Publicidad

Wovenhand, Apolo, Barcelona (10-12-2010)

wovenhandapolo

Apabullante, oscuro e hipnótico el concierto de Wovenhand en la sala 2 de Apolo, donde ya actuó en junio de 2007. Esta  es la cuarta vez que he tenido el placer de deleitarme con sus letanías, pero no dejan de emocionarme; es más creo que esta fue de una de las mas gratificantes e hirient
wovenhandapolo

Apabullante, oscuro e hipnótico el concierto de Wovenhand en la sala 2 de Apolo, donde ya actuó en junio de 2007. Esta  es la cuarta vez que he tenido el placer de deleitarme con sus letanías, pero no dejan de emocionarme; es más creo que esta fue de una de las mas gratificantes e hirientes.


Además de las de Apolo, también los vi en el Primavera Club de 2008, en el Auditori del Forum y en el Azkena Rock de 2009, más breves pero igualmente intensas. David Eugene Edwards, ex lider de 16 Horsepower, de negro rigoroso con la única nota de color de la pluma de su sombrero, se mantuvo sentado en el taburete, balanceando las piernas, gesticulando frente a dos micros, frente a los que se alternaba para reforzar los efectos vocales y rasgando su Grestch y el banjo en algunos temas de aire mas country. Le acompañaban el bajista (tambien ex 16 Horsepower) Pascal Humbert, omnipresente y con un sonido oscuro e hiriente y el bateria Ordy Garrison. Les precedieron el griego Loukas Metaxas a la percusión y voces,  acompañado de un amigo al laud, con el proyecto Seven Seas Duet, en un set brevísimo de  unos 15 minutos con su folk experimental. Su presencia se entendió más tarde cuando se unieron a Wovenhand en algunos pasajes, especialmente en el bis, para acentuar los aires ancentrales de su folk siniestro. Presentaban su album The Thresing Floor, del que desgranaron temas como el homónimo, Sinking hands y A Holy Measure entre otros, recordando en varios momentos al Nick Cave mas torturado. En el bis homajearon a Joy Division con una versión de Heart and Soul. Apasionado y apasionante.

Fotos: Meritxell Rosell

[flickr set=72157625666059129]









To Top