Publicidad

Sébastien Tellier, Sala But, Madrid (10-11-12)

Autor:  | Google+ | @curtillo

 SébastienTellier

El profeta de alianza azul había tenido que cancelar todos sus actos promocionales, debido a un retraso a su llegada a Madrid desde Barcelona, y porque también estaba algo enfermo...


La Sala But acogía a uno de los genios de la French Touch, idolatrado por muchos por sus colaboraciones con Daft Punk y Air, pero también totalmente desconocido por el gran público, a pesar del currículum que le avala.

Llegó como cual profeta sobre el escenario, contemplando sus fieles desde el altar, dispuesto a predicar con sus canciones sexuales y bailables, bajo la atenta mirada de sus adeptos rendidos a la Blue Alliance. Asistimos a una misa, peculiar, funky, sexual, sarcástica, irónica, genial... No suele ser costumbre en una misa, pero falsos creyentes de la Blue Alliance preferían no callarse en ningún momento, incluso cuando Sébastien nos hacía llegar al climax con una versión emocionante de su La Ritournelle. Esos pecadores nunca serán perdonados, no se merecían asistir a tal ceremonia.

Tellier ofreció un concierto completo, definiendo lo que realmente es un show: puesta en escena cuidada, carisma, una dosis de locura, y mucho arte, tanto a través de sus canciones como de sus discursitos a modo de intermedio, agradeció a Bruselas y a Bélgica por la gran acogida... Era difícil no dejarse convencer por tal muestra de talento. Tellier dio un repaso (por muchos demasiado conciso) sobre su carrera, parándose principalmente en su último disco "My God Is Blue" y su clásico "Sexuality". Uno no podría dejar de nombrar a Serge Gainsbourg como influencia para Sébastien Tellier, o aún más a Gainsbarre, el personaje que marcaron los últimos años de vida del genial compositor francés. El parecido existe en los gestos, en la ironía y el sarcasmo, en la capacidad de transformar todo en arte, en esa elegancia natural para un físico "difícil", en saber captar influencias externas, adaptarlas sin que en ningún momento suene falso...

Igual por falta de vocabulario en lengua castellana o por su estado de salud, Tellier no lanzó su llamamiento a que sus fieles se desprendieran de su ropa durante Cochon Ville, bautizó a un nuevo fiel suyo, recordó el temazo que le propulsó hacia ser el representante de Eurovisón para Francia en 2008 con Divine (¡¿Porqué no ganó?!), mientras tanto por aquí nos "representaba" el Chikilicuatre, en fin... Ofreció una interpretación sublime de La Ritournelle, buscando el silencio a la hora de cantar la letra de dicha canción, sin nunca conseguirlo, desafortunadamente... Penoso, porque rozabamos el éxtasis... Tellier se retiraba, sonriente, agradecido... Para volver y regalarnos otra de sus perlas L'Amour et la Violence. Se volvía a retirar del escenario, pero bajo los gritos guiris (de lo cuales formó parte) de "une autre, une autre..." Se subía de nuevo para interpretar una versión de La Dolce Vita, la balada perfecta, compuesta por otro referente de la chanson française, Christophe. Se bajaba de la tarima para mezclarse con sus fieles, recorrer todas la sala hasta la mesa de sonido... Éxtasis sónoro, felicidad máxima, Blue Alliance reinando...

Sébastien Tellier solamente estuvo 1h15 sobre el escenario, pero 1h15 esencial y seguramente difícil de olvidar para los que lo presenciaron. Un show impactante que hasta hacía olvidar que mucho de lo interpretado estaba secuenciado, pero no tenía ninguna importancia, pasaba algo grande sobre el escenario. Chapeau bas l'artiste...

Fotos: Maxime Dodinet

To Top