esos chicos de pelo planchado oscuro y de esa cantante a un corpiño pegada. Fin de la primera noche.

El segundo día tocaron Sidonie, White Lies y Dorian, aunque el plato fuerte español eran La Habitación Roja, que están en plena forma y siguen manteniendo el buen nivel en directo que alcanzaron hace ya años. Son potentes, suenan compactos y sus temas siguen emocionando. Verlos una y otra vez es algo que no cansa. Tocaron temas de su nuevo álbum, Universal, y no faltaron míticas canciones que todo fan desea escuchar. Después llegaban  los Dandy Warhols como cabeza de cartel y animaron como siempre con su pop luminoso y saltarín. Verlos en concierto te transporta a aquellos festivales de principios de los dosmiles a los que ibas a darlo todo con esta banda de fondo... Una dosis de nostalgia bien conjugada con la actualidad. Un poco la tónica general de este Santander Amstel, una iniciativa acertada y coherente a la que esperamos poder asistir por muchos años más.

Fotos: Silvia Cuartas

[flickr set=72157624839979906]





To Top