Publicidad

Tallest Man on Earth, Casino L’Aliança, Barcelona (5-10-2012)

Autor: | @indienauta

tallestmanbcn   El sueco KristianMatsson, en su quinta visita a Barcelona, consiguió llenar el teatro Casino con una legión de entusiastas seguidores. Desde su debut entre nosotros en el escenario Pichfork el jueves 28 de mayo en el PrimaveraSound 2009, su paso por un abarrotado Sidecar el 13 de marzo de 2010 y por Razzmatazz 2 en el 10 Aniversario de la sala (el 2 de diciembre del mismo año) y de su nueva presencia en el Primavera Sound 2011, ha ido cosechando adeptos y haciendo menos evidentes sus iniciales influencias y su entonación dylaniana. Es curiosa la amplificación que supone el paso de un artista o grupo por el mencionado festival.  
  Como aperitivo el folk ingles de DAN HAYWOOD'S NEW HAWKS, que en formato trío con Dan a la voz y guitarra acústica, secundado de un violinista/fiddle y una mandolina, recordaron vagamente al folk de los 70 de Fairport Convention. Con presentaciones en voluntarioso castellano ofrecieron una canción mas que en Madrid, según comentó Dan, pero les falta algo más rodaje.   En un escenario austero con solo una silla, un micro, un piano eléctrico apartado en el lado izquierdo, Kristian, aka THE TALLEST MAN ON EARTH, con camiseta negra sin mangas y tejanos estrechos, se bastó para llenarlo con su presencia, su bien modulada voz y sus guitarras.   Presentaba su tercer disco There's No Leaving Now (2012 ), pero también sonaron temas de sus discos The Wild Hunt (2010) y Shallow Grace (2008). Empezó con la guitarra eléctrica, que fue alternando con la acústica, demostrando su pericia instrumental y dominio de la escena. Se sentó en la solitaria silla para entonar Leading Me Now y a los teclados para There's No Leaving Now, regresó a la guitarra y nos hipnotizó con temas como Kings of Spain, manteniendo la atención de los asistentes durante 70 minutos. Tras una breve pausa volvió para interpretar Revelation Blues y de nuevo al piano para The Dreamer (en el que llegó a recordarme a Elton John y Billy Joel, tal era el convencionalismo de la balada).   Comparándolo con su concierto de Sidecar y a pesar del éxito conseguido en esta visita, creo que ha perdido algo de su inflexión dylaniana y que remite ahora a remininiscencias mas comerciales como podría ser Don McLean.   Fotos: Meritxell Rosell      
To Top