Publicidad

Crónica del In-Edit Beefeater 2013

Autor: | @Bloodbuzzedtwit

La 11ª edición del Festival Beefeater In-Edit 2013 acaba de concluir con una asistencia cercana a los 30.000 espectadores, demostrando que es un acontecimiento absolutamente consolidado en Barcelona y, a tenor de la continuidad del festival en In-Edit TV, del nacimiento de In-Edit Fast Forward, y su acercamiento a otras ciudades (Madrid, Bilbao, Pamplona), aún capaz de crecer y evolucionar. Además de las cifras de participación y un primer balance, la organización también ha hecho públicos los nombre de los documentales premiados en las secciones oficiales, que han sido The Punk Singer (Mejor documental internacional), Triana Pura y Pura (nacional) y Bustamante Perkins(Premio del público).

Pero más allá de los datos y galardones, lo importante en un festival cinematográfico es la calidad de las películas programadas, del interés de las historias que nos cuentan. En la rueda de prensa de presentación de la 11ª edición del Festival, allá a mediados de septiembre ya nos avisaron: «Que nadie espere otro Searching for Sugar Man este año». Lo que no dijeron es que ni falta que hacía, porque menudo nivel exhibido este año, al menos por las películas que hemos podido visionar. Ese es el argumento que mejor demuestra la buena salud de la que goza el In-edit. Las repasamos brevemente a continuación.

Big Star: Nothing Can Hurt Me

El misterio Big Star. La banda de los añorados Alex Chilton y Chris Bell ejemplifica como pocas que es que entendemos por un “grupo de culto”. Los directores Drew DeNicola y Olivia Mori no lo tenían nada fácil ya que, desgraciadamente, escasea el material en directo o las intervenciones de sus malogrados líderes. Pero pese a los obstáculos, son capaces de tejer una entrañable -la humanidad que desprende Jody Stephens, único superviviente del cuarteto no se puede impostar- y cálida recreación de la historia del combo de Memphis fundamentada en las opiniones, siempre desde el corazón, de músicos, familiares y allegados a Big Star. Servidor no recuerda haber visto tamaña demostración de admiración a unos músicos y amor a sus canciones.

Greenwich Village. Music that Defined a Generation

¿Existe algún lugar más mítico? ¿Qué sería de la música, la literatura o el cine que conocemos y disfrutamos sin ese barrio -ahora lamentablemente hipster y pijo- neoyorquino? La directora Laura Archibald bucea en el pasado para analizar a la generación folk de los 60s y principios de los 70s, rescatando espectaculares actuaciones y apoyándose en los comentarios de muchos de sus protagonistas -aunque falta Dylan-. Quizá peca de idealista en su visión “de una comunidad unida y comprometida que cambió el mundo”, o se eche en falta una mayor profundidad en las entrevistas, pero tiene el mérito de intentar hacer justicia con varios artistas que no lograron los niveles de fama y no esconder las páginas más amargas -el comité de actividades norteamericanas-. Además, cuenta con la sabiduría y mágica presencia de Pete Seeger, cada vez que aparece en pantalla, ésta se ilumina. No se pierdan los créditos finales.

Muscle Shoals

Alabama nunca más será recordada por ser el Estado de Forrest Gump, sino como uno de los sitios más extraordinarios en lo que se refiere a la creación de clásicos contemporáneos. Greg ‘Freddy’ Camalier nos traslada a esta pequeña localidad sureña, alejada del glamour y los focos de la industria musical habitual -NY, L.A.-, y enseña que entre las cuatro paredes del estudio levantado por Rick Hall y propulsado por su grupo de estudio The Swampers se esconden grabaciones legendarias como las de Percy Sledge, Wilson Pickett, Aretha Franklin, Otis Redding…Pero no se vayan todavía aún hay mucho más. Como buena historia del sur, el drama -y menudo drama- está a la vuelta de la esquina. Y también Lynyrd Skynyrd, los Rolling Stones y muchos más. No digo más, ¡pero qué apabullante lección de historia!.

Mistaken for Strangers

The National, la banda más seria del “planeta indie” se despoja de sus impecables trajes negros y sus corbatas a juego y se nos muestra en la intimidad, aderezado con fantásticas imágenes de sus -alucinantes- shows. Hasta aquí el guión más o menos esperable… pues bien, olvídense de él. Tom Berninger, el hermano pequeño de Matt y director de este film, lo va a hacer saltar por los aires. Deudora del magnífico documental sobre Banksy, Exit Throught the Gift Shop, donde el espectador nunca alcanza a saber si le están tomando el pelo, Mistaken for Strangers es la historia de Caín y Abel -sin sangre- versión indie-rock, donde una extraña pareja, de hermanos para más inri, tiene que aprender a convivir con sus nuevos roles -Matt la estrella, Tom el improbable roadie de la banda- y sus antiguos demonios. Muy divertida, a veces surrealista y sorprendentemente conmovedora.

The Punk Singer

Ganadora del premio internacional del Festival, el trabajo de Sini Anderson solo tiene un defecto: de tan apasionante se hace muy corta. Y es que hay tanto que contar en esta película. Por un lado tenemos la de la pura historia de la música y del movimiento riot grrrl. Por otro la evolución y obstáculos a los que el feminismo de los últimos 25 años ha afrontado. Y por encima de ambos temas, la experiencia vital de su nexo de unión: Kathleen Hanna, líder de Bikini Kill, Le Tigre, y más recientemente The Julie Ruin, activista social, icono del feminismo e increíble luchadora. No haremos spoiling y solo añadiremos que cuando el relato humano se apropia de la película, revelándose en toda su crueldad con su protagonista, también se lleva por delante un pedacito del espectador, que se mantiene en vilo hasta su conclusión. Indispensable personaje -como necesitábamos a Kathleen Hanna en este absurdo mundo hipster de niñatas prostituyéndose para alcanzar el éxito comercial- y enorme documental. Bienvenida de nuevo Kathleen.

Repetimos, grandísimo nivel de las películas programadas este año. Gracias In-edit por traernos estas historias, repletas de humanidad, historia, y por supuesto, música.

 

To Top