Publicidad

Molly Hatchet, Razzmatazz, Barcelona (11-12-2012)

Autor: | @indienauta

mollyhatchet

La sala 2 de Razzmatazz (con aforo reducido mediante una cortina) acogió la primera visita  a Barcelona de los sureños MOLLY HATCHET, formados en Jacksonville en 1975.


No era su debut en España ya que en 2009 estuvieron en el Azkena Rock Festival. También han pisado nuestros escenarios bandas afines o relacionadas con su adscripción sonora como Skynny Molly (Apolo [2] febrero de 2007) y Blackfoot (Festival de Blues de Cerdanyola 2011) con la presencia en ambos del guitarrista y vocalista Mike Estes que militó en Lynyrd Skynyrd (cabezas de cartel del Azkena rock de 2012 y con una recordada actuación en el Pabellón Olímpico de Valle Hebrón en octubre de 1997).

De los MOLLY HATCHET originales solo permanece el guitarrista Dave Hlubek, que a pesar de su peso en el sonido, permanece en segundo plano, dejando al aún más orondo vocalista Phil McCormack como frontman y al líder actual, el guitarrista Bobby Ingram (en la banda desde 1985), que se encargó de interactuar con el no muy numeroso pero entusiasta público. A destacar también por su  aportación al boogie southern rock  del sexteto actual al excelente  teclista John Galvin, al bajista Tim Lindsey y al batería Scott Craig.

Precedidos por Here I Go Again de Whitesnake salieron a escena con la contundencia de Whiskey Man, uno de sus clásicos de su segundo álbum Flirtin' with Disaster (1979) para sin pausa reinterpretar It´s All Over Now (de the Valentinos, versionada por The Rolling Stones y the Faces) y proseguir con Gator Country, Been to Heaven, Been To Hell y Fall of the Peacemakers.

Pasados unos 20 minutos, con la presentación de Phil mcCormack  con su desgarrada voz y la introducción de los teclados de John Galvin, bajaron algo las revoluciones con la  extensa y épica balada hard rockera Justice, de su último trabajo de estudio.

Después de un solo de batería de Scott Craig, aceleraron el tempo con Beatin' The Odds, para dedicar a Danny Joe Brown (vocalista original, fallecido en 2005) la balada Edge Of Soundown.

Siguieron The Creeper y Jukin' City, donde presentó a la banda, para despedirse con la versión de The Allman Brothers  Dreams ( I'll Never See ) después de 75 minutos en escena. En el bis, de unos 18 minutos, desataron el delirio con su versión de la emblemática Free Bird de Lynyrd Skynyrd y su clásica Flirtin' With Disaster.

Evidentemente no llegan a la altura de Lynyrd Snynyrd y a veces su southern rock se tiñe de boogie y se decanta hacia el hard rock, los temas más celebrados fueron las versiones, pero su directo es poderoso y por unas horas nos ayudaron a olvidarnos de los problemas de estos últimos tiempos.

 

To Top