Publicidad

Crónica: Faraday 2008


El Faraday recuerda a esos primeros festivales veraniegos cuando aún no estaban tan de moda y se podían contar con los dedos de una sola mano. Contienen la esencia de un buen festival, una localización idílica (en la ‘Cala del Faro’ de Vilanova i la Geltrú) en la costa Mediterránea, prácticamente a la orilla del mar, dentro de unas dependencias amuralladas donde se encuentra el faro y por donde pisas sobre fina arena de playa y césped.


Es su quinta edición y el ambiente sigue siendo familiar y lo más importante, no falta la buena música además de una muy correcta organización. Servidora no pudo asistir el primer día aunque la voz popular dejó muy claro que no había lugar para quejas. El sábado comencé con Jonston, aún de día, que después de Russian Red fue una buena terapia para poner las pilas al respetable. Con su energía en el escenario y sus canciones pop de su álbum debut homónimo dimos la bienvenida a Momus. En el escenario ADN, más pequeño y acogedor, sorprendió (y divirtió) a muchos con su puesta en escena, propia de un teatro infantil itinerante. Con parche en el ojo, delantal y peluca interpretó todo su repertorio con la sola ayuda de un micrófono. A lo lejos estaban Tachenko, en el escenario Stolichnaya, escenario principal. Comenzaron con temas de sus dos primeros álbumes para continuar con su tercer y nuevo disco, Esta vida pide otra. Como siempre animaron la noche y los fans incondicionales no faltaron a la cita a grito de ¡todos somos Tachenko!. Una pareja bien avenida de violonchelo y guitarra le dieron al neoyorquino Howe Gelb voz para improvisar e improvisar canciones en español y cantarnos que se sentía como en casa y que le encantaba España. Get Cape.Wear Cape.Fly, dos ingleses provistos de guitarra y batería y etiquetados como punk acústico, continuaron la línea folk de Howe Gelb pero de una forma más movida, sobretodo debido a su cantante Sam Duckworth que no paró ni un solo momento quieto y que recorrió cada palmo del escenario Stolichnaya. De la nota más ‘hardcore’ del festival se encargaron We are the Physics. Cinco chicos bien arregladitos (corbata y camisa blanca) de Glasgow con aptitud punk (incursiones al público incluidas) que dieron el empuje ‘no necesario’ para seguir adelante. Un concierto intenso de debut en nuestro país que dio paso al esperadísimo El Guincho. Con su mesa aglomerada, bataka en mano y sus samplers reventó las primeras filas provistas de kilos de confetti y bengalitas. La festividad de Sant Joan regresó por unos momentos y la verbena se celebró por todo lo alto. Half Nelson y Manu (Go Mag djs) pusieron el broche final y saltarín al festival hasta que amaneció con un remember bien escogido de la década de los 90 que nos hizo bailar sin descanso y sin tregua.

Fotos: Xou Lee Ta



[flickr set=72157607246819087]

To Top