Publicidad

The Marzipan Man + Vacabou, La [2], Barcelona (29-02-2008)


Un gato triste llamado Buddy y que lleva las manos manchadas de pintalabios, un zorro cuyo nombre es Billy y que se esconde cuando comienza la temporada de caza, una niña que lleva una cinta mágica en su vestido, una criatura pequeña y extraña que vive en la chimenea de una casa...


Estas son las encantadoras historias salpicadas en lo musical de folk, rock y psicodelia, con las que nos deleitaron The Marzipan Man (el hombre de mazapán) en la [2], presentando su último disco titulado "The Marzipan Man Stories". El concierto fue muy intimista, con grandes silencios sólo rotos por la dulce voz de Jordi Herrera (mallorquín afincado en Londres) cuando contaba de que iba la letra de cada tema, y rotos también por el público, no demasiado numeroso a esas horas, quizás más expectantes ante la posterior actuación de Vacabou como plato fuerte de la noche. Acompañado de dos músicos más al arpa y el contrabajo, el concierto del hombre de mazapán fué un directo sin grandes adornos pero tremendamente efectista, un concierto que recomiendo a todos aquellos que se acerquen a la próxima edición del Primavera Sound, próxima parada de Jordi y compañía en Barcelona. A continuación, Vacabou, que presentaban su último trabajo, "Twelve Songs Inside", editado por la misma discográfica que edita a The Marzipan Man (Primeros Pasitos), y que nos llevaron a unos terrenos más cercanos al pop que a la electrónica, entre un público incondicional que fue tarareando los temas que iban saliendo de la garganta de Pascale Saravelli, dotada de una voz nítida, y de Juan Feliu, que en algunos casos hacía de segunda voz . El desarrollo del concierto fue muy correcto, acompañándose de unos audiovisuales muy cuidados que dotaron de fuerza la escenografía, tremendamente elegante. La calidad musical de los mallorquines es indiscutible, y la prueba está en los grandes elogios que tuvieron con su anterior trabajo, y que ya están consiguiendo con su último LP. Lo bueno que tiene Vacabou es que suenan a Vacabou, y ese es el encanto que les caracteriza (como bien comentaron en su última visita a Barcelona años atrás). Desde luego que pusieron todas las ganas del mundo en agradar y puedo asegurar que lo consiguieron.


Fotos: Nuria Figueras


The Marzipan Man                                                        Vacabou

 

To Top