Publicidad

Crónica domingo 3: San Miguel Primavera Sound

Autor: | @indienauta

Richard Hawley 02 Dani Canto

La mañana del domingo amenazaba lluvia con una fina capa de nubes, que dieron tregua al concierto de Cosmen Adelaida en el Parc de la Ciutadella a eso de las 3 de la tarde. Ante un público de todas las edades, ofrecieron una redonda actuación que empezó herida por ciertos problemas con los ajustes del sonido. Sin embargo, una vez pasados los 2 primeros temas la cosa cambió por completo y empezó a sonar cada vez mejor, hasta el punto que entre el público muchos opinaban que aquel escenario sonaba incluso mejor que muchos de los ubicados en el Parc del Fòrum. Demostraron su originalidad arrolladora con sus composiciones, que alternan partes finas y delicadas con otras destructivas y distorsionadas; y poniendo de manifiesto que cuando hay buenos músicos faenando, no hay escenario que suene mal. J. S.


¿Puede haber algo más desgarrador que Nacho Vegas tocando bajo la lluvia? Lo dudo. La actuación del asturiano en el Arc de Triomf, pese a la tormenta que se avecinaba, fue seguida con entusiasmo por una multitud de personas que levitaron a dos palmos del suelo cuando ya, al final, cayó ésa especie de manifiesto personal que es El Hombre Que Casi Conoció a Michi Panero, tras pasearse por algunos de los temas de La Zona Sucia como Taberneros o La Gran Broma Final.   ¿Qué tendrá Vegas, que incluso con resaca festivalera levanta pasiones? M. C.

No se me ocurre un final mejor para mi Primavera Sound que  el concierto de Richard Hawley, el hombre de las mil guitarras, en el Arc de Triomf. El rockero de Sheffield, vestido como tal con tupé y gafas oscuras, actuó sentado en una silla de ruedas, parece que debido a un accidente, y ofreció un recital que emocionó hasta la médula, alternando temas de su último (y muy recomendable) trabajo Standing at the Sky’s Edge, con clásicos como The Ocean o esa preciosidad que es The Streets Are Ours, mientras cambiaba de guitarra casi a cada canción.  Enorme, rozando lo épico y poniendo un broche final de categoría a un fin de semana del que nos costará recuperarnos. M. C.

Fue emocionante ver tan cerca de mí a Kings of Convenience en una sala como La [2] de Apolo. Después de una hora de cola bajo las inclemencias del tiempo y mi resaca pos-conciertos tuve la gran recompensa de esa joya de actuación, como mi gran colofón final del Primavera Sound 2012, un concierto exquisito y delicado para no olvidar. Fue una suerte tenerlos tan cerca y que una canción tan bonita como Winning a Battle, Losing the War tenga tanta emoción en directo como para provocarme una lagrimita. Intenso el placer de escuchar canciones que no incluyen siempre en sus conciertos como Toxic Girl, Leaning Against the Wall o Parallel Lines me dejaron absorta. Un bis de dos canciones y un tercer bis, a petición del público que tarareando los coros de Second Violin les obligamos a salir de nuevo y tocar Little Kids. Delicioso, elegante, refinado. Un lujo de cierre. M. R.

<< Crónica miércoles 30 >>

<< Crónica jueves 31 >>

<< Crónica viernes 1 >>

<< Crónica sábado 2 >>

 

 

To Top