Publicidad

Ron Sexsmith, Teatro Lara, Madrid (18-06-2015)

Autor:

Sam Palladio es un actor y cantante británico, y uno de los protagonistas de la serie “Nashville”. Y el pasado día 18 fue el encargado de abrir para Ron Sexsmith en su concierto de Madrid en el Teatro Lara.

Salió armado con una guitarra acústica y ofreció un pequeño repertorio de canciones de raíces country. Demostró que era más bien cantante metido a actor que viceversa, pero lo que le hizo ganarse al público que ya llenaba el teatro fueron sus historias. Nos contó que “Wake Me Up In Nashville” trata de su abuelo, que fue piloto durante la Segunda Guerra Mundial destinado en Los Estados Unidos, donde conoció a una chica de Nashville. Antes de volver de regreso al Reino Unido cogió un tren hacia Nashville para despedirse de ella, habían quedado en el andén de la estación. El abuelo de Sam le dio una propina al revisor del tren para que le despertara al llegar a Nashville. El revisor se despistó y le avisó tarde. Nunca volvió a ver a su chica de Nashville. “Bueno, no es tan grave. Después conoció a mi abuela y nació mi padre y …. ya sabéis”, apostillaba Sam tras las lamentaciones del público tras su historia. También nos contó que su madre había pasado por una larga enfermedad, y que durante cinco años estuvo escuchando de forma compulsiva canciones de Ron Sexsmith y que eso la ayudó mucho en su recuperación. Contó estas historias con simpatía, con naturalidad, y quizá estuviese utilizando su faceta de actor pero lo cierto es que supo crear una atmósfera de empatía que hacía difícil no recibir sus canciones con agrado. “Este chico es bastante bueno”, decían los de la fila de detrás. Hay una pintada en una pared de mi barrio que dice : “Creo que estamos hechos de historias”. Yo también lo creo.

Ron Sexsmith es un veterano curtido ya en mil batallas, reconocido por parte de la crítica, premiado, y aún así no muy conocido en nuestro país (excepto por los amantes del pop de corte más clásico). Venía a presentar  “Carousel One” el último disco de una carrera musical de más de veinte años. En este 2015 se cumplen diez años desde la publicación de su disco de debut (“Ron Sexsmith”, 1995), así que de ese su primer disco y del último fueron la mayoría de los temas que eligió para tocar en Madrid.

No faltó “Get In Line”, esa canción que Los Secretos versionaron y rebautizaron como “Ponte en la fila” (se pudo ver a Álvaro Urquijo entre el público). Alguien pidió a gritos (literalmente) “Hard Bargain” y Sexsmith accedió amablemente a tocarla con un “Ok, this is foryou“. El grupo lo formaban un guitarrista, un teclista, bajo, y batería, más Ron a la guitarra acústica. Todo sonó lo bien que debe sonar cuando hablamos de alguien con tantas tablas, y todo el mundo pareció disfrutar de lo lindo. Aún así yo me quedé con la sensación de haber visto a un profesional, y eso aplicado a un músico es algo que no acaba de convencerme. Sexsmith tiene oficio, igual que lo tiene un buen zapatero o un buen carpintero, y lo que hace lo hace bien, pero su música está demasiado apegada a estructuras y maneras muy “standard”. Es muy posible que yo tenga una concepción quizás demasiado idealizada de este tipo de cosas, pero creo es necesario algo más que un ejercicio de estilo por correcto o incluso brillante que este sea. La innovación o la experimentación no siempre son necesarias pero la personalidad sí, y en este caso se diluye en referencias demasiado manidas (The Beatles, Brian Wilson, Elvis Costello, ….), y en muy pocas aportaciones a un discurso ya demasiado oído.

Fue agradable, pero a veces es necesario pedir más que eso.

Foto: Lolasartphoto

To Top