Publicidad

Michel Cloup Duo, Berlín Café, Madrid (21-02-2015)

Autor:

Y DE REPENTE LA VIDA DE SOPETÓN

Hablar de Michel Cloup supone hablar de uno de los grandes del rock en francés. Siempre se ha movido entre el noise rock y el rock underground más personal. Con ese fraseo tan francés que parece un recitado, muy próximo al spoken word y al ‘flow’ del hip-hop. Su música siempre ha querido traspasar estados (emocionales y geográficos), aunque utilizar el francés como lengua expresiva no le supusiera una buena estrategia de marketing, si de autenticidad y de honestidad; y sobre todo de coherencia.

Sus textos hablan de la vida desde las raíces, desde la experiencia, desde lo cotidiano, desde la poesía al bizarrismo más sugerente. Toulouse como centro de operaciones, y todos los proyectos en los que ha estado inmiscuido han tenido una alta calidad. El grupo de culto Diabologum; la energía, la fuerza y la rabia de Experience; Binary Audio Misfits hasta su proyecto actual Michel Cloup Duo, Cloup (guitarra y voz) junto al batería Patrice Cartier.

Dentro de su amplia gira española, con ocho fechas. El concierto de Madrid fue crema para los oídos. En un lugar ideal como el Berlín Café. Aún me queda el regusto musical del sábado. De la música con sustrato. De lo auténtico y sincero, de lo que conecta con la humanidad, con la desolación, con la vida y el paso del tiempo: los errores y los aciertos, aunque más bien de los descalabros, que es con lo que de verdad se aprende. Una propuesta en dúo que va a la esencia de la música, al esqueleto. Es mi punto de vista, subjetivo, de música honesta, hecha con pasión y repleta de interés.

El concierto se centró en su último y robusto disco ‘Minuit dans tes bras’ (Ici D’Aillieurs, 2013), un disco con cuerpo, melodías y buenos riffs como el que preside “Ma vieille cicatrice”. Cloup . El batería Patrice Cartier creaba ambientes con platos y timbales en “Minuit dans tes bras #2”, con gran acierto, y en al tiempo que imponía firmeza a temas con más empaque como “J’ai peur de nous”. Todo en una cadencia relajada pero impactante.

Del primer disco de Michel Cloup Duo, ‘Notre Silence’ (Autoeditado / Green Ufos, 2011), sólo recuperaron “Ma colère”, medio tiempo calmado pero con nervio y energía vital, o como convertir la rabia y la cólera en avance; y “Le cercle parfait”. Un cierre perfecto antes de los bises con “Nous vieillirons ensemble”. Y la improvisación de Cloup en “Minuit dans tes bras #2”, tema de 12 minutos, dejándose llevar por la imagen de una foto oscura en un bosque, porque “la música te sorprende más que las drogas”.

Unos bises de aúpa con dos temas inéditos con Cloup solo, a pelo. Entre ellas una canción sobre la necesidad de nuestra sociedad de separar, Cloup a pelo, solo con su guitarra, lanzando separaciones posibles, inauditas. Después esa maravilla que es “Au milieu de nulle part”, con unas guitarras melódicas que dibujan preciosos paisajes que acompañan una letra de memoria, dolor y recuerdo; una canción que crece y que acaba con la entrada de la batería. Y para rematar un concierto redondo, “Sortir boire et tomber”. Un guiño a perder el control, del desequilibrio. Música para una revolución interior. Para seguir y coger la vida por el pescuezo.

Foto: Manuel Rufié

To Top