Publicidad

The Whip, La 2, Barcelona (15-12-2008)


Llegaba la hora de comprobar si los tabloides británicos nos habían vendido nuevamente otra de sus hypes o íbamos a presenciar el concierto de un grupo que quizá va a dar merecidamente mucho que hablar en un futuro nada lejano: The Whip.


El hecho de que se llamen “El Látigo” (traducido al castellano) es toda una declaración de intenciones y la verdad es que su aparición sobre la tarima fue arrolladora ya desde el inicio. Con una actitud de banda autoconvencida de su triunfo, salieron desde el primer minuto dispuestos a grabarnos su nombre en la memoria. Abrieron fuego con “Divebomb” y “Sister Siam”, temas que dejan patente el gusto de este cuarteto de Manchester por los sintetizadores, el post-punk reciclado y la electrónica de baile, dando lugar a una nueva corriente musical que toda la prensa especializada del mundo coincide en denominar en la actualidad como “New Rave”.  Sus señas de identidad son el bastardismo musical y su claro espíritu festivo, deudor del influjo del mítico movimiento de “Madchester”, enfocado única y exclusivamente al baile y el desenfreno. Casi todas las canciones de The Whip, están diseñadas en base a un patrón claro: marcada progresión electrónica, batería agresiva y ritmo incesante, todo ello sustentado en las cualidades de su eficaz vocalista Bruce Carter. Como en la mayoría de discos de debut de muchas bandas de la actualidad - “X Marks Destination” es el nombre del de The Whip- no todos los temas alcanzan la misma calidad compositiva,  pero en lo que respecta a su puesta en escena en directo, ganan una fuerza y un músculo descomunales. Eso se debe en gran medida y creo que debe ser justamente destacado, a la pericia como músicos de los integrantes de The Whip y también al tremendo sistema de sonido de la sala, que nunca falla.  En su breve pero muy intenso concierto -apenas una hora- despachan con oficio de formación que apunta alto, su batería de hits restantes con “Blackout” y “Frustration” entre otras, dejando para el final de su recital la apabullante “Trash”, que incendió la pista de baile por completo, proyectando a todos los asistentes hacia el techo de la sala, con un fervor y unos saltos, que este humilde cronista hacía mucho tiempo que no veía.  Aquellos que se lo perdieron, que tomen buena nota, pues en los meses venideros “The Whip” serán uno de esos grupos codiciados en el circuito veraniego de festivales. Abran paso al huracán “New Rave”.

Fotos: Guillermo Granell

 

[flickr set=72157612423256783]


 

To Top