Publicidad

Crónica del Azkena Rock 2013

Autor:

La edición 2013 del ARF ha vuelto a sus orígenes (2 días) en un contexto marcado por la crisis, la falta de concreción de fechas y de acabar de completar el cartel hasta bastante mas tarde de lo habitual. Con lo que al final se ha reducido a dos jornadas y han desaparecido los conciertos gratuitos de la plaza de la Virgen Blanca. Si hubieron algunos el jueves pero de bandas locales y nacionales y en sala de The Whybirds. A pesar de ello hubo una respuesta aceptable en cuanto a asistencia (25.400 personas), repartidos entre los casi 13.700 del viernes y 11.700 del sábado, lo que refleja también la falta de un cabeza de cartel de mas tirón el ultimo día y la falta de mas grupos reconocidos ambas jornadas. Lo que no impidió que musicalmente hubiera un nivel general notable con algunos descubrimientos como THE SHEEPDOGS, JJ GREY& MOFRO, además de WALKING PAPERS y THE SWORD. Evidentemente los grandes triunfadores fueron BLACK CROWES.

VIERNES 28

Los franceses THE SOCKS con su rock oscuro con toques de Black Sabbath y Led Zeppelin estaban en el escenario de la carpa cuando entré al recinto. Los 15 minutos finales que pude ver me dejaron con buen sabor. Fue el aperitivo de THE SWORD que en el mismo escenario demostraron que es un grupo al alza y a seguir. En ellos si es evidente la influencia de Black Sabbath, pero al mismo tiempo suenan muy actuales. Prueba de su ascenso fue la presencia al lado del stage de varios miembros de Black Crowes.

Previamente SEX MUSEUM en el el escenario 1 (dedicado a Kevin Ayers ) habían contentado a sus fans con su propio repertorio y una versión de Smoke On The Water de Deep Purple enlazada con Fight For Your Right (to Party ) de Beastie Boys. M CLAN, también en el mismo escenario era un grupo interesante en su primera y bluesera época. Luego se volvieron más comerciales y su inclusión en el cartel sembró muchas disensiones. Versionaron (otros opinaban que destrozaron) Baba O’Riley de The Who.

ALBERTA CROSS, como la mayoría de las bandas que desfilaron por el stage 2 (dedicada a Georges Jones) vieron algo deslucidas sus prestaciones por una sonorización con exceso de graves. Sea por ello o por preceder a THE BLACK CROWES su rock con toques melódicos no acabó de conectar con la audiencia.

Todo lo contrario que THE BLACK CROWES que en sus 110 minutos de su impresionante actuación triunfaron por todo lo alto. No estaba ya Luther Dickinson en la guitarra, pero Jackie Greene le suplió con solvencia aunque sin demasiados alardes, excepto en las jams del tramo central. Con un Chris Robinson inmenso como vocalista y frontman, su hermano Rick, mas Adam McDougal a los teclados, un bajista y un batería, arrancaron potentes y magistrales con Twice as Hard, Sting Me y Hotel Illness. Siguieron con Good Morning Captain y la balada Good Friday, versionaron Feelin’ Alright de Traffic, tras los aires stonianos de By Your Side entraron en una espiral de jams con Ballad In Urgency y Wiser Time. She talks To Angels con Jackie Greene a la mandolina supusieron un remanso country, para después de Soul Singing y Thorn in my Pride rematar poderosos con Jealous Again y Remedy. En el bis acabaron de entusiasmar a los presentes (que no cesaron de corear na,na,na…) con Hard To Handle de Otis Redding entrelazada con Hush, de Joe South y popularizada por la primera formación de Deep Purple. Inmensos.

THE SMASHING PUMPKINS, con puesta en escena efectista y colorista con pantallas luminosas, tuvieron algunos altibajos en su pase de 90 minutos. Sus temas mas nuevos de Oceania no tienen la potencia y entidad de los más antiguos y la banda actual aunque competente no tiene el carisma de sus primeros miembros. Billy Corgan recrea, omnipresente, sus primeros éxitos pero el espectáculo baja en intensidad en varios momentos y remonta hasta el tramo final. Abrieron poderosos con Quasar, Bullet with Butterfly Wings y Starz. Versionaron Space Oddity de David Bowie para volver a la energía con X.Y.U y la épica con Disarm. Bajó la tensión con temas como Pinwheels y Oceania, para remontar con Zero, Stand In Side Your Love y United States.

