Publicidad

The Divine Comedy, Joy Eslava, Madrid (2-12-2010)

divinecomedymadridlive

Ya había pasado este verano por un par de festivales, el Vigo Transforma y el Jazzaldia de San Sebastián, pero The Divine Comedy tenía pendiente una gira por España para presentar como se merece su último trabajo Bang goes the Knighthood. El título del show, “An Evening with Neil Hannon”, era revelador de lo que nos íbamos a encontrar: un concierto acústico a solas con el líder y alma mater del grupo.



Me atrevo a asegurar que incluso aquellos, entre los que me incluyo, que habríamos preferido que viniese con banda, salimos muy satisfechos. Y es que The Divine Comedy es Neil Hannon. El norirlandés demostró en Madrid, con un concierto generoso que alcanzó las dos horas de duración, que sigue manteniendo su status de compositor, cantante y músico de gran calidad y que continúa siendo un referente indiscutible dentro del panorama del indie pop internacional.

Hannon salió al escenario como un auténtico british gentleman, vestido con traje negro, corbata y bombín y pertrechado de un maletín del que sacó las partituras con las que tocó el piano durante la mayor parte de la velada. Abrió con Assume The Perpendicular, de su último álbum, para saltar enseguida hasta 1993 con la alegre The Pop Singer's Fear of the Pollen Count, un tema que dedicó a España y su “summertime”. Así, fue intercalando temas  nuevos, como I Like, sin duda una de las mejores de Bang goes the Knighthood, con otros ya clásicos escogidos de entre los anteriores nueve discos que ha sacado en las dos últimas décadas: la muy coreada Everybody Knows (except you), Becoming more like Afie, a la guitarra, Perfect Lovesong, Generation Sex o Our Mutual Friend.

La parte central del concierto transcurrió más lenta con himnos como Lady of a certain Age, que Neil acompañó de un precioso punteo de guitarra, o Songs of love, por la que recibió una gran ovación. Después recuperó el ritmo con temas más animados, como el primer single del nuevo álbum, la divertida At the indie disco, en la que pidió al público que le acompañase a las palmas.

Fantástica fue su versión del Don't you want me de The Human League, con una hilarante voz en falsete. Romántica su interpretación de I Only Have Eyes For You, con la joven cantautora dublinesa Cathy Davey, quien, a elección del propio Hannon le está teloneando durante toda la gira. Al aproximarse el final del concierto atendió los deseos de parte del público, que pedía insistentemente If….

El formato acústico e íntimo del recital, del que se podía disfrutar en todo su esplendor desde las primeras filas, no hizo sino potenciar el toque refinado y elegante que tiene el repertorio de The Divine Comedy. Y no sólo brilló músicalmente. Hannon es un showman nato e hizo las delicias del público, al que tuvo totalmente en el bolsillo desde el comienzo, con su fino e ingenioso humor británico. Los asistentes esbozamos continuas sonrisas, que en ocasiones fueron sonoras carcajadas, ante la deliciosa ironía con la que fue presentando cada una de sus canciones. Por ejemplo cuando dedicó The Complete Banker, un tema lleno de divertido sarcasmo, a “nuestra adorable comunidad financiera internacional” y se permitió hacer un chiste sobre si nuestro descalabro económico sería el próximo tras los de Grecia, Irlanda y Portugal.

Con la preciosa The Frog Princess y la muy coreada National Express como bises, Neil Hannon puso punto y final a un gran concierto en el que disfrutamos de su excelente interpretación vocal, de su carisma y de las personales e inteligentes reflexiones sobre el mundo moderno que son sus canciones. El buen sonido que caracteriza a una sala como Joy Eslava, que estaba a rebosar, con sold out, puso el resto para que “An Evening With Neil Hannon” fuese una noche mágica con el pop más elegante.


Fotos: Fernando Curto

[flickr set=72157625568629328]




To Top