Publicidad

Crónica BBK Live 2010

bbklive2010cronica

Durante los días 8, 9 y 10 de julio tuvimos la oportunidad de disfrutar en Bilbao de otra edición del BBK Live, la cual supuso nuevo triunfo tanto de público como a lo que conciertos se refiere. Y es que esta “extraña” reunión de grupos de todo tipo y que iba desde el rock más duro, el metal y el pop, y con un cartel protagonizado por grupos que llevan más de 10 o 20 años juntos o reunificaciones varias, hicieron creer a más de uno que esto era un cartel de “viejunos”. Y sí, es posible, pero estos grupos dieron en el clavo y demostraron que el que tuvo retuv
bbklive2010cronica

Durante los días 8, 9 y 10 de julio tuvimos la oportunidad de disfrutar en Bilbao de otra edición del BBK Live, la cual supuso nuevo triunfo tanto de público como a lo que conciertos se refiere. Y es que esta “extraña” reunión de grupos de todo tipo y que iba desde el rock más duro, el metal y el pop, y con un cartel protagonizado por grupos que llevan más de 10 o 20 años juntos o reunificaciones varias, hicieron creer a más de uno que esto era un cartel de “viejunos”. Y sí, es posible, pero estos grupos dieron en el clavo y demostraron que el que tuvo retuvo.
 

Jueves

 
Los primeros grupos de la tarde como Rise To Fall, Volbeat o My Bullet For My Valentine, sufrieron las consecuencias de las horas tempranas, del calor insufrible y del hecho de que mucha gente aún estaban subiendo por el Monte Kobeta, instalándose en el camping o intentando cambiar la entrada por la pulsera. Poco después, y en el escenario pequeño aparecieron en escena Skunk Anansie (en la foto), una de las reuniones más esperadas de los últimos tiempos, y demostrando que siguen teniendo la misma energía que cuando nos dejaron hace ya 10 años, y es que si uno de sus conciertos comienzan con “Selling Jesus” sabes que lo que estás dispuesto a ver es una descarga de potencia y energía, tal y como fue. Skin tiene una voz y una personalidad arrolladora y arrasa con todo. Un concierto mayúsculo. Rise Aginst y su metal melódico encandiló a muchos y dejó fríos a otros tantos. El escenario principal quizá se les quedaba grande, pero el concierto fue de lo más correcto. Slayer deleitaron a sus fans, muy numerosos a juzgar por lo que vimos. Tras ellos aparecerían en escena el grupo más esperado de la jornada: Rammstein con un espectáculo de lo más llamativo desde el principio, con el escenario cubierto con un gran telón negro, el cual cuando cayó dejó a la vista una enorme bandera alemana, lo que provocó más de una sonrisa maliciosa por parte de algunos presentes, ya que precisamente el día anterior Alemania era eliminada por España en el Mundial. El resto del espectáculo resultó de lo más efectivo con toda la parafernalia que le rodea: llamaradas, fuegos artificiales, plataformas que suben y bajan. ¿La música?  Bien, pero sin ser demasiado destacable, exceptuando ese momentazo de todo el público cantando “Du Hast”, que no deja de ser el gran hit de los alemanes. Está claro que nos quedamos con el espectáculo en sí.

 
Viernes

 
Si la jornada del jueves fue claramente metalera en cuanto al estilo musical de lo que vimos se refiere, el viernes nos presentó una propuesta claramente rockera. Atrás quedarían las vestimentas negras para dar paso a los rockeros con sus camisetas de grupos, sobre todo de Pearl Jam o Faith no More. Este día fue con diferencia el que más público congregó en Kobetamendi, más de 31.000 asistentes, atraídos básicamente por
la actuación de Pearl Jam, los cuales iba a dar el único concierto en España y por lo que anunciaron al día siguiente en Lisboa, el penúltimo que ofrecerían en mucho tiempo. Pero antes de que Eddie Vedder y los suyos aparecieran en el escenario grande, pudimos disfrutar de unos cuantos buenos conciertos, como el de Gómez o el de los escoceses Biffy Clyro, los cuales a pesar de contar con cincos discos a su haber no son no demasiado conocidos en España, pero es posible que con conciertos como el del BBK eso pueda cambiar. Coheed and Cambria y su rock psicodélico personalmente no me llamaron nada la atención, llegando incluso a aburrirme. Tras ellos, Gogol Bordello llenó de energía y levantó el ánimo a todo aquel que se acercó al escenario grande, aunque su gipsy punk a veces recuerde demasiado a Mano Negra y sobre todo a la música balcánica de Kusturica. Nada nuevo, pero al menos algo que calentó motores ante los tres grandes clásicos que después de ellos se repartirían por ambos escenarios. El primero Paul Weller, el “papᔠdel denominado “britt pop”. El exlíder de los Jam nos ofreció una actuación de gran eficacia mezclando temas de su último disco ”Wake Up the Nation” con temas clásicos como “You do something to me” que hicieron la delicias de muchos de los que estábamos allí Tras este “grande” británico pasamos a los “grandes” americanos, exactamente de Seattle y venidos directamente de la época grunge: Alice in Chains y Pearl JamAlice in Chains dejó claro que les quedan mucha cuerda tras la desaparición de su carismático vocalista Layne Staley. Tras su deceso y después de un periodo de tiempo, la banda se volvería a juntar con nuevo vocalista, William DuVall, y dos cosas nos dejaron claro en Bilbao, que es muy posible que el alma máter del grupo era y será Jerry Cantrell, y que el nuevo vocalista no lo hace nada mal, y de hecho lo hace francamente bien cuando se olvida de imitar al Staley. Con esto y más el concierto que ofrecieron fue de los mejores del festival, con temas nuevos, como “Your Decision” o “Check my Brain” y de siempre como “Would?”, “Nutshell” o “Rooster”, éste con Mike McCready de Pearl Jam a la guitarra. Sirvieron como perfecto previo a los grandes de la noche.
A esas alturas, el escenario principal estaba a reventar de gente ansiosa de ver a los artistas principales del día. Y no defraudaron. Pearl Jam, grandes exponentes del movimiento grunge de los ‘90, dejaron claro que 20 años después siguen tan en forma como siempre, y que para nada se han estancado, siendo un claro ejemplo de evolución musical. Como los fans de la banda saben, un concierto de esta banda es una lotería respecto a las canciones que tocan, y así, a parte de temas de su último disco, nos deleitaron con otras joyas como “ReviewMirror”, “Alive”, “Daughter” (ésta cantada
con un afortunado fan que subió al escenario junto a Eddie Vedder). A pesar de que el sonido en algunas zonas del recinto fue deficiente, la banda cumplió y mucho.

