Publicidad

Perfume Genius, Sala Joy Eslava (27-11-2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Tras una década de carrera, y cuatro discos en su haber, por fin Perfume Genius actuaba en Madrid. Hasta ahora, el de Seattle solo había visitado nuestro país para tocar en el Primavera Sound, así que había ganas de ver su propuesta en una sala. Y eso se reflejó en la muy buena entrada que tuvo la sala Joy Eslava en una gélida noche de lunes madrileña.

Tuve la suerte de toparme con Mike Hadreas hace unos cuantos años, en un viaje que hice a Nueva York. Allí, en una actuación en la difunta sala Glasslands, me topé con un Perfume Genius tímido que se escudaba en su piano, y que no estaba cómodo encima del escenario. En aquella época todavía no había publicado ni “Too Bright” ni “No Shape”, los dos discos que han cambiado su carrera para siempre. Y es que, la otra noche, vimos a un artista totalmente diferente. Hadreas se ha convertido en un animal del escenario, donde se contonea sensualmente delante de su público. Es más, apenas se pone tres minutos escasos delante del piano en la primera hora de concierto. Incluso ha cambiado su forma de vestir, y ahora sube a la tarima con modelazos – por cierto, que en Madrid tocó en camiseta de tirantes porque le habían robado su chaqueta dorada en Berlín-. Toda esa seguridad se refleja en su música, que, con la ayuda de su banda, sonó impactante y de lo más compacta.

El protagonismo de la primera parte del concierto se lo llevaron sus dos últimos trabajos, ya que su show está adaptado para sus canciones. Estos temas, rebosantes de sonidos épicos y arrebatos abrumadores, fueron los que más triunfaron. De hecho, la primera de las muchas ovaciones de la noche, llegó con ‘Wreath’, ese maravilloso y emocionante tema de su último trabajo. Pero, en estos primeros minutos de concierto, también salió a la luz el Perfume Genius más sensual; ese que se va al soul en ‘Fool’, y al mundo barroco en ‘Just Like Love’. Y, por supuesto, también hubo espacio para su faceta más experimental, que tuvo su momentazo con ‘Longpig’.

Tras una media hora de concierto impactante, el norteamericano se colgó la guitarra una única vez en toda la noche, y fue para tocar la delicada ‘Normal Song’, con la que inició uno de los momentos más intimistas de su espectáculo. Aquí cayeron algunos de los cortes de “Put Your Back N 2 it”, su segundo trabajo, del que sobresalió una emocionante ‘Dark Parts’, que acabó con un baño de distorsión por parte de sus compañeros de banda. Poco después, llegó una de las sorpresas de la noche, que no fue otra que su versión de ‘Body’s In Trouble’ de Margaret O’Hara, la cual sonó enorme.

Grid’ y ‘My Body’, con sus gritos apocalípticos y su sonido puramente electrónico, recuperaron la faceta experimental, y algo salvaje, pero por poco tiempo, porque el Perfume Genius más sensual, volvería a aparecer poco después. Y es que, se le dan muy bien este tipo de temas sedosos, y ‘Run Me Through’ y ‘Die 4 You’, fueron una prueba más que evidente. Tras ellas, llegaría uno de los dos grandes momentos del concierto, el vivido con ‘Slip Away’. Esta canción ya se ha convertido en uno de los grandes éxitos de su carrera, y fue celebrado como tal. No es para menos, es un tema realmente arrollador, y su ejecución fue prácticamente perfecta. Además, el hecho de que Hadreas se volviera loco encima del escenario, ayudó bastante a la catarsis general.

En el bis nos encontramos con el Perfume Genius de antaño, el del piano. Lamentablemente, los problemas técnicos que tuvo con el micrófono en ‘Alan’, y en alguna parte de ‘Hood’, deslucieron un poco esta faceta. Aunque sí es cierto que él se lo tomo con humor, e incluso llego a bromear preguntado que si ese insoportable acople estaba dentro de él. Afortunadamente, el acople, no hizo acto de presencia en las dos canciones que interpretó a continuación, las cuales fueron las únicas que cayeron de su álbum de debut. Además, hay que mencionar que una de ellas fue la propia ‘Learnig’, que daba título a ese disco, la cual hizo en un precioso dúo al piano junto a su teclista. Por cierto, que aquí cayo otra versión, nada más y nada menos que una irreconocible ‘Kanga Roo’ de Big Star. Pero ya iba siendo hora de cerrar el concierto, y todos sabíamos cuál iba ser la canción elegida. ‘Queen’ fue el otro gran momento de la noche, la coronación perfecta a una hora y media de concierto sublime, y la prueba de que estamos ante una estrella llena de personalidad y talento.

Fotos: Adolfo Añino

To Top