Publicidad

Crónica: Festival Do Norte 2009


La octava edición del Festival do Norte (FDN) congregó a casi una veintena de bandas nacionales y foráneas del panorama independiente durante el fin de semana del 1-2 de mayo en el recinto de Fexdega, en Vilagarcía de Arousa, reuniendo cada día a más 7000 personas, lo que hace que este pequeño festival se esté convirtiendo año tras año en una gran propuesta que puede codearse con otros festivales nacionales que ya tienen su renombre.



Me encontré con un festival “pequeño”, con precios populares y quizá con los mismos problemas que estos “festivales más pequeños”, como son la falta de aseos suficientes. También es reprochable que la música en la carpa acabara poco después de las 4 de la mañana, y es que quizá estemos acostumbrados a algo más. De cualquier modo, los estupendos directos que vimos y el buen tiempo que hizo, consiguió que nos olvidáramos de estos inconvenientes.


El viernes Templeton abrió las actuaciones del escenario Estrella Galicia. Y lo hicieron sintiéndose como en casa, y nunca mejor dicho, ya que perecía que los de Torrelavega se habían traído a Galicia a una pequeña gran representación de Cantabria que no hacían más que botar y corear sus canciones. A lo largo de 40 minutos fueron desgranando poco a poco su disco “Exposición Universal”, con temas como “La la la (Los niños de San Ildelfonso)”, toda una declaración de intenciones o temas tan potentes como “La Rana” y “Brasil”. Las comparaciones con Los Planetas a veces son irremediables, pero tienen una frescura sobre el escenario que hace que posiblemente en breve sean escuchados y vistos por toda España. De ahí se pasó a uno de los platos fuertes de la jornada. Love of Lesbian que presentaron su último magnifico disco, “1999”, ante un público totalmente entregado, dejándonos grandes momentos (“1999”, “Los Colores de la Sombra” o “La niña Imantada”, para luego dar paso a sus canciones más ácidas y divertidas (“Me amo”, “Marlene la vecina del ártico”). Al final del concierto, el grupo se lanzó al público, pasando de brazos en brazos, ante las miradas atónitas de los que allí nos encontrábamos. La comunión grupo-público fue total. Ellos tan a gusto y nosotros más. Herman Düne se encontraron con el difícil papel de mantener el ánimo de la gente bien alto, algo que apenas consiguieron con su propuesta de alt-folk, ya que a pesar de un buen sonido y unos temas más que interesantes, la gente estaba ansiosa de algo más animado. Y eso lo consiguieron X-Wife. El grupo portugués levantó el ánimo del público que posiblemente se había quedado un poco aletargado con Herman Düne. Quizá se les pueda reprochar que a veces suenen demasiado a Radio 4 o a The Rapture, pero tuvieron un directo potente que a esas horas es lo que todo el mundo reclama. Y de ahí pasamos a The Whip, los cuales consiguieron que el Fexdega se convirtiera en una gran pista de baile, con temas como “Divebomb”, “Blackout” y sobre todo “Trash”, su gran hit. El grupo de Manchester consiguieron mover casi hasta al más escéptico. Y el viernes se acabó con los djs, Florent y yo e IsraDj.



El sábado, ya desde primera hora, se vio que iba a tener más afluencia de público, y eso que al principio de la tarde planeaba la sombra del partido Madrid-Barça en los aledaños del recinto, lo que no impidió que a en los primeros conciertos el recinto ya tuviera una gran afluencia de público. En el escenario Caixanova, con un calor insoportable, tocaron La Buena Vida. El grupo ha visto como su trayectoria ha dado un giro muy importante con la marcha del grupo de la voz principal, Irantzu, siendo Mikel Aguirre el que tome los mandos de la voz principal. Lo que parecía que iba a resultar extraño, pues resulta que no lo fue. La voz de Mikel ya era conocida por todos los seguidores de la Buena Vida, por lo que el cambio no ha sido tan chocante. Además las tablas son las tablas, por lo que el concierto del FDN tuvo ese toque preciosista que tienen sus temas. El paso al escenario principal fue de la mano de Havalina, que presentaron su nuevo disco “Imperfección” demostrando que son un grupo que saben lo que se hacen encima del escenario con su más que correcta propuesta de pop-rock en castellano. Cuchillo demostró porque ha sido considerado uno de los grupos más interesantes aparecidos en el 2008 con sus pop psicodélico. El problema es que la escasa comunión del grupo con el público, y el hecho de que sus temas no son tan sencillos de llegar, hizo que la gente pensara que estaban fuera de lugar. Standstill aparecieron en el escenario para descargar toda su potencia. Tras tres años girando con el disco “Viva la guerra”, está claro que el grupo ya pertenece a la primera división del panorama indie español, aunque se caracterice por despertar a partes iguales admiración y rechazo. Su concierto se basó en sus dos discos en castellano, tocando temas como “Poema nº 3”, “La mirada de los mil metros”, o la genial “Víctor San Juan”, para así poco a poco ir subiendo de intensidad, gracias también a un sonido impecable. No olvidaron sus inicios y también tocaron uno de sus temas en inglés. Personalmente uno de los conciertos del festival. The Rumble Strips contaron con algunos problemas de sonido, ya que en las zonas laterales, los graves atronaban demasiado. Por lo demás el concierto fue una sucesión de grandes temas pop y soul con una gran sección de vientos, que le da al grupo un sonido de lo más fresco. Se agradece que no sea un clon de todos los grupos ingleses aparecidos en los últimos años. Tras los británicos le tocaba el turno al posiblemente uno de los grupos de la jornada, al menos el que más gente había movilizado: Vetusta Morla que llegaban a Galicia tras colgar durante las dos noches anteriores el “Sold Out” en el Circo Price de Madrid, algo a lo que en realidad están más que acostumbrados desde que sacaran su disco “Un lugar en el mundo” hace más de un año. Con un gran directo, se les ve a sus anchas sobre el escenario haciendo que el público coree todos sus temas desde su empiece con “Autocrítica” hasta el final con el “Saharabbey Road” y su lalala, lololo, todo un himno entre sus seguidores. Y entre medias hubo tiempo para dos temas nuevos, algo que es de agradecer, ya que aunque el directo de los Vetusta sigue siendo de lo mejorcito que hay, sería bueno un poco más de cambios y de improvisación en sus concierto. A pesar de ello se ve que Galicia es como su segunda casa. El broche final de la jornada, en cuanto conciertos, lo pusieron Delorean, dejando claro que a pesar de que la gente en su mayoría se había ido, ellos habían llegado allí para darlo todo, a pesar de algún problemilla con los samplers. Un grandioso directo como remate del festival,


Los djs de esa noche eran de lo más dispares; primero Rober Bodegas dj, más conocido por su labor de humorista que se limitó a poner un tema detrás de otro, en su caso temas “petardos” para deleite del personal. Para finalizar, Onurb Blows fue el broche final de la fiesta de dos días de música y fiesta.



Fotos: Cristina Casado - Súper

 

 [flickr set=72157618500601413]

 

 

To Top