Publicidad

Oasis, Pavelló Olimpic, Badalona (13-02-2009)

Después de un paréntesis de más de 3 años, los famosos hermanos Gallagher volvían “a la carretera” para presentar por todo lo alto su recién estrenado álbum “Dig Out Your Soul”, un trabajo que pretendía remontar tímidamente el vuelo a nivel artístico con respecto a sus anteriores trabajos.


Con el cartel de entradas agotadas desde hacía algunas semanas, el público que se agolpaba a las puertas del recinto, era variopinto: desde jóvenes que apenas acababan de nacer cuando Oasis se autoproclamaba como la banda más famosa del planeta, hasta viejos rockeros amantes de los Beatles, The Who o The Jam. Todos ellos tenían en común su fervor por el material que forjó la leyenda del –inicialmente- cuarteto de Manchester. Sin embargo, las sensaciones durante el concierto iban a ser distintas, mientras que para los jóvenes aquello resultaba un bautismo de fuego –pues todavía no habían podido ver nunca a Oasis en directo hasta ese momento o a lo sumo en 2005- el “fan” más curtido asistía cariacontecido a un desfile de temas que en el caso de los procedentes del nuevo disco “Dig Out Your Soul” le producían más bien algo de apatía y aburrimiento.


El inicio del concierto con la grabación de “Fuckin´ In The Bushes”  sonando con el escenario vacío y luego ya con los integrantes de la banda sobre el escenario y disparando “Rock ´N´ Roll Star” reflejaron a la perfección la poca originalidad de los Gallagher a la hora de concebir,  ésta según dicen, última gira.


Y es que habiéndoles visto en su última visita de 2005, la sensación de déjà vu invadió mi mente y el olor a cansancio y aburrimiento también. Liam está harto o al menos pone cara de estarlo, Noel canta como el que ensaya una misma melodía por vigésimo-cuarta vez y el resto de músicos son tratados como marionetas, de las cuales se puede prescindir con desprecio en cualquier momento, ya que son “los hermanos” los que controlan el cotarro. Sabiendo esto, el concierto ya no discurre de manera paralela al efecto de la música, pues el peso de saber lo que ha sido Oasis y ver cómo el pasado les pesa como una losa, no queda más remedio que esperar a que lleguen los momentos “Wonderwall”, “Champagne Supernova” “Don´t Look Back In Anger” o “Morning Glory” para convertir el tostón en un karaoke de miles de personas gimiendo al unísono. Pecado mortal por otra parte dejarte “Live Forever” en el tintero, mientras te dedicas a torturar a tu público con temas que nadie se ha tomado la molestia de escuchar, ni tan sólo los fanáticos que pueblan las primeras filas del foso y que dan una buena muestra de qué temperatura consigue alcanzar cada canción en la grada.


Irregular discurrir de temas, por mucho que el buen hacer de los guitarras y el teclista intenten aportar más empaque sonoro, a un viejo dinosaurio sónico que todavía cree que estamos en 1997.


Sin duda, una de las mayores decepciones del año, aunque eso ya era de esperar sabiendo que musicalmente Oasis murieron en el mismo momento en que firmaron su mejor disco. Desde entonces vagan por el desierto artístico más lucrativo que existe: llenar recintos a la espera de que toques aquellas canciones que te hicieron grande, llenándote los bolsillos a costa de la nostalgia de tus seguidores. No son los únicos y parece que últimamente está más de moda que nunca por desgracia…


Por cierto, ¿nadie vio el botellazo que alguien le dedicó a Liam hacia el final del concierto? Seguramente ese seguidor lo hizo a modo de protesta, pues seguro que se quedó igual de insatisfecho que muchos de los que abandonamos el Pavelló de Badalona, con cara de tontos. Nos habían vendido la moto…


Fuckin' In The Bushes
Rock 'N' Roll Star
Lyla
The Shock Of The Lightning
Cigarettes & Alcohol
The Meaning Of Soul
To Be Where There's Life
Waiting For The Rapture
The Masterplan
Songbird
Slide Away
Morning Glory
Ain't Got Nothin'
The Importance Of Being Idle
I'm Outta Time
Wonderwall
Supersonic
Don't Look Back In Anger
Falling Down
Champagne Supernova
I Am The Walrus

 

To Top