Publicidad

Pelle Carlberg, Moby Dick, Madrid (14-01-2009)


El año pasado no tuvimos la oportunidad de ver la presentación en directo de "The Lilac Time", el estupendo tercer álbum que sacó el de Estocolmo, y había bastantes ganas.


Teloneaban Evripides and his Tragedies, todo un personaje con dos chicas adorables, que fueron de menos a más, pero que no acabaron de convencer, sobre todo por la excesiva duración de algunos temas; pero bueno, al final hicieron sonreír a más de uno y allanaron el terreno para el sueco. Con tan solo una guitarra y un acompañante al que se lo podría calificar de hombre orquesta (bajo, voces, percusión y armónica), salió Pelle Carlberg al escenario de la madrileña sala Moby Dick, a dar un espectacular concierto acústico de más de una hora, en el que repasó lo mejor de su carrera en solitario y en el que no paró de bromear con el público y de contar las historias de las canciones que interpretó. Dedicó "Because I’m Worth It" a la generación de los setenta –la que él llamó “por que yo lo valgo”–, contó la historia de 1983 (Pelle & Sebastian) y, después de no tener muy buenas palabras para la gente de Ryanair en Barcelona (mejor dicho, Gerona), atacó "Fly Me To The Moon". Entre unas historias y otras, hizo un repaso de su primer disco, "Everything. Now!" (sonaron "Go To Hell", "Miss Rydell" y "Riverbank"), de "In A Nutshell" (sonaron "Middleclass KId", "I Love You", "You Imbecile" y una de las canciones con el titulo más largo de la historia: "Clever Girls Like Clever Boys Much More Than Clever Boys Like Clever Girls", y del último (que finalizó con "Nicknames"). Después de una hora en la que el público no paró de bailar y de dar palmas, hizo dos bises: uno fue "Pamplona", en la que todos acabamos coreando el “narananᔠdel estribillo,  y el otro fue una versión muy simpática de "I Belive in a Thing Called Love", de los horrorosos The Darkness. En definitiva, un gran concierto del que todos salimos encantados.


Fotos: Adolfo Añino

 

[flickr set=72157612583086835]


 

 

To Top