Publicidad

Neuman, Sala But, Madrid (15-11-2014)

Autor:

El cuarteto murciano Neuman se consolidó el sábado, con su importante concierto del teatro But de Madrid, como una de las mejores bandas nacionales en directo . Con un directo cercano, sincero y rotundo. Con esa combinación de energía y fuerza de sus piezas más guitarreras, junto a la calma y el sosiego de los temas en acústico. Sin en disco su sonido es sólido en directo el resultado es apoteósico. La banda liderada por Paco Román, con su carisma escénico y con su voz nítida y brillante, es humilde y convence por sus argumentos musicales, que sin crear algo muy novedoso, innovador, ni revolucionario, Neuman tiene preciosas canciones y mucha consistencia musical. Al final son las canciones las que permanecen.

Su repertorio se centró en ‘If’ (Subterfuge, 2014), su último y tercer disco larga duración, y con especial atención en ‘Plastic Heaven’ (2010) su primer disco, una mención a ‘The Family Plot’ (2012), sin olvidarse del maravilloso EP ‘Bye Fear / Hi Love’ (2013) junto a Ken Stringfellow (The Posies, REM, Big Star) del que interpretaron cuatro de las seis piezas con mención especial para la pieza que da título al EP, “A crab kiss” con banjo y un aire folkie seductor y luminoso, “You fill my heart” con esa guitarra cristalina muy a lo Cure que sirvió para abrir el concierto, seguido del temazo que es “Turn it” o delicias como “Kids” en las que la voz de Paco Román recuerda a Neil Hannon (The Divine Comedy).

Neuman cantan en inglés y la verdad es que recuerdan a bandas del panorama anglosajón del calibre de Radiohead y su manera de entender el indie de los primeros discos de los de Oxford, a Muse por su épica, a Stereophonics por ese punto de hits incontestables, a veces retazos a Jeff Buckley o a Arcade Fire. Paco Román se acompaña de una banda con tres músicos muy profesionales y consistentes como Fernando Lillo (teclista, guitarra y coros) que cumplía años esa noche; David Manzullo al bajo y Alex Dumdaca a la batería.

Un concierto impecable en ejecución y en intensidad. Salieron a darlo todo, un momento intermedio más acústico, para retomar de nuevo la energía y rematar el concierto con más marañas de guitarras. Un concierto de duración bastante adecuada, hora y media, dieciséis canciones, aunque los bises se alargaron un tanto con los cuatro temas a base de alto minutaje, con dos canciones de más de ocho minutos.

En un país como el Reino Unido, con otra cultura musical, Neuman llenaría salas de grande aforo, por no decir estadios. Aquí bastante con llenar una sala de 800 personas y poder tocar en festivales indies con solera. Con una calidad musical indiscutible, y un fórmula sencilla, directa, sincera y humilde. Con cada disco se consolidan más. Neuman, un valor musical seguro.

To Top