Publicidad

The Pains of Being Pure at Heart, Nave de Música del Matadero, Madrid (16-11-2012)

Autor:  | Google+ | @curtillo

thepains portada

Está claro que a The Pains of Being Pure at Heart les gusta nuestro país. Cada vez que tienen una oportunidad, se dan un paseo por nuestra geografía. Esta es la tercera vez que visitan Madrid en 2012 y, claro, la capacidad de convocatoria se ve mermada. No éramos más de 300 personas los que nos acercamos a ver a la banda de Brooklyn, cuando a principio de año habían llenado la sala Joy Eslava  con el triple de gente. Suponemos que, después de esta visita, tardarán una buena temporada en volver a pisar nuestras salas, por lo que habrá de nuevo más expectación.


La excusa de esta gira era la presentación del single de versiones que acaban de publicar, pero, sorprendentemente, no tocaron ninguna de las dos (ni la de The Magnetic Fields, ni la de East River Pipe), algo que un servidor todavía no logra entender. Eso sí, nos obsequiaron con tres temas nuevos que dejaron muy buen sabor de boca.

Abrieron el concierto con Heaven’s Gonna Happen Now y Belong, dos de los temas del que todavía es su último trabajo. Aquí ya nos encontramos con un grupo más compacto y seguro de sí mismo –todavía recuerdo aquella primera cita en el Circo Price, en la que Kip Berman se acercaba al micrófono con miedo–, sonando bien e interpretando sus canciones con garra y fuerza. Uno de los mejores ejemplos de ello es Stay Alive, a la que le dieron potencia y una buena dosis de distorsión. Es en estas ocasiones cuando The Pains of Being Pure at Heart ganan enteros encima de un escenario. Cuando pisan el pedal y se dejan llevar por su vena ruidista, demuestran que hay que contar con ellos cuando se trata de hacer noise-pop. No es que las canciones más producidas de su segundo trabajo no suenen bien, pero salvo Heart In Your Heartbreak y una acelerada My Terrible Friend, no llegan a despuntar como sus primeros temas. Canciones como Come Saturday y Young Adult Friction –las dos seguiditas– siguen siendo el punto álgido de su concierto, y ellos lo saben (gran parte de la hora que tocaron estuvo centrada en los temas de su primer álbum y de sus primeros sencillos). De hecho, cerraron la primera parte del concierto con ese contundente The Pains of Being Pure at Heart, que data de 2008. Además, para el bis se dejaron A Teenager in Love y This Love is Fucking Right!, dos de las canciones que les dieron a conocer allá por 2009.

Supongo que será la típica gira para ir rodando los nuevos temas y ver cómo los acepta el público. Por si les vale mi opinión, creo que los tres que tocaron tienen tirón. Sobre todo ese homenaje a The Smiths llamado Kelly, y la guitarrera Until The Sun Explodes.

Fotos: Adolfo Añino

To Top