Publicidad

The New Raemon, Francisco Nixon y Ricardo Vicente, Obbio, Sevilla (31-03-2012)

Autor: | @talibanmusic_tm

trescuerpos

Aquello que comenzó los días 3 y 4 de noviembre del 2010 en la Sala Costello de Madrid, finalizó casi un año y medio más tarde, de manera tan hermosa como comenzó, en la Sala Obbio de Sevilla. En todo este periodo, estos tres tipos barbudos han dejado tras de si, la grabación del fantástico disco El Problema De Los Tres Cuerpos (Playas de Normandía / Cydonia, 2011), mágicas actuaciones como la del Teatro Lara o las de el Bar Heliogàbal y la confirmación de una gran amistad que se percibe sobre el escenario con miradas, comentarios y una gran complicidad. A tenor de lo visto en la Sala Obbio y sobre todo, porque ellos mismos lo confirmaron varias veces a lo largo de su actuación, este concierto con el que finalizó la gira fue el mejor de todos, gracias a las muestras de cariño de los tres artistas y a una entregada de antemano parroquia sevillana.


A eso de las diez y media comenzó la actuación dividida en dos bloques, en la que Fran Fernández se turnó a la acústica y a la eléctrica, Ricardo Vicente a los teclados y a la acústica y Ramón Rodríguez a la batería y a la acústica. El primer bloque se centró en las nueve canciones de El Problema De Los Tres Cuerpos, a las que añadieron una canción inédita por cada artista, que publicarán próximamente en formato single. Abriendo con “Todos tus caballos de carreras” y cerrando con “Las viejas luces” (canciones con las que abren y cierran el disco), sonaron las inéditas “Esto no puede estar pasando” de Ramón, “Cuidado no os equivoquéis” de Fran y “No hay vida en Marte” de Richi. Estamos ansiosos de tener este nuevo single en nuestras manos.

El segundo bloque estuvo protagonizado por tres canciones de cada uno de los tres músicos, ajenas a este proyecto en común. De esta manera, solo sobre el escenario, Ramón tocó “La cafetera” y “Sucedáneos” (con guiño final a Manos De Topo incluido). Bromista y cercano, el catalán dijo que éstos eran sus dos únicos hits y que dejaba para el final una nana (“Elena-na”), que compuso seis meses antes de darse cuenta de que se la había “copiado” a Chris Isaak. Así Ramón, finalizó la interpretación de la nana coreando el estribillo de “Wicked Game”, e imitando algún gag de los geniales y atemporales cómicos Martes y 13. Inmediatamente después, Fran nos hizo vivir uno de los momentos más emotivos de la noche. “Inditex”, “Erasmus borrachas” y “Treinta y tres” fueron coreadas, bailadas y celebradas por las ciento setenta personas que se encontraban esa mágica noche en Obbio. Un emocionado Fran dio las gracias antes de ceder el turno a Richi. El zaragozano tocó en solitario “Reactor N4” para, de nuevo acompañado de sus compañeros, interpretar “Museo Británico” y “Notre Dame”. Fin de fiesta apoteósico con el ya clásico bis de la época de La Costa Brava, la versión de Julio Iglesias “La vida sigue igual”.

La insistente petición de los asistentes dio su resultado y dejó dos joyas más para el recuerdo: “Adoro a las pijas de mi ciudad” y “Tú, Garfunkel”. Apoteosis de coreografías y saludos, cánticos cómplices y muchas muestras de cariño, hicieron de este último concierto de la gira algo muy especial, que quedará grabado en lo más profundo de nuestros corazones.

Señores, es definitivo, estos tres cuerpos no tienen ningún problema.


Fotos: Kela Gonzalez

 

[flickr set=72157629732223083]

 

 

 


To Top