Publicidad

Thurston Moore, Espacio Fundación Telefónica, Madrid (23-04-2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Quizá sorprenda a más de uno ver a Thurston Moore en un evento del Día del Libro, pero hace ya más de un año que el neoyorquino editó “Stereo Sanctity”, una colección de canciones y poemas escritos entre 1981 y 2014. Además, este mismo viernes, publica su nuevo trabajo en solitario, por lo que era la ocasión perfecta para matar dos pájaros de un tiro. Y eso es lo que hizo, porque, a los que tuvimos la suerte de hacernos con una entrada, nos deleitó con 50 minutos de canciones y poesía. Aunque sí es cierto que de esto último solo tuvimos una ración.

La nota de prensa del evento prometía canciones, tanto de su carrera en solitario, como de su carrera con Sonic Youth, pero no fue así. No escuchamos nada anterior a 2014, y centro su repertorio en sus dos últimos trabajos. También hay que decir que no fue un concierto al uso, sino un pequeño set acústico en el que le dio tiempo a tocar cinco canciones. Eso sí, bastante extensas. Y la verdad es que mejor así, porque sus cortes de diez o doce minutos en este formato, sin la distorsión propia de su música, pierden un poco de fuelle. Con todo, disfrutamos de una ‘Speak to the Wild’ que nos hizo recordar lo mucho que está girando últimamente hacia Neil Young, o de una deliciosa ‘Forevermore’. Además, tanto ‘Turn On’, como ‘Aphrodite’, los dos cortes que tocó de su inminente próximo álbum, nos dejaron muy buenas sensaciones. Al igual que ‘Cease Fire’, la canción que publicó hace unos meses, y que, extrañamente, no estará incluida en su nuevo trabajo. Todo esto acompañado de los visuales de Radieux Radio, que le dieron color a la noche.

Es cierto que podría haber pisado el pedal de distorsión alguna vez más, o haber echado un poco la vista atrás y obsequiarnos con una versión acústica del alguno de sus clásicos, pero también es cierto que venía a presentar material nuevo, y era más un evento promocional que otra cosa. Además, al igual que un servidor, seguro que el resto de asistentes siempre recordarán esa noche que vieron a Thurston Moore hacer escalas imposibles con su guitarra acústica de doce cuerdas. Y solo por eso ya mereció la pena.

Fotos: Adolfo Añino

To Top