Publicidad

Mark Lanegan Band, Joy Eslava, Madrid (12-03-2015)

Autor:

La última vez que Mark Lanegan visitó Madrid trajo como teloneros al belga Lyenn y al británico Duke Garwood, esta vez fue igual.

Lyenn sigue teniendo solo un disco publicado con lo que el repertorio de su pequeño “set” fue muy parecido al que ya pudimos oír la otra vez. La principal diferencia fue que en lugar de guitarra acústica se acompañó de una eléctrica (e igual que la otra vez tocó un par de temas con un curioso instrumento parecido a un laúd). Tesituras vocales que recordaban inevitablemente al menor de los Buckley, y una suerte de folk rock algo experimental a ratos, que yo recomiendo oír en disco para apreciar en su justa medida.

Garwood en cambio sí vino con disco nuevo bajo el brazo, “Heavy Love“, y acompañado de un batería. Sonó algo menos denso y atmosférico que cuando pudimos verle en solitario abriendo para Mark en el teatro Nuevo Apolo, pero al final el resultado fue el mismo. Temas muy parecidos unos a otros y una linealidad que acabó rozando un poco el aburrimiento.

Cuando Mark Lanegan añade la coletilla “band” al firmar un disco ya sabemos que podemos ir olvidándonos de du faceta más folk y acústica. La excusa para dejarse caer por Madrid era presentar “Phantom Radio”, un disco en el que además de guitarras potentes se pueden escuchar algunos guiños a la electrónica (algo que ya hizo en “Blues Funeral”, y que ha llevado al límite dejando que amigos y conocidos remezclen por completo su último álbum).

Aparecen en escena Lanegan y el guitarra de su grupo y, tras un rugido de bienvenida por parte del público que abarrotaba la sala Joy, tocaron en formato dúo tres temas. Uno de ellos fue “Dead On You” de su ya muy lejano segundo disco en solitario “Whiskey For The Holy Ghost”. Habría alguna otra pequeña mirada atrás a lo largo del concierto (un par de temas de “Field Songs”), pero la mayoría del repertorio elegido pertenecía a esos mencionados discos con la palabra “band” (“Bubblegum”, Blues Funeral”, y “Phantom Radio”).

Tras eso el resto del grupo aparece en el escenario. Un batería, otro músico alternando teclados y una segunda guitarra, y Lyenn al bajo  (esta vez fue solo el belga el que se unió al grupo, en su anterior visita tanto él como Garwood formaban parte de la banda que acompañó a Lanegan).

Mark “garganta profunda” Lanegan repitió también la actitud sobre el escenario a la que ya nos tiene acostumbrados. Completamente estático a pie de micro, distante, y mirando al suelo cuando es el grupo el que cobra (siempre momentáneamente) algo de protagonismo. Un escueto “thanks very much” de vez  en cuando, con una voz directamente salida del averno,  es lo más emotivo que pudimos oír de los labios del norteamericano entre tema y tema (excepto cuando dedicó unas pocas palabras para presentar a los miembros del grupo).
Unas contundentes “No Bells on Sunday” y “The Gravedigger’s Song” fueron las primeras canciones tocadas con el grupo al completo, y las que marcaron el camino a seguir .
Hubo momentos de tranquilidad y belleza como cuando interpretaron una sentida “Deepest Shade” (único tema recuperado del disco de versiones “Imitations“) o “One Way Street” (una de las canciones mejor recibidas por el público allí presente), pero la tónica general fue un sonido guitarrrero con algunos ritmos pregrabados cuando les tocaba el turno a los temas más recientes.

Tras retirase muy brevemente del escenario el grupo volvió para tocar un tema y volver a marcharse, está vez definitivamente. Tras el concierto se rumoreaba sobre un Lanegan medio enfermo, o un recorte de repertorio para respetar los horarios de la sala. Sea como sea al “respetable” le supo a poco.

Cumplieron, y oír la potente voz de Mark (aún más rasposa y profunda en directo) es siempre un placer. Aún así quizás por lo relativamente reciente de su anterior visita, o todas las similitudes entre ambas actuaciones, me dejó cierta sensación de déjà vu.

Por supuesto la próxima vez que toque en la ciudad iré a verle. Lo cortés no quita lo valiente (y a ti te encontré en la calle).

Foto: Jackster (Solo-Rock)

To Top