Publicidad

The Pains of Being Pure at Heart, Wah-Wah, Valencia (10-01-2012)

Autor:  | Google+ | @blutaski

Portada 600x311

Hace poco más de dos años que ThePains of Being Pure at Heart giraban por primera vez en nuestro país, como acompañantes de Atlas Sound, presentando su debut homónimo (Slumberland/Fortuna Pop, 2009). Por aquel entonces no sabíamos si la banda de Brooklyn, de la que todos hablaban, sería únicamente un hype que no pasaría de un resultón primer disco o si por el contrario se afianzarían y crecerían con el tiempo. Después de múltiples visitas en poco tiempo y de un segundo trabajo de calidad como es Belong(Slumberland / [PIAS]), 2011) -producido por Flood y mezclado por Alan Moulder (responsables de algunos trabajos de U2, PJ Harvey, Nick Cave, NIN, Depeche Mode o el Siamese Dream de Smashing Pumpkins)-, esas dudas ya no tienen sentido.


El éxito de estos jóvenes se fundamenta en mezclar, de una forma sencilla pero eficiente, el indie pop anglosajón de la segunda mitad de los 80 y la primera de los 90 - de grupos como Teenage Fanclub, The Pastels, Orange Juice o The Wedding Present, incluso The Smiths o The Cure - con el sonido distorsionado que derramaban The Jesus & Mary Chain o My Bloody Valentine.

El grupo liderado por un cercano Kip Berman -que estuvo vendiendo merchandising antes y después del concierto-, comenzó la actuación con Belong -tema que abre su segundo disco-  y en poco más de una hora repasó lo mejor de sus dos trabajos editados; un set corto pero intenso. Pronto tocaron el primer single de su nuevo disco Heart in Your Heartbreak e inmediatamente encadenaron tres de sus hits más potentes: A Teenager in Love, Come Saturday y Young Adult Friction. Intencionadamente no apareció en el repertorio ninguna de sus baladas, como Anne With a E o Too Tough, y las guitarras sonaron ágiles y afiladas toda la noche –para esta gira cuentan con la presencia de Connor Hanwick, componente de The Drums, en lugar del habitual Christoph Hochheim-. Parecían felices sobre el escenario y, a pesar de su timidez, intentaron conectar con el público esforzándose en hacer comentarios entre canción y canción. Prosiguieron con la suave y alegre melodía de guitarra de My Terrible Friend, acompañada del característico teclado de Peggy Wang-East, y nos pareció escuchar a The Cure a finales de los 80. Y tras Everything With You vino la canción que da nombre a la banda y que forma parte del primer EP del grupo, al igual que This Love Is Fucking Right!, que también habían tocado.

Después de retirarse brevemente al camerino volvió el frágil cantante para ofrecer Contender con la única ayuda de su Fender Jaguar, y posteriormente se le unió el resto del grupo para interpretar Say No To Love, Strange y Heaven´s Gonna Happen Now, con la que finalizaron su actuación.

Una vez acabado el concierto, las caras de satisfacción del público resumían lo que había acontecido. TPOBPAH tienen cada vez más soltura sobre las tablas, lo que les hace ganar credibilidad, y a pesar del shoegaze que en ocasiones irremediablemente les invade, consiguen transmitir con facilidad la esencia de su gran repertorio. Continuaremos disfrutando de muy buenos momentos con ellos si siguen inspirados componiendo, y conservan ese don de domesticar las guitarras distorsionadas a través de dulces y melancólicas melodías pop.

Fotos: Laura de Marco


[flickr set=72157628842821225]

 

 


 

To Top