Publicidad

Crónica: Ebrovisión 2009

 

Más de 10.000 aficionados a la música Indie se han dado cita a lo largo de las tres jornadas del ebrovisión, lo que hace de ésta, su novena edición, la edición que más público ha congregado.


El cartel de este año era de lo más atractivo si bien es cierto que no contaba  con ninguna estrella extranjera entre sus filas, aunque la verdad es que los grupos españoles que hemos podido ver bastaban para dar a este festival el toque final de festival bien afianzado dentro del panorama festivalero español y para poner definitivamente a Miranda de Ebro en el mapa, si es que alguien no había oído hablar de esta localidad burgalesa.

El jueves comenzó por todo lo alto con los conciertos de los Amigos Imaginarios, Bryan Estepa y The Red Crayon Aristocratic Club.

Ya el viernes pudimos contar con la presencia de Templeton, con aún no demasiado público y un sonido a veces defectuosos, pero poniendo toda la carne en el asador preparándonos para lo que luego iba a venir. Los Niños Mutantes demostraron por qué después de tantos años siguen ahí, contando con un gran número de seguidores, deleitándonos con preciosidades como “Katherine”, o acabando con esa versión de la gran Rocío Jurado, “Como yo te amo” (¿o es de Raphael?). Eso sí, echamos de menos uno de sus temas insignes: “Elévame”. Tras ellos se dio paso en el escenario del polideportivo multiusos a Sidonie, que venían todas las ganas que otorga la ilusión de una gira recién comenzada, ofreciéndonos uno de los mejores conciertos del festival, repasando sus grandes éxitos de siempre y también su último disco “El Incendio”, una de las sensaciones de la temporada, y por supuesto deleitándonos con ese sitar en “Sidonie goes to Varanasi” ya en los bises. Fantásticos y de hecho cada vez mejores, y con un público de lo más entregado. Vetusta Morla fueron los encargados de cerrar la jornada de conciertos con un show más que correcto en el que repasaron su disco “Un día en el Mundo”, y además tocaron temas antiguos como “Mi habitación favorita” o temas nuevos, lo que realmente es de agradecer. Siguen demostrando que el directo es uno de sus puntos fuertes ya que animar, animan a todo el mundo.

Al día siguiente la jornada comenzaba muy temprano con los conciertos matutinos, que se trasladaron a la Fábrica de Tornillos por peligro de lluvia. De allí nos quedamos sin duda con Arizona Baby, que es increíble como con su formato de directo (dos guitarras y percusión) maravillan y sorprenden a todo el mundo a tenor de los comentarios que después hacían los que habían disfrutado del directo de los vallisoletanos. La comida popular con dj incluida en una de las calles más céntricas de Miranda fue otro gran éxito, tal y como demostró el gran ambiente que se originó.

Por la noche llegamos con Cooper, más animado que en otras ocasiones, lo que trasladó al público y eso se notaba. Igual que Catpeople, que nos ofrecieron uno de sus mejores directos de esta temporada. The Right Ons dieron una de las campanadas de la noche, con un concierto directo y conciso que animó a todo el mundo, con su propuesta de rock contundente, con su vocalista mostrando toda la artillería y dejando claro el buen rollo que tienen sobre el escenario, algo que hizo mover a su ritmo a más de uno y de dos.

Y entonces aparecieron sobre el escenario los grandes triunfadores de la noche, Love of Lesbian, y es que la conexión grupo-público es tan patente que a veces da la sensación de que debería apabullar a los lesbianos, aunque a tenor del triunfo que están cosechando este último año deben estar más que acostumbrados. Cierto es que dejaron algunos temas de los más importantes en el tintero, pero momentos como “Incendios de Nieve”, donde miraras donde miraras todo eran caras de satisfacción unos, incredulidad otros, suplen esas obligadas “faltas”. Impresionantes.

Lo de Cycle a veces sorprende, ya que puedes ver un concierto que no anima a casi nadie, como puede pasar como en Ebrovisión, en el que les ves totalmente entregados presentando temas de su nuevo disco  “Sleepwalkers”, en el que muestran un lado más oscuro a lo que nos tenían acostumbrados y dejando sus temas más emblemáticos, “Confussion” y “Apple Tree” casi para el final, así como su versión del “More” de The Sisters of Mercy. Buena conexión entre el nuevo cantante Mathias Freünd (en la foto) y la China Patino, la cual irremediablemente sigue teniendo sus momentos de divismo.

Para acabar la fiesta continuó al igual que el día anterior en la discoteca Orosco, en el centro de Miranda.

En resumen, el Ebrovisión se ha mostrado como un muy buen festival, grandes grupos, muy buen sonido, una organización espléndida.  aunque con algún apreciación lo de las barras es algo a tener en cuenta, ya que llamó la atención la poca variedad de bebidas y la tardanza de algunos camareros a la hora de servir. Otro de los problemas, el eterno problema de muchos festivales, la escasez de baños, que provocaba unas colas y esperas interminables. La nueva ubicación del mercadillo en la entrada del pabellón fue todo un acierto. Por lo demás, un 10

 

 

[flickr set=72157622630764238]

 

 

 

 

To Top