Publicidad

The Lumineers, Razzmatazz, Barcelona (10-07-2013)

Autor:

Sold out para el debut en Barcelona de la banda de folk rock THE LUMINEERS en la sala Razzmatazz 1.

Los de Denver (ciudad a la que se trasladaron su líder Wesley Schultz y Jeremiah Fraites desde New Jersey) han alcanzado con su primer álbum homónimo un fulgurante reconocimiento popular potenciado por la inclusión de su hit Ho Hey en un anuncio de Coca Cola y en el film El Lado bueno de las cosas. En un fenómeno paralelo al de los londinenses Mumford & Sons su folk rock con algunos toques épicos ha ganado adeptos entre las nuevas generaciones, lo que por una parte se tradujo en una masiva asistencia de un público joven con mayoría femenina tanto local como foráneo y por otra parte en un continuo parloteo y en un karaoke que no ayudaba a centrarse en las canciones. Evidentemente mejor que se interesen por el folk rock que por otros géneros más comerciales.

Abrió la velada SIMONE FELICE, ex batería, cantante y guitarrista de THE FELICE BROTHERS y luego líder de THE DUKE & The KING, en un intenso set de sólo 32 minutos. Alternando la guitarra y la batería y las partes vocales acompañado por una banda (bajo y mandolina ) a la que se sumó en los compases finales algunos miembros de THE LUMINEERS como Wesley para versionar Helpless de Neil Young (por cierto, que gran concierto el suyo el miércoles 17 en Nimes, donde no en cambio no la interpretó).

Con un público entregado THE LUMINEERS abrieron con Submarines, para seguir con Ain’t Nobody Problem y Flowers In Your Head. Ho Hey sonó a continuación, justo a los 17 minutos de su inicio, cantado/coreado por la mayoría de asistentes ante el delirio y la complacencia del grupo que no se sumó a las voces al principio.

Realizaron una versión de Bob Dylan de Subterranean Homesick Blues en un guiño a influencias no tan evidentes. La banda se completó con dos componentes más, que ayudaron a reforzar su sonido. La parte vocal es competencia de Wesley pero también la violoncelista Neyla Pekala tuvo su protagonismo al micro como en The Falling.

En la parte posterior de la pista interpretaron desenchufados Darlene y ya con micros Elouise en clave más folk entre el clamor de los asistentes, para seguir con Stubborn Love.

En el bis y con Simone Felice les devolvió la deferencia anterior en otra versión esta vez de Sweet Virginia de The Rolling Stones.

Fueron 65 minutos (ampliados por 17 más en el bis) que nos permitieron descubrir en directo una banda con gran aceptación, entrega y buenas interpretaciones, de un género que necesita algo más de respeto para poder ser apreciado adecuadamente. Pero este ya es otro tema.

Fotos: Meritxell Rosell

 

To Top