Publicidad

Single, Neu! Club, Madrid (6-06-2009)


Single dieron en el Neu! un concierto de esos que no se olvidan. La Sala Galileo era el lugar perfecto para lo que íbamos a presenciar, con sus mesas tipo cabaret y el ambiente a la vez íntimo y mítico que se respira allí. Single, tan elegantes y eclecticos como siempre.


El repertorio comenzó con "Honey", voces de ardillitas con vocoder incluidas. Teresa lucía distinguida con un vestido de flecos en tonos camel que contoneaba al ritmo de sus melodías, que podemos situar entre la canción ligera, el reagge y el soft-hip hop. A su lado Ibón Errazkin, sereno y certero rasgando la guitarra, Joan a los teclados y Tito, actual Anti, acompañando a las voces súper bailongo, regalando buen rollo. La noche siguió con grandes éxitos: "Su recuerdo" y "Mi primer viaje" ("una balada sobre la insatisfacción" -explicó Teresa-). Después llegó "Tu perrito librepensador", con el público al completo ya decidido a bailar. Un público en el que pudimos ver a Mario Cïelo, a los Clovis, a los Mano de Santo y a una de las componentes de Les Biscuits Salées.
 
Pero volvamos a los donostiarras, que al son de "Llévame a dormir" nos hicieron sonreir y mecernos con su melodía. Tocaba interpretar el "Pío Pío": divertidísima Teresa desapareciendo misteriosamente para cambiarse de modelito y deleitar a los presentes con una capa-abrigo rarísima de flecos tipo años 20 en tonos azules y turquesas. Esa mujer es un espectáculo: después de rapear el "Pío Pío" se metió otra vez entre bambalinas, se quitó el abrigo y apareció con una especie de maillote-body tremendo nuevamente con flecos. Y como si nada siguió con "Vete" y "Cabeza Cuadrada", con la que se suponía que finalizaba la velada.
 
Sonoros aplausos y llegó el bis: hicieron una versión de una cantiga portuguesa, ahora con un vestido negro y con claveles rojos en el pelo; luego presentaron su nuevo single, "Mr. Shojin", y terminaron haciendo una versión de canción popular: el "Gracias a la vida".
 
El sonido fue impecable en todo momento, la voz de Teresa perfecta, y el concierto desde el primer minuto hasta el último fue una delicia. Por cierto que hicieron unos juegos de ruiditos con las voces muy divertidos, aullando y ladrando, bastante locura. Una propuesta la de Single tan distinta y tan guay en directo que es difícil no caer rendido a sus pies. Y el hecho de que no den muchos conciertos por Madrid (el último fue hace más de un año) nos hace sentirnos como ese can..."soy tu perrito librepensador / y te echo de me-e-e-e-nos".

 

Fotos: Borja Domínguez


[flickr set=72157619393766649]

 

 

To Top