Publicidad

Peter Broderick + Sumie, Teatro del Arte, Madrid (13-10-2014)

Autor:

La primera sorpresa de la noche fue Sumie, la encargada de abrir los conciertos de su amigo Peter Broderick durante esta gira.

Mitad sueca mitad japonesa, esta chica pequeña y de aspecto quebradizo enmudeció al público que llenó el Teatro el Arte la noche del lunes solo con su voz y una guitarra acústica. Tocó canciones de su hasta ahora único y homónimo disco publicado el pasado año en el sello británico Bella Union (como una Hope Sandoval acústica y minimalista), y con una sencillez y delicadeza desarmantes se ganó a una audiencia que no tenía ni idea de quién era pero que seguramente ya no la olvidaría.

Broderick, que ya se había unido a Sumie en sus dos últimos temas cantando y tocando el violín, empezó cantando “a capela” mientras se paseaba por el escenario ante un público que no sabía muy bien si el concierto propiamente dicho había empezado o no. Pero sí, había empezado. Peter continúo el tema al piano para tras recibir la primera de las muchas ovaciones de la noche presentar a la banda (“me he traído a unos amigos”). Guitarra, bajo y batería (músicos con los que ha grabado su nuevo disco), más él mismo turnándose guitarras, teclados y violín. Habían empezado las sorpresas.

Este multi-instrumentista nacido en Oregón empezó siendo músico de sesión para multitud de grupos (incluso se unió una temporada a los daneses Efterklang como músico adicional para los conciertos en directo) antes de sacar su primer disco “Float”. Un disco que en seguida se convirtió en referente de lo que se estaba ya conociendo como “neo clasicismo”, es decir, un puñado de músicos y compositores (bastante jóvenes la mayoría) que estaban dando un nuevo impulso a composiciones que partían de la música clásica y la música de cámara como principales (aunque no únicos) referentes. Tras ese disco Broderick ha ido ampliando sus influencias musicales en casi todas direcciones: folk, pop-rock, electrónica, jazz, música experimental…….., sin abandonar del todo su formación clásica.

Su nuevo disco no saldrá hasta la próxima primavera y es el primero con el que ha contado tanto para la grabación como para las presentaciones en directo de una banda propiamente dicha. En sus nuevos temas se notan todas esas diversas influencias anteriormente citadas (y alguna más) pero ceñidas a un formato canción. Canciones que suenan tan clásicas como modernas sin que en ningún momento resulte un pastiche impostado y artificial.

Colours Of The Night” (tema que da título al nuevo disco) es una buena muestra de lo difícilmente clasificable que es Broderick. Empezó el tema grabándose a sí mismo y al público cantando el estribillo, para luego reproducirlo en un “loop” como un arreglo más a la canción. Una canción “de buen rollo” que podía recordar al Paul Simon más accesible (percusiones “exóticas” incluidas). También de entre las nuevas composiciones pudimos escuchar “More And More”,  un medio tiempo de corte clásico con sonido de trompeta hecho con la boca (cortesía de Peter).
A mitad de concierto nuestro anfitrión decide que va a tocar dos temas antiguos y que para ello no necesitan instrumentos más que su guitarra acústica, y tampoco hacen falta micrófonos. Guitarra en mano, y con sus tres compañeros de grupo a modo de coro, dejan el escenario, se acercan a las primeras filas y nos deleitan con dos temas a medio camino entre el folk acústico y los espirituales.
Ovación de nuevo. De vuelta al escenario (y a los instrumentos y los micrófonos) una versión de la sueca Stina Nordemstand (la conexión escandinava de nuevo). Y para los bises más suecas, Sumie de nuevo en el escenario para cantar a dúo un tema con Peter y su guitarra acústica. Una petición del público: “Hello To Nils” (esta vez coqueteando un poco con el “spoken word“). La banda al completo de vuelta al escenario y una última canción para despedirse. Más ovación.
Lo dicho, muchas sorpresas, y todas buenas.

Peter Broderick cantó, tocó varios instrumentos, bailó, gritó, hizo ruidos con la boca, bromeó con el público, y sobre todo (y más allá de cualquier etiqueta) nos ofreció muy buena música. ¿Alguien da más?

To Top