Publicidad

Mdou Moctar, Sala El Sol, Madrid (16-09-2015)

Autor:

MÚSICA PARA GANAR UNA REVOLUCIÓN

A veces conviene (y es un acto de justicia) hacer olés por las personas que nos sirven en bandeja auténticos manjares culturales, en este caso musicales, como es el caso de Edu García, que desde su promotora Giradiscos trae a España bandas de psicodelia, garage, sonidos experimentales, electrónicos y hasta música de raíces vibrantes. En éste último caso  encontramos al guitarrista de Níger Mdou Moctar  que actuó anoche por primera vez en Madrid (concierto coorganizado por SON EG). Siguen la estela de Tinariwen pero exploran más la fuerza eléctrica, en formato trío: con dos guitarras y una batería. Otra joya perdida en el desierto. Una batería robusta que marca esas ganas de expansión, una guitarra que impone la base y Mdou como guitarra solista que se desenvuelve como un auténtico virtuoso y maestro, estirando riffs, apuntalando esas ganas de proyección y de huída de uno mismo. Canta en los dialectos de la zona, y pese a no ser un gran vocalista impone fuerza ancestral a esa música explosiva. El público entraba en el ritual, dejándose llevar, bailando y vitoreando.

Mdou procede de Abalak, en el desierto Azawagh de Níger. Es un guitarrista autodidacta con un instrumento casero, autofabricado. Mérito doble. Y es que este blues tuareg, quiere traspasar fronteras, tiene fuerte inspiración en esa escuela de blues del norte de África, aunque también se intuyen dejes del funk de por ejemplo, Prince. Música que te lleva al trance, al baile, a la liberación. Música por sí misma motivo de festejo. Mdou Moctar tiene varias compilaciones, y tres discos publicados en el sello Sahel Sounds: la banda sonora de la película tuareg ‘Akounak Teggdalit Taha Tazoughai’ (2015) (“Lluvia de color rojo con un poco de azul”), que protagoniza el propio Mdou; ‘Afelan’ (2013) y ‘Anar’ (2008). Música para volar, para dejarse llevar. Grandiosa cura para tiempos donde lo nómada resulta trágico y obsceno. Abrió el apetito James Blasckshaw, solo con su guitarra, configurando paisajes musicales influidos por los sonidos africanos, por ese blues libre y primario.

Foto: Theyedropper (SON EG)

To Top