Publicidad

Crónica: Jamón Pop 2010

cronicajamonpop2010

Estuvimos en la pasada edición del Jamón Pop 2010 que se celebró en Cortegana los pasados 2 y 3 de julio, aquí tienes nuestra crónica del festival.


Viernes 2:

El viernes arrancó en Cortegana (Huelva) la cuarta edición del Jamón Pop, festival enmarcado en el precioso entorno de la Sierra de Aracena. Con semejante paisaje, disfrutando de jamón de la mejor calidad y de la visión del impresionante castillo medieval junto al escenario, las vibraciones eran muy positivas ya antes de comenzar. Y para colmo, el cartel del viernes era de auténtica pata negra (disculpad, pero estando en la comarca del jamón, no podía evitar utilizar esta comparación).

El festival arrancó a las 21.30. Con puntualidad exquisita(hasta en eso ha funcionado correctamente la organización del festival) y acompañado de una bajista y una batería, se presenta sobre el escenario Joaquín Pascual con su guitarra. Inconfundible silueta enfundada en un pantalón rojo, protagonista de algunas de las canciones mas descarnadas de nuestro país en los últimos veinte años. Joaquín nos presenta su primer disco en solitario "El ritmo de los acontecimientos". Para aquellos que hemos tenido la fortuna de seguir toda su trayectoria, nos llama poderosamente la atención su evolución sobre el escenario, cómo su repertorio ahora es mucho mas desnudo y directo, aunque sus canciones siguen manteniendo el desarrollo melódico y los tempos marca de la casa. Después de todos estos años, su sello es inconfundible. Comienza su actuación con la canción que abre el disco "Todos los días tengo un accidente", canción más que representativa de esta nueva etapa en solitario. Poco a poco, continúa mostrándonos sus heridas, recreándose en sus vísceras y su sangre, salpicadas por doquier a todo aquel que quiera entender sus miedos y obsesiones, con "La unión y la fuerza", "Colapso temporal", "Ella me atropelló", "Carreteras secundarias", "Nos miramos a los ojos" o "Disfrutando de lo lindo". Actuación para guardar en el rincón de los bonitos recuerdos y que afortunadamente podremos revivir en breve, porque a Joaquín le quedan mucha mecha y muchas conciencias por remover.

Los valencianos Polock, son uno de esos extraños casos de grupo joven, tanto por edad media de sus miembros, como por el poco tiempo que llevan funcionando como banda (apenas dos años desde sus inicios) y que con solo un disco han fijado una señal de exclamación en el mapa de las emociones. "Getting down from the trees" es un disco enorme, tanto que me da vértigo solo pensar en la presión que puede ejercer sobre los valencianos, a la hora de grabar un segundo disco. Mientras tanto, ajenos a esa presión, carentes de pose y con una inusitada profesionalidad, defienden canciones tan maravillosas como "Sometimes", "Defenceless" o "Nice to meet you" en un escenario serrano, que por momentos se ilumina con las luces de la Quinta Avenida neoyorquina, mientras el público disfruta coreando sus canciones. Canciones para bailar, pero exentas de superficialidad.

Provocadores y transgresores, no hay disco que pueda hacer justicia al sonido en directo de Triángulo de Amor Bizarro. Como un rodillo sónico, empalmando una detrás de otra canciones sin piedad y con el único precepto de no hacer prisioneros en esta batalla serrana, Triángulo de Amor Bizarro nos muestran las aristas de su flamante nuevo disco "Año Santo", con "De la monarquía a la criptogracia", "La malicia de las especies protegidas" o "Amigos del género humano". Triángulo de Amor Bizarro son un gran grupo, pero además tienen una figura que se agiganta sobre el escenario: Isa Cea, es un potente martillo al bajo, delicada en las voces y se echa la banda al hombro durante toda la actuación. Lástima que el público no esté acostumbrado todavía a ver a una mujer como músico y se lleve todo el concierto, llamándola guapa. En un emotivo momento lleno de complicidad, Joaquín Pascual subió a tocar dos temas con sus amigos gallegos.

Ligeramente decepcionante fue el concierto de Joe Crepúsculo. Sus canciones tienen estribillos pegadizos y una extravagante musicalidad, que hace de ellas canciones del verano en potencia. No obstante su puesta en escena es excesivamente bizarra y en ocasiones roza lo vergonzoso, como esa lamentable versión de "Al alba". Joël Iriarte, se llevó todo el concierto preguntándonos si nos gustaba el bacalao y disculpándose por su afonía. No nos gusta el bacalao Joël, nos gustan tus canciones y nos encanta bailarlas. "El día de las medusas", "Ritmo mágico", "Diririri Dararara", "Escuela de cebras" o "La canción de tu vida" fueron algunas de las que, a pesar de la mala puesta en escena, nos hicieron bailar hasta bien entrada la madrugada.