Sábado

 
La última jornada del BBK Live se nos presentó tras la resaca del concierto de Pearl Jam de la jornada anterior y manteniendo una clara tendencia al rock y al pop. Así, por los escenarios fueron pasando al principio de la tarde y bajo un calor abrasador The Maccabees, Los Campesinos o Jeff Tweedy, líder de Wilco y que tras aparecer sobre el escenario de riguroso negro, con gafas de sol y rodeado de seis guitarras acústicas, nos ofreció un concierto tan minimalista como escasamente efectivo, dando quizá un sentido demasiado íntimo a sus temas. The Soundtracks Of Our Lives nos sacaron de
la “tranquilidad” en la que nos había metido Jeff Tweedy dejándonos un gran directo que hizo las delicias a más de uno, y es que con temas como “Bigtime” al menos el llamar la atención del público no es imposible. Feeder ofrecieron un directo que iría de menos a más, y es posible que se dejaran en el tintero alguno de sus temas más conocidos, pero su versión del “Breed” de Nirvana sorprendió a propios y extraños. Geniales. Y de aquí pasamos al escenario grande para poder vivir dos de los grandes momentos del festival, si no los más grandes. Manic Street Preachers hacía años que no pasaban por España, pero la espera ha merecido la pena y es que el concierto de los galeses impresionó. Tocaron temas de todas sus etapas sin centrarse en ninguna en concreto, algo que ya se preveía cuando el concierto comenzó con “Motorcycle Emptiness” uno de sus primeros grandes hits el cual data del año 1992. Y a partir de ahí nos fueron ofreciendo hit tras hit deleitando a sus fans y a sus no tan fans, y es que la voz de James Dean Bradfield fue impresionante, de una factura que más de uno quisiera. Y así nos deleitó con canciones como “Your Love Alone Is Not Enough”, “A Design
For Life”, “Little Baby Nothing” o una impresionante “The Everlasting” tocado simplemente a guitarra y voz y que puso los pelos de punta a más de uno. Esperemos que no tarden mucho en volver por aquí a seguir haciendo esto que se les da tan bien. Y si lo de los Manics dejó alucinando a más de uno, lo que pudimos ver después consiguió que prácticamente todo el público se rindiera a los pies de Mike Patton. Y es que Faith No More ofreció el que sería sin duda el mejor concierto de todo el festival y difícilmente superable en mucho tiempo. Con un telón rojo de fondo, la banda apareció
vestida de traje y dispuestos a demostrar que no han perdido un ápice de la vitalidad que les caracterizaba hace años. Y allí se nos presentó el Sr Patton, con aspecto de capo colombiano y chapurreando español con acento entre italiano y colombiano (dedicando incluso una canción al nuevo rey español: Carles Puyol, justo el día antes de ganar el Mundial), y el cual hace y deshace con su voz lo que quiere, cantando baladas al estilo crooner, como “Reunited” o “Ben” de Michael Jackson para pasar sin ningún tipo de problema a las risas locas y los gritos desmedidos como con “Land of Sunshine”
o “Surprise, You’re dead!”. Y eso sin perder un tono. Incluso se atrevió con Lady Gaga. Sorprendió como consiguió rodar sobre el público mientras cantaba “Midlife Crisis” sin mayor problema. Un concierto totalmente impresionante y que dejó al personal literalmente con la boca abierta. Y sin olvidar lo de la voz de Mike Patton, que es digno de mención. Jett cerraban el festival, y ante el papelón de tocar tras Faith No More, pero a pesar de ello nos dejaron buen sabor de boca ya para acabar con el festival, al igual que las bandas que cerraron las anteriores jornadas, Anti-Flag y Dropkick Murphys, que tocaban con el handicap de hacerlo tras bandas como Rammstein y Pear Jam, y a pesar de ello, se defendieron más que dignamente 

El BBK Live nos ha dejado muy claro que cada vez va a más y que a pesar de las reticencias de algunos por el cartel de este año, ha demostrado que están ahí y ahí seguirán por mucho tiempo.
- Extramusicalmente hablando, como es casi habitual hubo algunos problemas de organización típicos en este tipo de eventos, y es que en serio, la escasez de baños este año en el recinto fue lo mas destacable en ese aspecto. Por lo demás, todo se sucedió sin mayor incidencia. -

Foto: Web del BBK Live 2010



 
To Top