Publicidad

Crónica del FIZ 2011

Autor: | @indienauta

jamesfiz

La edición 2011 del Fiz de Zaragoza contó con dos cambios sustanciales respecto a otros años, como fue el que este año en vez de dos días, sólo hubo una jornada, muy probablemente por problemas de financiación, y además de ésto, el festival se sacó de sus fechas naturales, las Fiestas del Pilar, para celebrarse este año casi dos semanas antes, el 1 de octubre. A pesar de eso se puede decir sin lugar a dudas que en cuanto a público el FIZ fue un éxito.


La razón de este éxito fue sin duda el cartel, y sobre todo por el grupo Vetusta Morla, que posiblemente fue el que congregó a más cantidad de público durante su concierto, si bien es cierto que gran parte de ese público no sólo iba a ver a los de Tres Cantos y muchos de ellos venían por la visita a nuestro país de unos clásicos como James.

La jornada comenzó con los zaragozanos The Faith Keepers, a los cuales nos fue imposible llegar, haciéndolo justo antes del comienzo de Standstill. La banda catalana no terminó de convencer al público allí congregado, o al menos no se disfrutó tanto como en otras ocasiones que se les ha podido ver con su espectáculo más “normal”, el rockero. Un sonido que contó con grandes deficiencias, así como las tempranas horas a las que tocaron quizá fueran razón suficiente para que el espectáculo no  resultara el 100 por 100 de sus habituales shows. Tras ellos, Vetusta Morla se erigieron como el grupo con más éxito de la noche, al menos en cuestión de cantidad de público allí congregado para su show. Un espectáculo sin sorpresas, haciendo lo que les hemos visto hacer todo este verano en los festivales en los que han tocado a lo largo y ancho de España, pero cumpliendo con su cometido y dejando más que satisfechos a sus numerosísimos fans allí congregados. Y muchos eran, porque tras su concierto de repente el recinto se vio más vacío de lo que cabía esperar, y es que entre los que habían aprovechado el momento entre Vetusta Morla y James para salir y por ejemplo fumar, y sobre todo porque mucho de los que pagaron por ir, pagaron por ver únicamente a Vetusta Morla. Y tras este momento de incertidumbre, el recinto volvió a tener una buena entrada ya con un público más entrado en edad a la espera de James, que demostraron ser unos auténticos clásicos. Gran comienzo con un Tim Booth saliendo de entre el público cantando “Lose Control”, y aunque si bien es cierto que durante la primera parte del concierto se centraron más en sus últimos y más desconocidos álbumes, la segunda parte fue una sucesión de clásicos que pusieron la piel de gallina a más de uno. Clásicos como “Tomorrow”, “Sit Down” o “Getting Away with It”, haciendo las delicias de los que allí estábamos para acabar con “Laid” y con una buena representación del público sobre el escenario. Grandes. Y tras James les llegó el turno a Triángulo de Amor Bizarro, cuyo concierto sí que sufrió un considerable descenso de público, algo incomprensible, teniendo en cuenta que son poseedores de uno de esos directos que si suenan correcto puede ser arrollador. Y la verdad es que el sonido no fue para nada defectuoso, pudiendo ofrecernos un gran concierto con momentos como su celebrada “De la mornarquía a la criptocracia” o “Amigos del género humano”. Para cerrar la parte de conciertos pudimos disfrutar del espectáculo de Delorean, el último durante unos meses ya que se retiran temporalmente de los escenarios, esperemos que no por mucho tiempo y suponiendo que sea para preparar su próximo disco. Mientras nos quedará el recuerdo de un concierto de esos memorables en los que el personal no para de bailar con todos sus temas. Rematando la FIZ 2011 se pudo ver tras los platos a Kele Okereke el cual justo esa semana había saltado la noticia de su expulsión o no expulsión de Bloc Party. La sesión no dio mucho de sí, lo justo para bailar antes de retirarse a descansar.

Fotos: Cristina Casado

[flickr set=72157627925004965]

 

 

 

 

To Top