Publicidad

Crónica del South Pop Sevilla 2010

southpop2010croncia

El jueves 25 de marzo arrancó el South Pop 2010 con la fiesta de inauguración en la Sala Malandar, en forma de conciertos gratuitos para aquellos que tuvieran al menos la entrada de uno de los días. Y es que con la crisis, la organización tiene que hacer auténticos malabares para obtener respuesta de la gente.




A pesar de que los artistas elegidos para la inauguración fueron Anntona y Charades, la respuesta de asistencia fue muy pobre, no llegando a 150 personas en la sala. Anntona, respondió plenamente a las espectativas creadas, tocando temas de sus dos álbumes("Anntona es buena persona" y "En la cama con Anntona"), y alguna versión (Cecilia  y Elvis Crespo) en un concierto dividido en tres partes claramente diferenciadas, una primera próxima al karaoke con guitarra acústica y bases programadas, en la que bromeó con nosotros diciendo que incluso los solos de guitarra estaban grabados, una segunda en la que Marina de Klaus&Kinski, puso su delicada voz a las sarcásticas letras de Manu Sánchez, y una tercera mas rockera con guitarra eléctrica. Concierto muy divertido, en el que se le vio muy cómodo. Todo lo contrario que con Charades, que con su indie de raices africanas y con sus estribillos vocálicos, aburrieron bastante a los asistentes. La fiesta continuó con la pinchada de Anntona en la Sala Obbio.
 
El viernes 26 de marzo dio el auténtico pistoletazo de salida al festival, con los conciertos en el Teatro Alameda. En otro alarde de imaginación, la organización decidió bajar los precios de la entrada del segundo día a aquellos que ya tuvieran la del primero. Klaus&Kinski presentaban su segundo disco ante una audiencia que les tiene mucho cariño y que ya disfrutó de su presencia el año pasado, en el festival hermano de Isla Cristina, si bien el concierto de Sevilla superó a aquel tanto en sonido como en intensidad. Las canciones del disco nuevo mantienen la línea shoegazer de su antecesor y nos descubren a Alejandro como un gran guitarrista. También hubo sitio en el repertorio para canciones de su primer disco como "Rocanrolear" o "El Cristo del perdón". Marina se despidió invitándonos a su pinchada en Obbio, diciendonos que pincharía "Womanizer" de Britney Spears, ante el delirio del público...pero antes de que finalizara la velada volveríamos a verlos en una situación muy divertida...

Sr. Chinarro jugaba en casa por partida doble, primero por tocar en su ciudad ante un público entregado de antemano y después porque para esta vez, el repertorio escogido era el de sus primeros discos, que según sus propias palabras eran "canciones frágiles y misteriosas, aunque un poco apalancadas". "Su mapa mundi, gracias", "Quiromántico", "Cero en gimnasia", "Farolillo rojo"...fueron algunas de las canciones que la banda tocó acompañado de un violonchelo, y que hicieron retroceder 15 años al público, a los comienzos de uno de los personajes mas representativos del indie español. A pesar de todo a Antonio Luque se le notaba intranquilo, casi nervioso al hablar, lo que motivó que los fans le cantaran: "¡Antonio relajaté!", en un momento muy emotivo. Luque nos conquistó a todos.

Lacrosse fueron la auténtica sorpresa de la noche. Creo que casi nadie esperaba nada de ellos, pero provocaron una delirante concierto, con el público saltando y bailando sin parar, ante estos suecos que se entregaron al máximo con su pop celebrativo, sin pretensiones pero altamente adictivos, sudando como solo los suecos saben sudar en Andalucía. Seis personas sobre el escenario daban contundencia al sonido, que por otra parte fue bastante malo, y con unos teclados realmente mágicos.¡¡Por fin alguien que sabe tocar perfectamente los teclados en directo!!. Un amigo bailarín del grupo, aunque permitidme que con semejante tonelaje lo ponga en duda, hizo las delicias del público que bailaba imitando sus movimientos. En uno de los momentos de la noche Marina y Alejandro de Klaus&Kinski subieron al escenario durante la actuación de Lacrosse, con toallas alrededor del cuello simulando capas, y bromeando con el público.

Y para finalizar, el dúo germano francés Stereo-Total y su inclasificable y ecléptico sonido electrónico. Al contrario que con Lacrosse, de este dúo si se esperaba bastante, pero a mi no consiguieron engancharme a pesar de que con sus bromas y su divertida imagen conectaron rápidamente con el público. Adolecen de un repertorio bastante flojo, por mucho que lo intenten completar con versiones de grupos españoles, como "Voy a ser mamá" de Almodóvar y MacNamara o "No controles", de Olé Olé. Al final se vivió un momento de catarsis colectiva, con el público subido sobre el escenario bailando con Stereo-Total.
La pinchada que a posteriori dieron Klaus&Kinski en Obbio fue de lo mejor que he escuhado en esa sala y eso que a Obbio vienen algunos de los mas destacados DJ´s del país.

