Publicidad

Crónica de La Mar de Músicas 2012

Autor: | @indienauta

destroyermarmusicas

Resulta excepcional contar con un festival de este calibre en la Región de Murcia, algo que hace varias décadas era absolutamente impensable para los vecinos de esta tierra. Nosotros acudimos a los conciertos que se celebraron en el ParqueTorres y en ese emplazamiento cualquier evento se eleva a la enésima potencia. De fondo el Mediterráneo, en lo más alto de la ciudad, luz tenue que le confiere si cabe un poco más de misticismo al entorno, buen ambiente... Es perfecto.

 


Abrimos boca con The Skatalites. Estos tipos consiguen algo que es muy difícil, hacen que el ská sea atemporal. Viajan con este estilo desde hace décadas y logran que gentes de todas las edades fluyan al ritmo de su divertida actuación. Cuando sonó “Guns of Navarone”, no había nadie a mi alrededor que no estuviera sonriendo. Con sobredosis de buen rollo continuamos con Alpha Blondy. En mi opinión, los jamaicanos deberían haber cerrado el primer día de festival, ya que son bastante más dinámicos, pero también entiendo que el plato fuerte se suele dejar para el final. Y además, celebraba treinta años sobre el escenario, casi nada. Lo hizo con una versión más sosegada de lo que acostumbra, pero es que cada una de sus canciones están cargadas de mensaje social y protestas sobre el dudoso buen hacer de los dirigentes de su país. Cerraron la velada Shangaan Electro. Qué locura. Sin duda, lo mejor es el show que ofrecen, cuasi poseídos y en aparente viaje a otra dimensión. Respecto a la música, bases algo monótonas y muy similares a altísimos bpm´s, mientras bailarines enmascarados nos transportaban a algún recóndito lugar de Sudáfrica.

Al día siguiente también tocaba concierto, aunque de factura muy distinta. El pop se iba a apoderar de la noche de Cartagena con Cocorosie y Destroyer. Las hermanas Casady demuestran que con ellas no va lo monótono ,-cada vez más inclasificables-y esta vez acudieron con un sorprendente equipo, Roots Rajahstan, una formación hindú que alarga la leyenda de este duo en continuo proceso de renovación e investigación. Lo que ocurrió desde la primera nota fue un ejercicio de precisión y magia. Combinan numerosos estilos- ¿ de veras es un grupo folk?- utilizan multitud de cacharros, por momentos la teatralidad se apodera del escenario. Cocorosie es como un sueño en el que aparecen escenas mezcladas, pero cuyo recuerdo es sublime. No puedo mas que decir maravillas de esta formación, hacen de lo surrealista algo tangible, palpable, eterno.

Al igual que la jornada anterior, según mi juicio los conciertos deberían haber cambiado su turno y así Destroyer abrir la velada. El canadiense y su nutrida banda practican un pop minucioso,de alta factura, aunque algo plano por momentos, sobre todo si tu antecesor en el escenario es un tornado con denominación de origen francesa. Hizo un repaso de su álbum “Kaputt” con delicadeza y maestría, dando el colofón a la noche más redonda del festival.

Si he de ser sincero, nunca antes había escuchado a Oumou Sangaré. Pero si la gente de la Mar de Músicas había decidido otorgarle su primer premio, era suficiente motivo para  ponerme en alerta de cara a su actuación. Superó todas las previsiones. Bela Fleck comenzó con un espectacular sólo de banjo para animar al personal, y cuando Oumou apareció en escena, la temperatura subió varios grados en Cartagena. Sin duda una de las voces de África. La conjunción con el norteamericano supera cualquier cliché ante la aparente exótica colaboración entre ambos. En palabras de la artista que actuaba a continuación en las redes sociales, fue una auténtica sorpresa y un excepcional concierto. Hablo de Anni B.Sweet. Sobran las presentaciones ante esta fémina que va arrancando corazones a diestro y siniestro por la geografía europea. Pero que quede una cosa clara: toda la dulzura que emana en directo es proporcional a la valentía que muestra en su último largo, “Oh,Monsters!”. Ha exorcizado a cualquier fantasma del pasado y el indicio es el contínuo eclecticismo que supuso su discurso sobre el escenario en este “Tsunami” de Músicas. El folk sigue siendo su moneda de cambio, pero la nueva visión de la malagueña no teme a la guitarra eléctrica, a la melancolía, o adentrarse en oscuros pasajes sonoros pues evidenció que sale de ellos victoriosa. Gran giro de timón, manteniendo la personalidad de los inicios , pero aventurando un horizonte luminoso exento de dudas.

De las actuaciones de los siguientes días destacamos la de Los Evangelistas. Cuando alguien deja este mundo, es hábito ancestral rendirle algún tipo de homenaje que permita recordarle entre los que aun pululan por este complicado planeta. Pues bien, dos inmortales bandas de Granada- Los Planetas & Lagartija Nick- decidieron unirse y dar a luz una propuesta tan arriesgada como bella. La magnitud del recinto cartaginés ayudó a los presentes a estar un poco más cerca del cielo, mientras los andaluces fluían entre nebulosas atmósferas y letras del maestro Morente. Férrea percusión, guitarras, guiños a la electrónica...Nada temen estos valientes que se han ganado un sitio más allá del purgatorio.

Nota altísima para este festival,que crece y crece con el paso de los años sin perder un ápice su identidad,y otorgando a esta región un nuevo significado al mes de julio.

 

 

 
 
To Top