Publicidad

Transfer + Crocodiles + White Lies. Sala Apolo (Barcelona); 15/03/2011

whiteliesbcn2011

Yo de Crocodiles, él de White Lies... y tú, ¿de quién eres?


Pocas veces unos teloneros han llamado tanto la atención en un concierto con un cabeza de cartel tan claro (tanto como para agotar las entradas en el bolo programado en Madrid, un día después de su actuación en Barcelona). En un lado de la balanza, Crocodiles; en el otro, White Lies. Pero el público que abarrotó Apolo este martes tenía claras sus preferencias y se dividió según ellas: la filosofía del «yo he venido aquí a lo mío» fue evidente desde que el lo-fi envolvente de Crocodiles empezó a llenar la sa
whiteliesbcn2011

Yo de Crocodiles, él de White Lies... y tú, ¿de quién eres?


Pocas veces unos teloneros han llamado tanto la atención en un concierto con un cabeza de cartel tan claro (tanto como para agotar las entradas en el bolo programado en Madrid, un día después de su actuación en Barcelona). En un lado de la balanza, Crocodiles; en el otro, White Lies. Pero el público que abarrotó Apolo este martes tenía claras sus preferencias y se dividió según ellas: la filosofía del «yo he venido aquí a lo mío» fue evidente desde que el lo-fi envolvente de Crocodiles empezó a llenar la sala.

Conocían su condición de artista invitado (con el permiso de los Transfer, que abrieron la velada), así que los de San Diego no se guardaron ases en la manga sólo por si acaso: relativa calma con I can't stand it y a por la soñadora Hearts of love; y sin apenas espacio para recuperarse, atacaron el tema que abre Sleep forever: sintetizadores y ola de sonido para Mirrors, que aunque no sonó (como todo el concierto) ni al volumen ni con la gravedad de bajos que merece un grupo parecido, gana en intensidad en directo en comparación al disco. Apuntaba ya el final cuando, dedicatoria incluida, los de Brandon Welchez (menuda presencia en el escenario) se pusieron ramonianos con una versión de Beat on the brat, para rematar una media hora justita de directo con I wanna kill. La sensación generalizada: que supo a poco, muy poco.

Aquí fue cuando quedó claro que una inmensa minoría ya había tenido su ración de «noise pop», y que lo que venía a continuación no era plato de su gusto. Pero minoría al fin y al cabo, dejaron espacio para que el Apolo se llenara para recibir a White Lies, impecables bajo unas luces dramáticamente estudiadas para reforzar el aspecto grave que cultivan. Una gravedad que contrasta con la ironía de Manos de Topo y su El primero era mejor, aunque parece que los de Harry McVeigh también saben que Ritual tiene mucho que envidiar a To lose my life (precisamente éste, el tema con el que arrancaron). Y así fue como el concierto fue alternando los temas de los dos trabajos, entre la oscuridad del primero y los teclados del segundo, y ahora sí, aprovechando al máximo el sonido que les fue negado a Crocodiles. La respuesta del público no podía ser mejor: a pesar de la tristeza y romántico pesimismo que desprenden, había ganas de alzar los brazos, de corear y de unirse en comunión a este Ritual del que combinaron el próximo single, Strangers, con uno de los temas que mejor sonaron en directo, E.S.T. Fue en The price of love donde la contundencia rítmica tomó mayor envergadura, y con un público cada vez más entregado se lanzaron a lo que sería «El Momento» de la velada: Farewell to the Fairground y la apoteosis de Death (título y actitud que condensan bien las sensaciones de la velada: ¿de verdad somos felices cantándole a la muerte?). En los bises, todavía dos temas más (Unfinished Business y Power & Glory), agradecimiento al público por el recibimiento en su primer concierto en Barcelona, y cierre con Bigger Than Us, sin duda, el tema que mejor funciona de su último trabajo.

Gamberrismo contra seriedad, frescura ante corsés, potencia o control; cuando de música se trata (como en casi todo lo que importa), en la variedad está el gusto, y en el no ponerse de acuerdo porque no hay argumentos racionales a los que aferrarse. Pero para la próxima, igual se agradecería tener algo más de tiempo para lo primero y de condensación en lo segundo, que la vida es algo demasiado serio como para tomársela sin sentido del humor.

Fotos: Xou Lee Ta

[flickr set=72157626281198166]








Warning: Invalid argument supplied for foreach() in /home/indnauta/public_html/wp-content/themes/indienauta2012-child/inc/flickr_set.php on line 17
To Top