Publicidad

The Tallest Man on Earth + Idot Wind, Teatro Lara, Madrid (1-12-2010)

tallestmanonearth

La primera vez que uno se enfrenta a The Tallest Man on Earth (en mi caso fue visionando el directo de “It will follow the rain” en la televisión sueca, con la púa de pulgar) a uno le queda la duda sobre si este virtuoso de la guitarra es una auténtico cantautor folk o está explotando el cliché. La escucha de “Shallow Grave” (Gravitations Recording, 2008) hizo que su voz exageradamente dylaniana se convirtiera en un referente y “The Wild Hunt” (Dead Oceans Records, 2010) balizó definitivamente el camino de la consagración.<

tallestmanonearth

La primera vez que uno se enfrenta a The Tallest Man on Earth (en mi caso fue visionando el directo de “It will follow the rain” en la televisión sueca, con la púa de pulgar) a uno le queda la duda sobre si este virtuoso de la guitarra es una auténtico cantautor folk o está explotando el cliché. La escucha de “Shallow Grave” (Gravitations Recording, 2008) hizo que su voz exageradamente dylaniana se convirtiera en un referente y “The Wild Hunt” (Dead Oceans Records, 2010) balizó definitivamente el camino de la consagración.



El privilegio de verle en la capital se lo debemos una vez más a Son Estrella Galicia que está labrando una estupenda labor de mecenazgo musical con conciertos por toda la geografía española destacando sobre todos ellos los celebrados en el espectacular marco del Teatro Lara por donde están pasando grandes artistas de talla internacional.

Lo de anoche fue un ejemplo de poder escénico. The Tallest Man on Earth se comió él solo el escenario, sin ningún problema para llenarlo. Empuñando cuatro guitarras diferentes y un piano, acudiendo al pedal sólo entre composiciones sacando al concierto del principal riesgo que se preveía, la posibilidad de ofrecer un monótono show de acústica y voz.

Su presencia fue reveladora, el moderno del siglo XXI, con pose y con clase. Genial en el cuerpo a cuerpo con el público, seco con lo que le desagradaba (fotógrafos acribillando en momentos íntimos, suecos gritando por la sala) e ingenioso en los comentarios. Por cierto, era su primer concierto en Madrid, pero también fue su primera visita en sus 27 años de vida con un regusto especial, su madre vivió en la capital portando el embrión de el hombre más alto de la tierra. En lo musical estuvo soberbio, la guitarra la domina con maestría con pasajes en los que se intuían dos melodías diferentes y con un momento mágico en el que afinó mientras se marcaba una canción instrumental. En cuanto a la voz, es cierto que no alcanzó los niveles de agudeza de sus grabaciones, pero se sostuvo verdadera y profunda.

El público, en un acto de catetismo, aplaudió con un inusual fervor “King of Spain” como la mejor obra del autor cuando estuvo inmenso en la interpretación de “Burden of tomorrow”, “I won´t be found”, “Pistol dreams”, “Thousand ways”, “The Gardner” y “Where do my bluebirds fly?”.

Antes de la exhibición ya hubo presencia sobre el escenario. Imaginen una mezcla femenina de Bob Dylan, Cat Power y una de las grandes divas negras del soul. Pues bien, se trata de Idiot Wind, sí, como la canción de Dylan. Esta sueca fue, con su voz y su piano, una agradable, aunque monótona, sorpresa. Posteriormente saldría de nuevo al escenario para cantar a duo “Thrown Right At Me” del nuevo ep de The Tallest Man on Earth “Sometimes the Blues Is Just a Passing Bird” (Dead Oceans Records, 2010)

 

To Top