Publicidad

Thee Silver Mt. Zion, Joy Eslava, Madrid (28-09-2014)

Autor:

Isasa (nuevo proyecto musical del que fuera guitarrista del grupo madrileño A room with a view) fue el encargado de ejercer de telonero de los de Montreal.

Su propuesta musical está basada en temas instrumentales de corte folk interpretados principalmente con guitarra acústica. Geoff Farina, Glenn Jones, John Fahey, y otros geniecillos de las seis cuerdas son sus influencias más notables. Sin que a estas alturas sonase nada lejanamente original (los referentes además de obvios se respetaron mucho) es innegable que hubo momentos realmente hermosos dentro de esa “paisajística rural” que nos ofreció. El público (entre el que se encontraban algunos amigos del artista que parecían no saber muy bien la diferencia entre el apoyo incondicional y lo bochornoso que resultan los gritos y vítores fuera de lugar) acogió bien la actuación,  y le despidió con fuertes aplausos cuando dejó el escenario de una Joy aún medio vacía.

A finales de los 90 la palabra post-rock no era una palabra sucia ni un insulto. Era simplemente una de esas etiquetas que todo el mundo usaba para hablar de un nuevo estilo musical que por aquel entonces despegaba y aún no era fácil de describir. Al igual que ocurrió con otras etiquetas que se usaron hasta la saciedad (brit-pop, trip-hop,….), llegó un momento en que incluso los que habían apoyado su uso o incluso se habían beneficiado de ser incluidos en una nueva “escena musical” rechazaban cualquier cosa que incluyese el prefijo “post”. Donde dije digo, digo Diego.

Antes del rechazo a lo antes amado (un clásico) en Montreal surgió un grupo (colectivo musical, como a ellos les gustaba definirse), que con su primer disco definieron muchas de las claves de este, aún novedoso, estilo musical: temas instrumentales basados en guitarras eléctricas, estructura de in crescendo, épica apabullante, y, en este caso, arreglos de cuerda de factura neo-clásica. Se llamaban Godspeed You Black Emperor!

De las filas de Godspeed salió lo que ha sido (tras algunos cambios de nombre y de formación) Thee Silver Mt Zion. El pasado domingo venían a presentar su último disco Fuck Off Get Free We Pour Light On Everything“.

La principal diferencia entre estos y la “banda madre” es la inclusión de voces (en un estilo en el que lo instrumental es lo más habitual), pero conservan la carga política, esta vez apoyada en las letras (siempre me ha parecido muy curioso que un grupo completamente instrumental como Godspeed tuviese más implicación política por medio de las notas interiores de los discos, las fotos, el artwork, o sus declaraciones que otros grupos con vocalistas y letras supuestamente “concienciadas”).

Comenzaron con “Fuck Off Get Free (For The Island Of Montreal)”, tema que abre su nuevo disco y que, según sus propias palabras, habla de su ciudad pero podría hablar de cualquiera. Y a partir de ahí fueron interpretando temas de su último trabajo más alguno de los anteriores, combinando la épica “noise” con la belleza y fragilidad de los momentos en que las dos violinistas del grupo se ponían al frente de esa “pequeña orquesta” (como se presentaron a sí mismos al empezar el concierto). Isasa ya había tocado un tema compuesto para “celebrar” la coronación de Felipe VI, y los canadienses tomaron el relevo anti monárquico dedicando un tema titulado “All The Kings Are Dead” a nuestro estimado monarca.

El público, que a esas horas ya llenaba la sala, estaba convencido desde el principio (quizás en parte por la escasa oportunidad de ver en directo a este tipo de bandas últimamente), y aclamó al grupo al final de cada tema. Aún así fue inevitable tener que sufrir (una vez más) la mala educación de algunos durante los pasajes más tranquilos y experimentales. La ignorancia es muy atrevida, y los ignorantes son legión.

No me queda ninguna duda, el post-rock aún tiene seguidores. Y si bandas como esta siguen manteniendo el listón alto (quizás mejor en directo que en algunas de sus últimas grabaciones de estudio) igual el término deja de ser casi un estigma.

Mi única duda es, ¿por qué la sala Joy (al menos la zona cercana al escenario) apestaba a vinagre?
¿Post-vinagreta?

To Top