Publicidad

The Zeros, Sala Matisse, Valencia (14-01-10)

zeroslive

La mítica banda californiana de punk-rock The Zeros, estuvo el pasado jueves 14 de enero en la  Sala Matisse de Valencia ofreciéndonos un concierto enmarcado en la gira que recorre nuestro país con la formación que les vio nacer en el 77 en  Los Ángeles en un concierto junto a The Weirdos y The Germs. Hacia 15 años que no se reunían los llamados “Ramones mexicanos”; Javier Escovedo, Robert López (El Vez), Héctor Penalosa y Baba Chenelle, y lo han hecho para una gira europea donde pasearan su recién estrenado premio “Lifetime Achievement Award” a sus más de 30 años de carrera por la San Diego Association.



Un público entregado, una sala acogedora donde era  imposible un escenario más cercano y unas enormes ganas de divertirse y agradar por parte de la banda hicieron que fuera una velada entretenidísima.

El concierto comenzó con una versión  de "Walk don't run" de The Ventures, y a partir de ahí fueron descargando sin cesar los temas más míticos de la banda como “Don’t push me around”, “Wild Weekend”, “Rico Amour”,  “Sneakin’ out”, “They say (That’s everything’s alright)” , “Yo no quiero”, “Beat your heart out” o versiones como "Sometimes good guys don't wear white" de The Standells o “Little Latin Lupe Lu" de los Righteous Brothers. La energía de estos clásicos, llenos de estupendas melodías y guitarras que aun suenan frescas y chirriantes hizo que el público se calentara y entregara. Muchos temas fueron bailados y coreados. Se invito a cantar a algún espontaneo, aunque luego se convirtió en intromisiones sin invitación algo que resolvió con un divertido empujón Javier Escovedo, todo esto demostró la perfecta sintonía entre público y banda, acabando por convertir el concierto en una autentica fiesta.

Nuestros elegantes y rockeros protagonistas parecían pasárselo fenomenal en el escenario, no paraban de sonreír y hablar con la gente entre las canciones, curioso y divertido era cuando Héctor Penalosa se burlaba del mal castellano de Robert López.  Un dato significativo es que tuvieron que hacer bises dos veces, una de ellas obligada ante la barrera que hicieron los fans para imposibilitar su bajada del escenario. Finalmente entre risas y carreras lograron abandonar una sala que acabo rendida a unos músicos que son parte viva de la historia del rock.

Es muy importante reseñar  la energía positiva que descargan estos músicos de 50 años, una frescura que muchos grupos jóvenes no alcanzan. Muchas reuniones de grupos míticos, cuyo nombre no hace falta repetir, huelen a armario cerrado, pero otros como The Zeros tienen mucho todavía que mostrar, al menos para los que no vivimos su época dorada.


[flickr set=72157623135260855]



To Top