Publicidad

The Mission + Gene Loves Jezebel, Mirror, Valencia (16-10-2011)

Autor:  | Google+ | @blutaski

themissionvlc

Pocas bandas consiguen sobrevivir 25 años para poder celebrarlo con una gira. The Mission, a pesar de que sólo se mantenía en pie por Wayne Hussey desde hace mucho tiempo y que en 2008 anunció su disolución, lo ha logrado. Y para conmemorar las bodas de plata del grupo, su líder y cantante ha conseguido reunir a sus miembros originales, Craig Adams y Simon Hinkler -a excepción del batería Mike Brown, que lleva años retirado de la música-  para tocar los grandes éxitos que editaron mientras permanecieron todos juntos.


The Mission nació de una escisión de otra mítica banda de rock gótico, Sister of Mercy, y rápidamente forjaron un sonido personal que les convirtió en los abanderados del movimiento gótico desde una vertiente más melódica y romántica y menos oscura. Después de unos primeros años fructíferos en los que editaron sus mejores discos, a principio de los 90 se produjo la deserción de la mayor parte de sus integrantes originales y comenzaron a publicar álbumes apenas relevantes. Esta gira supone una vuelta a sus años dorados.

Los invitados para acompañarles en sus conciertos en España son Gene Loves Jezebel, otra banda gótica de principios de los 80. Se trata de un grupo que en sus inicios estaba liderado por dos hermanos gemelos que ahora se disputan el legado y el nombre del mismo, Michael Aston tiene los derechos en América y Jay Aston – el que nos ha visitado- los tiene en Europa. Los teloneros ofrecieron un concierto que fue de menos a más, interpretando al final los éxitos que les hicieron conocidos: Gorgeous, Break the Chains y un mix de Desire y Heartache, con el que se despidieron.

Después del intermedio técnico de rigor sonó a modo de introducción The Dambusters March, tema central de una película inglesa de la Segunda Guerra Mundial en la que se relatan las hazañas de un escuadrón de la RAF y que habitualmente utilizan diversos equipos británicos de fútbol para dar un tono épico en los estadios.

El concierto de The Mission comenzó contundente, encadenando Beyond the Pale (Children, 1988), Serpent Kiss y Naked and Savage (First Chapter, 1987) y Stay With Me (God’s Own Medicine, 1986). Después, Wayne Hussey tomo algo de aliento hablando con el público y recordó que fue en Valencia hace 25 años la primera vez que tocaron en España. La sala estaba llena con un público más cercano a la cuarentena que a la treintena, y se levantaron varias manos cuando preguntó si había alguien allí que hubiera asistido a aquel concierto. Continuaron con Severina (God’s Own Medicine, 1986), su mayor éxito comercial Butterfly on a Wheel (Carved in Sand, 1990) y Garden of Delight (God’s Own Medicine, 1986).  El momento más calmado de su actuación se produjo con la interpretación de la balada Wake (RSV) (First Chapter, 1987) en la que Simon Hinkle se sentó al teclado. Pero enseguida rompieron con esa tranquilidad y los veteranos rockeros encararon la recta final con Wasteland (Gods own Medicine, 1986), Crystal Ocean (The First Chapter, 1987) y finalmente Deliverance (Carved in Sand, 1990), con el que se marcharon del escenario dejando a su líder cantando y coreando el estribillo con el público.

Poco tardaron en volver para los bises. Primero salió Wayne Hussey, excusándose por un dolor de garganta, para tocar en solitario con su guitarra Like a Child Again (Masque, 1992). Posiblemente se deba a que es el único tema del set-list que no corresponde a la época en la que estuvo unida la formación original. Ya con la banda al completo, interpretaron su particular versión de Like a Hurricane de Neil Young, incluida en su álbum First Chapter. La potente Tower of Strengh (Children, 1988), uno de sus temas más épicos, sirvió para poner fin al concierto y además confirmar la buena elección del joven batería Mike Kelly como sustituto de Mike Brown.

Con su marcha nos dejaron de nuevo con una canción de fondo, un tema instrumental editado como cara B del single Beyond the Pale con el título Tadeusz (1912,1988). En Valencia nos quedamos con ganas de una segunda tanda de bises, algo que si se ha producido en los anteriores conciertos de la gira. Es posible que se debiera al estado de la garganta de Wayne Hussey como él mismo comentaba, aunque no pareció que este problema afectara a su gran voz.

En su conjunto, los integrantes de The Mission ofrecieron un concierto soberbio, en el que faltaron pocos de los grandes éxitos de la banda. A pesar de su veteranía y de no haber tocado juntos desde hace años, su música sonó fresca y compacta, dentro de un set-list en el que prevalecieron sus temas más enérgicos. Fue una noche muy emotiva, quizá de las últimas oportunidades de ver a esta mítica banda.

Fotos: David Blutaski

[flickr set=72157627795884149]

To Top