El fin de fiesta lo protagonizaron Pin&Pon DJs. Habituales de los festivales veraniegos, los catalanes se han ganado un lugar destacado entre los djs de este país, a base de estar presentes en casi todos los eventos, además de por su buena selección de temas. Por su simpatía, también se han ganado un sitio en el corazón de muchos de nosotros, pues son gente fácilmente accesibles en cualquier momento para hablar de la actualidad músical. Vampire Weekend, Los Planetas, The Cure, Odio París, El Hombre Burbuja, Los Piratas, Dead Disco..., son algunas de las bandas cuyas canciones pincharon Joan y Rafa, haciendonos bailar hasta el amanecer.

Jaime Marco


Sábado 3:


El día siguiente comenzó con la jamonada en la Plaza de la Constitución de Cortegana, a la cual no quisimos faltar. ¿Qué decir del jamón? Que estaba riquísimo, delicioso. La única pega (si hay que poner una) son las colas que tuvimos que soportar bajo un sol de justicia, pero una vez empezabas a comer el jamoncito, se te quitaban todas las penas. Durante ese rato llegaron a caer unas cuantas gotas que refrescaron al personal, y que hacían preveer que podía ser una jornada pasada por agua. Afortunadamente fue simplemente una nube pasajera y el JamonPop continuó su marcha sin ningún incidente climatológico a destacar.

Tras asistir a la victoria de España contra Paraguay en el Mundial y pegarnos unos cuantos zambullidos en la piscina de la casa rural donde estábamos alojados, vuelta al castillo a disfrutar de esta segunda jornada. La tanda de conciertos, en el que por mayoría casi absoluta Andalucía iba a estar muy presente, empezó de la mejor manera posible, con el concierto de Sr. Chinarro, que aparecía en el escenario con una barbas muy pobladas. Muy parlanchín (y por cierto, off the record, super contento por el resultado de un próximo disco que al día siguiente empezaría a grabar) y muy competente, como siempre en los últimos tiempos, entre clásicos del repertorio Chinarrista el concierto lució la mar de bien.

Después vendría otra muestra del arte andaluz independiente de la mano de Chin Yi, primeros en la edición de este año del conocido concurso de nuevos talentos del FIB (Proyecto Demo). Después de editar su primer LP, quisieron demostrar porqué su música levanta pasiones. Aventureros (por lo arriesgado) y geniales por momentos, su “caos” particular (hasta las letras son pura invención) a la hora de interpretar su música les hace un plato a priori dificil para degustar, pero la paciencia y la curiosidad acaban por hacernos sucumbir ante su propuesta.

Luego, Andalucía onmipresente en esta segunda jornada con Lêda Tres, que presentaban "Mis operaciones habituales", un trabajo del 2009, y un concierto que discurrió pausadamente, muy competentes, muy lineales también, eso sí, haciendo disfrutar al personal de lo lindo. Pedro Perles era el maestro de ceremonia con su personalísima voz que acompaña esas melodías tan luminosas de forma acertada. Rock, clasicismo y psicodelia, aderezada con guindas de varios colores.

Guadalupe Plata (otra vez Andalucía) dieron la nota (y nunca mejor dicho) con ese característico ya instrumento fabricado con un barreño de metal y unas cuerdas a modo de bajo (barreño bass), desgranando con asombrosa maestría ese blues que huele a viejo, un blues que más bien parece prodecente de las catacumbas del blues y que es ideal para ir moviendo el esqueleto de forma suave pero constante.  Y es que se lo curran y mucho, y para un servidor fueron una de las sorpresas de la noche. En estos tiempos que propuestas como las de Arizona Baby están en la cresta de popularidad siendo llamados a numerosos festivales, creo que Guadalupe Plata tienen todos los números para tener  también su chance en este revival de sonidos clásicos. Nivel tienen, desde luego, y su directo es inapelable.

La nota foránea (y tan foránea que nos llega de las Antípodas) la dieron The Ruby Suns, que desde Nueva Zelanda, aquí al lado vamos, nos trajeron su música dispuesta para el baile. Presentaban en AndalucÌa su sofisticado "Fight Softly", auque no faltaron los temas de Sea lion, seguramente su más refrescante trabajo. Pop del bueno, lleno de emoción, que tan sólo se vio pelín lastrado por la complicación que significa trasladar al directo su último y alabado "Fight Softly", pero ni eso fue óbice para desmerecer su gran directo.

Al final de la jornada, dj Tali Carreto cerraba el festival de la mejor manera posible, haciendo bailar al personal con una sesión impecable. Y con la música enlatada Tali ponía fin por este año a este pequeño pero coqueto festival. Esperamos verlo crecer con el tiempo, y además, esperamos que lo arriesgado del cartel siga siendo marca de la casa, teniendo en cuenta el mimetismo que tienen la mayoría de festivales de este país a la hora de confeccionar el cartel. El Jamonpop es, afortunadamente, un festival donde lo arriesgado y lo menos comercial dentro del indie se dan la mano. Todo un regalo para nuestros oídos que esperamos disfrutar muchos años más.

Joan C.

Fotos: Rafael Piera (Indienauta.com)

[flickr set=72157624530161698]

To Top