El sábado 27 de marzo continuó con los conciertos en el Teatro Alameda. La jornada comenzó un poco rara con Nito Niko. Muy poca gente se congregaba en el teatro cuando comenzó su actuación, así que el concierto comenzó bastante frío. Su pop de sonido eurovisivo no convenció a casi nadie, a pesar de las coreografías de Juanjo y Ahina. No obstante, hay que decir que su pinchada la noche anterior en Obbio según Miguel, responsable de la sala, fue espectacular.
La actuación de Exsonvaldes fue sencillamente perfecta, para mi la mejor del festival. La banda parisina practica un power pop similar a los clásicos del estilo, a aquellos que han escrito con letras mayúsculas su nombre en la historia del power pop, como Alex Chilton, Jon Auer o Ken Stringfellow. Melodías perfectas acompañadas de una voz frágil, que casi se arrastra al borde del llanto. Elegantes en la interpretación, solo con guitarras acústicas, realizaron un par de interpretaciones desenchufados, realmente sobrecogedoras. Al final del concierto, cuando interpretaban "Near the edge of something beautiful" hicieron una pausa de casi 30 sg, adoptando los cuatro miembros de la banda, la pose de un robot al que había desconectado, para volver a "conectarse" los cuatro a la vez, en un final de una intensidad emocional apoteósica, acompañados de los vitores del público. Anoten el nombre, porque el directo de estos franceses es de lo mejor que ha pasado por Sevilla en años.
Los Punsetes eran el grupo más esperado del sábado. A pesar de que el sonido no fue muy bueno y que la ecualización hacía que la voz de Ariadna sonara mas alta que las guitarras, los fans de Los Punsetes quedamos mas que contentos con el concierto. Canciones que con un par de años de antigüedad se han convertido ya en clásicos modernos, como "Dos Policías" o "Fondo de armario", y de nuevo cuño coreadas por todos como "Tus amigos" o "De moda", me recuerdan toda la polvareda que levantaron los dos primeros discos de aquel fenómeno que fue el comienzo de Los Planetas. Actitud, canciones y ahora, un buen directo. Los Punsetes los tienen todo, y es que "...no te preocupes, vas a ponerte de moda, haciendo exactamente eso que haces tú...".
Los canadiendes The Hidden Cameras y su pop sofisticado, fueron los encargados de continuar la jornada. La banda de Joel Gibb, con ese deje que tanto me recuerda a Paul Heaton de The Housemartins, presentaban su nuevo disco "Origin:Orphan" y con sus letras explicitamente sexuales, subieron la temperatura del teatro. Interacción con el público, gritos apasionados y bailes sudorosos acompañan a su pop sinfónico, en un show impactante. Mas que correctos.
Zombie Zombie, en un espectáculo pretencioso y monótono de electrónica krautrock con sintetizadores y batería, pusieron el punto y final a la noche. El público intentó respetar a los músicos, pero acabó abandonando en masa el teatro, comentando los mejores momentos y en busca de algún sitio abierto para deborar los recuerdos de un festival, que todavía nos guardaba una grata sorpresa: Southern Arts Society.
 
La banda de Andy Jarman, ya no es una promesa. Southern Arts Society son ya una banda de músicos muy curtidos en diferentes grupos sevillanos, con un repertorio brillante y una inusual intensidad interpretativa, con especial mención a unos teclados realmente increibles. Como nos comentó Andy al presentarnos "The window" en el concierto que el domingo dieron como cierre de festival en la Sala Obbio, "sería un hit en un mundo paralelo perfecto". Pues bien, apliquen esa reflexión al grupo, que con temas como el citado "The window" o "This town"(dedicada a Sevilla), nos muestran lo mejor que ha hecho Jarman en su dilatada carrera.
 
A pesar de la poca presencia de público, de nuevo Rafa López ha acertado en un cartel muy compensado, en el que como casi siempre cuela algún grupo del que nadie espera nada y que nos sorprende a todos, pues si algo le debemos reconocer a Rafa, es su capacidad de descubrirnos grandes grupos...y ya van muchos. Solo queda que la ciudad le apoye, si puede ser, un poco mas que este año.


Fotos: Rafa Tovar y Gloria Santos


[flickr set=72157623643990987]



 
To Top