THE SHEEPDOGS fueron, como ya he comentado, una de las sorpresas agradables del festival. Su rock de raíces sureñas con primorosos desarrollos y punteos en algún momento me recordaron a la Creedence Clearwater Revival y otros grupos de su época. Los canadienses entusiasmaron. Sus 48 minutos en escena sonaron a gloria.

Los suecos HORISONT cerraron en el escenario principal la primera jornada con su hard setentero y oscuro, con influencias del heavy metal primigenio.

SABADO 29:

Los británicos HEAVEN’S BASEMENT, en una onda cercana a Horisont, con hard rock setentero acelerado, abrieron la segunda jornada.

TROUBLED HORSE, proyecto paralelo de dos miembros de los suecos Wichtcraft, abundaron en el género anterior con resultados notables.

La inclusión de LOS ZIGARROS nos dió una pausa. Lo que oí en la distancia, su rock en español en la onda de Tequila me reafirmó en mi idea de que estaban fuera de lugar. Lo mismo que LOS ENEMIGOS que tienen su público pero no es en general el que acude al ARF.

JJ GREY & MOFRO fueron la segunda de las buenas sorpresas que nos deparó el festival. Potente vocalista y buen comunicador JJGREY secundado por una poderosa y engrasada banda con saxo, trompeta, órgano Hammond, guitarra, bajo y batería su mezcolanza de soul, rock, blues dejó ensimismados a los presentes aun no muy numerosos.

UNCLE ACID & THE DEADBEATS sonaron potentes y oscuros como THE SWORD, pero más psicodélicos. Los británicos han asimilado la herencia de los 3 primeros discos de Black Sabbath y grupos afines y ha conseguido un directo poderoso y adictivo.

GOV’T MULE solo dispusieron de 60 ‘ más un bis de otros 15. En su tercera presencia en el festival sonaron más calmados que en anteriores ocasiones y con un nivel sonoro más bajo de lo habitual, lo que llevó a algunos a gritar que subieran el volumen. Warren Haynes orondo como siempre se mostró en buena parte del set más introspectivo que de costumbre con largos desarrollos guitarristicos, secundado por un excelso teclista y la sección de ritmo. De los temas interpretados destacaría Larger Than life y Thorazine shuffle y ya en el bis I’m a Ram en clave reggae que enlazó con Love Me Do también con aromas jamaicanos.

THE GASLIGHT ANTHEM, parecían en principio, metidos con calzador en el cartel, y más encabezando con Gov’t Mule la segunda jornada, pero demostraron tablas y que es un grupo en alza. Su rock con influencias springteenianas, bajo el liderazgo de Brian Fallon convenció a más de un escéptico y al público presente. Sin apreturas los asistentes pudieron apreciar durante casi 70 ‘ de temas como Handwrittten, The 59 Sound, la versión de Bonzo Goes To Bitburg de Ramones, Howl y una versión (otra) de Baba O’Riley de The Who.

WALKING PAPERS: eléctricos, en formato trío, por la baja de Duff McKagan, el carismático Jeff Angel a la voz y guitarra (que gran voz y poderío escénico) con Benjamin Anderson a los teclados inmenso y supliendo las líneas de bajo y con la potente batería de Barrett Martin (ex Screaming Trees) despertaron del cansancio acumulado a los que se acercaron al escenario 2. Los de Seattle se ganaron al personal con su rock atemporal con ramalazos blues con las exhibiciones vocales y sus bajadas a la pista entre el fervor de los asistentes.

ROCKET FROM THE CRYPT cerraron la noche y el festival con su punk festivo aderezado por la sección de viento que le da ese sonido peculiar y casi único. Poderoso el arranque, Speedo se empeñó en torpedear su propio concierto con arengas y bromas cada 3 o 4 temas, que pasadas las dos de la noche a más de uno le llevaron a increparle conminándolo a tocar. Lastima porque cuando lo hacían eran demoledores.

Foto: Musicsnapper

 

 

 

To Top