Publicidad

Vetusta Morla, Sidecar, (17-04-2008)


Gratísima sorpresa la que nos llevamos el jueves pasado en la barcelonesa sala Sidecar. Tras 9 años de andadura musical, dos eps autoproducidos y muchos kilómetros a sus espaldas, los madrileños Vetusta Morla presentaban su primer largo, “Un día en el mundo” (Pequeño salto mortal, 2008) ante el público de la Condal.


La larga cola bajo los porches de la Plaza Real y el cartel de Sold out en la puerta de entrada hacía preveer de antemano que el concierto iba a ser todo un éxito, aunque esta humilde redactora nunca hubiese podido imaginar (y creo que se podría hacer extensible al mismísimo grupo) que el éxito sería tan contundente. Pasados ya más de cuarenta y cinco minutos de la hora oficial de inicio y con el Sidecar hasta la bandera (intentar ir al baño se convirtió en un regalo de empujones, codazos y malas caras…muy poco propias del buen rollo que inspira el grupo) salieron, todos a la vez, los chicos de Tres Cantos acompañados por una de esas ovaciones que se suelen reservar a los grandes y arrancaron con “Autocrítica”. Ante la sorpresa de los componentes de la banda, sorpresa que Pucho, su cantante, no pudo evitar comentar en voz alta a mitad del concierto (“Y eso que estamos en Barcelona!!!"), el público coreó cada una de sus temas, del primero al último. Y es que con Vetusta Morla se da la paradoja de que aunque éste sea su álbum debut, se les puede empezar a considerar “clásicos”. Es lo que tiene lo de currárselo mucho. Continuaron con temas como “Rey sol” y “Un día en el mundo”. Fue más o menos por ahí, en su tercer tema, cuando Pucho saludó y dio una buena charleta en un catalán digno de Pompeu Fabra (si alguien quedaba a medio entusiasmar, con eso, se llevaron de calle al casi siempre serio público barcelonés). Tras una parte con sus temas más intimistas como “La marea” o “Al respirar”, volvieron a la carga más energética con el hitazo “La cuadratura del círculo”, con la que pusieron fin antes de los bises. Bises que terminaron como un auténtico show de orquesta de esos de "los de la derecha que digan pim, los de la izquierda que digan pam", pero con estilo, que quede claro. El púbico dividido por el frontman, en plan, maestro de ceremonias orquestales, en chicos y chicas, entonaron a la perfección el “lalalalalalaaaaa….” de “Sharabbey road”. Punto final a un emocionante show, aunque a los Vetusta les tocó seguir trabajando desde el escenario vendiendo su propio merchan… Lo dicho, a parte de artistas son unos currantes, de verdad. Perfecto el concierto pero insuficiente. El público de Barcelona queremos más!!! Nos lo merecemos, pues que conste que hemos sido unos alumnos aplicados y nos sabíamos la lección de maravilla. Así que, aunque este verano podamos ver a este grupazo en numerosos festivales como el Sonorama o el Ecopop, queremos verles en nuestro terreno y en una sala que les haga justicia. Nos han contado la puesta en escena en Joy Slava y no dormiremos tranquilos hasta verlo aquí!!! Así que, hasta pronto…

Fotos: Carla Mir

 

To Top