Publicidad

The Wave Pictures, KGB, Barcelona (12-04-2012)

Autor: | @indienauta

wavepictureskgb

Desde la primera vez que asistí a una de sus actuaciones en Barcelona, concretamenete en la Sala Apolo en la Fiesta de Clausura del Primavera Sound 2008 y en el Primavera Club del mismo año (precediendo y acompañando a Darren Hayman, una de sus influencias) THE WAVE PICTURES han evolucionado. No tanto musicalmente, pero si a nivel de `popularidad, por lo menos en España.


Así KGB lucía una buena entrada, circunstancia que propició junto con la simpatía y aparente modestia de sus componentes una buena sintonia con los comentarios de su lider, el guitarrista y cantante David Tatterstall. Comentarios sobre la poca asistencia a sus primeras visitas, bromeando acerca de que solo estaban en la sala los padres del bajista Franic Rozycki y sobre las habilidades de este con el billar en un bar de la ciudad.

Precisamente en esas primeras visitas me dejaron bastante frío; posteriormente leí crónicas encendidas sobres bolos suyos, pero no me había vuelto a enfrentar con su directo. De manera que iba con pocas expectativas y quizás por ello me sorprendió la pericia instrumental de David con la guitarra, con solos bastante logrados siempre dentro de su estilo de pop luminoso con puntuales arrancadas eléctricas y sutiles desarrollos instrumentales. Entre las influencias mas o menos evidentes en su música además de Hefner y Herman Dune cabria citar a Paul Simon, efluvios africanistas y Jonathan Richman. Presentaban nuevo disco Long Black Cars, de la que sonaron entre otras la canción homónima en el inicio del bis, Spaghetti y Stay Here & Take Care Of the Chickens. Abrieron con Susan Rode The Ciclone del álbum del mismo titulo de 2010 y se despidieron con Sweetheart del mismo disco.A destacar asimismo la coreada Friday Night In Loughborough, Just like a Drummer y la cantada por el batería Johnny Helm con el único acompañamiento de la guitarra de David en una onda pop intimista y minimalista. 25 temas, que en dos horas, más un bis de unos 10 minutos, colmaron los aires de fiesta de los asistentes, aunque a alguno se le hizo algo largo.

 

Foto: Mariona Sagues

 

 

 

 

To Top