Publicidad

The New Mendicants + Big City, Teatro del Arte, Madrid (04-12-2013)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Noche de guitarras acústicas para cerrar la primera edición madrileña del American Autumn. El ciclo de conciertos organizado por el Café Pop Torgal y Estrella Galicia ha sido todo un éxito, y ha contado con algunos llenos absolutos y varios conciertos memorables (lo de The Posies fue de otro mundo). Un evento así solo se puede cerrar con un broche de oro a la altura de todo lo acontecido. Y a estas alturas de la vida, nadie puede poner en duda que Norman Blake y Joe Pernice son historia viva de la música pop. Sus respectivas bandas nos han dejado auténticas obras maestras de eso que conocemos como indie-pop, y ver a los dos juntos en una sala pequeña, cerca del público y con buen sonido es un lujo que uno no se puede perder.

Antes de The New Mendicants, pudimos comprobar cómo en España hay gente con mucho talento para recrear un sonido puramente americano. De demostrarlo se encargó Javi, de los zaragozanos Big City. Una guitarra, una armónica, unas preciosas campanas de colores, y algún sonido pregrabado fue lo único que le hizo falta a este maño para dar cuerpo a unas canciones que brillan por sí solas. Como si fuera un hombre orquesta, se lanzó a presentar las canciones de “The Way the Tress Are”, su último trabajo. Temas como Green Lips Parted, (They Had) Bears, o My Fondly Fahrenheit, en directo cobraron una dimensión mucho más melancólica (como si en lugar de venir de Zaragoza, viniera de una fría zona rural de Norteamérica). Pero no solo de camisas de cuadros y vacas vive este hombre: cerró con el sonido pop de The Smiths un concierto brillante, y dio paso a los dos protagonistas de la noche.

Un repaso a la carrera de ambos, unos pocos temas de su EP conjunto y algunas versiones; ese el guion de un concierto de The New Mendicants. Todo está equilibrado, y tanto Norman Blake como Joe Pernice tienen sus momentos. Pero no es un concierto en el que cada uno va a lo suyo; los dos se involucran en las canciones del otro y logran una complicidad absoluta encima del escenario.

Empezaron tranquilos, con Follow You Down, uno de esos temas que han compuesto para su Australia EP. Pero en la segunda canción ya cayó la primera versión, que fue el Butchers Tale (Western Front 1914) de The Zombies. La cambiaron por completo, y en la suya no hubo ni rastro de psicodelia, sino unas buenas guitarras acústicas. Tampoco llevaban mucho más, ya que salvo un xilófono y algún golpe anecdótico a las campanas de Big City, tan solo emplearon las seis cuerdas. Y no hacía falta más, porque su repertorio aguanta hasta el formato más desnudo. Da igual que sea una cara b del último trabajo de Teenage Fanclub (Dark and Lonely), una de los Pernice Brothers (Amazing Glove) o una de sus nuevas composiciones (Saratosa), todas tienen algo que te hace vibrar. Además, lo hacen todo con simpatía, gastando bromas al público que se levantaba a por bebidas o al baño, y mostrando su mejor sonrisa al centenar de personas que estábamos allí.

Por supuesto, los momentos Teenage Fanclub fueron los que subieron el aplaudímetro, como es lógico. Canciones como It’s All In My Mind, I Don’t Want Control About You o Everything Flows forman parte de nuestras vidas. Incluso podemos meter en este saco a You Was Me –la única que cayó de aquel proyecto de Blake junto a Euros Child llamado Jonny–, que puso el toque festivo de la noche (recibieron una gran ovación). Pero, para un servidor, uno de los momentos más emocionantes fue cuando Joe Pernice atacó The Loving Kind, una preciosa canción que estaba en su último trabajo y que interpretó de una forma brillante. Y es que fue eso, un concierto de emociones, de ver a dos genios del pop tocando casi exclusivamente para ti.

Si hablamos de emociones, tenemos que hablar del único bis del concierto, para el cual dejaron otra versión. Este proyecto pretende ser un homenaje a muchos de los grupos que les han influido, o con los que han compartido afinidades. Uno de estos últimos es The Go-Betweens, con los que Teenage Fanclub compartieron gira un poco antes de la muerte de Grant MacLennan. Por eso mismo interpretaron al final su versión de Finding You, uno de los temazos de los australianos. La versión original es una de las canciones más bonitas de los últimos diez años, y Blake le hizo justicia cantándola con una delicadeza y un respeto admirables. ¿El resultado? Silencio sepulcral, pelos como escarpias, alguna lágrima, y otra enorme ovación. No se merecían menos.

Fotos: Adolfo Añino

To Top