Publicidad

Robyn Hitchcock, Teatro Lara, Madrid (22-02-12)

Autor:  | Google+ | @curtillo

robynhitchcockbcn

Los verdaderos maestros son aquellos que no necesitan apoyos y refuerzos, sino aquellos que se bastan a sí mismos para defender su obra. Y eso mismo ocurre con el británico Robyn Hitchcock, que cuenta con una trayectoria musical sorprendente y pletórica, más de una quincena de discos en solitario y como Robyn Hitchcock & The Egyptians, así como los cuatro discos que grabó al frente de The Soft Boys, una banda imprescindible de finales de los 70 y principios de los 80.

El concierto de Madrid fue un lujo en todos los sentidos. Un lujo porque el Teatro Lara es un lugar mágico, con tantos posos de la buena dramaturgia, un lugar único, con solera e historia. Pero también porque alegra ver a un hombre con el pelo canoso, que a sus 58 años aún rebosa energía juvenil. No llenó el patio de butacas pero el público vibró con un maestro, un orfebre del pop más grande.

Venía a presentar 'Chronolology' (Yep Records, 2011), un recopilatorio que sirve de resumen selecto de su larga carrera, recogiendo temas de su primera banda, los antológicos The Soft Boys, un icono para entender la música de los 80 y los 90; también incluye temas con sus bandas The Egyptians y con The Venus 3, como en solitario. Un viaje por el rock enérgico, la nueva ola, el folk y el pop.

Al desnudo, sus canciones tienen la fuerza de las grandes canciones, quedando reducidas a su esencia, a su caparazón, logrando una belleza, una perfección que brilla en tus oídos. recuperó "Only the Stones remain" de los Soft Boys. Recuperó "Madonna of the wasps", todo ello en otro tempo, mimando esas melodías. O la genial "Queen Elvis" sonó inmensa., como la gozosa "Full moon in my soul". O la vertiente más onírica de "I often dream of trains" Sus canciones son deliciosas. Son tratados de pop artesanal. A pelo, sin micro, interpretó dos joyas más como "Ole Tarantula" y "Cynthia mask", demostrando la fortaleza y versatilidad de su voz. Por momentos veo que Hitchcock ha influido en bandas como The House of Love o The Pale Fountains.

El broche final fue conseguir movilizar a todo el público fuera del patio de butacas y tocar al piano del hall de la entrada del teatro "Flavour of Night". Colofón genial a una noche repleta de canciones inmensas, exhibidas en la más pura intimidad, con la naturalidad y humildad de una personalidad única. Canciones que nos darán la luz necesaria para que nuestras miserias se alejen. Porque el pop nos hará libres.

Fotos: Meritxell Rosell (corresponden al concierto de Barcelona)  

[flickr set=72157629107925870]

 


To Top