Publicidad

Manos de Topo, Sala Obbio, Sevilla (8-05-2010)

manosensevilla

Aúnque en un primer momento el concierto de Manos de Topo estaba anunciado para las 21:00h, los responsables de la Sala Obbio supieron adaptarse a las circunstancias y cambiar la hora del evento a las 23:00h. No en vano, el Real Madrid y el Barcelona se jugaban la liga y todos sabemos el peso que el fútbol tiene en este país.


Dos horas y media después de la hora indicada en un principio, con la liga aún sin decidir y ante unos setenta asistentes, la banda barcelonesa comienza su actuación, ante un público que supera en su mayoría la treintena y es que Manos de Topo ha sido adoptado por aquellos que en los años noventa estuvimos enamorados del mágico universo de El Niño Gusano.

Comienzan la actuación con dos temas de su nuevo disco El primero era mejor (2009), "Libros de autoayuda" y "Ahora te sientes mejor, ¿verdad?", para a continuación repasar su primer álbum Ortopedias bonitas (2007) con "No doy la talla" y "Brúmel". El público corea las letras y Miguel Ángel Blanca, vocalista de la banda, nos da las gracias por tener un corazón tan grande y ayudarle a recordar las letras. Nos descubre su secreto, un truco que le enseñó Alejandro, teclista del grupo. Un atril con un flexo donde puede ir leyendo a la par que canta. Según Miguel Ángel, es lo mejor que ha aportado Alejandro a Manos de Topo. La risa es generalizada.
Con un hilarante "Manos de Topo antes eran heavys" nos presentan "Aeropuertos de segunda". Miguel Ángel nos anuncia una nueva canción que formara parte de su próximo disco. El tema es "El cartero" y el disco será un "Greatest hits". Logicamente es otra broma de Miguel Ángel que sigue haciendonos reir, a la vez que dsifrutamos de ésta, que sin duda es una de las mejores canciones de su repertorio. Declarándose monárquicos, tocan la preciosa "Palabra de Eva Sanum".
En uno de los momentos mas divertidos de la noche, presentan "El ejército ruso" diciendo que la fidelidad es lo mas importante para Manos de Topo, para instantes después y en una genial contradicción, presentar "Los japoneses no son tan chinos" argumentando que la fidelidad es aquello que más odian.
Llegados a este momento, Manos de Topo se han metido en el bolsillo al público. Los gritos de aprobación por parte de los asistentes son respondidos con gestos de cariño por la banda.
Antes de interpretar "Vacaciones en Corea del Norte", se funde la bombilla del flexo que ilumina el teclado del Casio de Alejandro, que va al servicio del local a quitar una bombilla, ante la mirada atónita del público. Miguel Ángel dice, para hacer tiempo, que eso pasa cada mil años.
Finalizan con "Es feo", "La estatua de la libertad" y "Feliz mañana", tres de las canciones mas bonitas del grupo, todas del primer disco. La interpretación es muy emotiva y por primera vez en todo el concierto, Blanca se pone de pie y con la mirada perdida, muy metido en su desquiciado alter ego, repite eso de "Voy a ser feliz otra vez mañana".

Sin abandonar el escenario, el cantante catalán nos comenta:" Ahora es el momento en el nos vamos y pedís un bis, pero os lo vamos a ahorrar porque estoy muy sudado y no quiero bajar y pasar junto a vosotros, así que considerad que hemos bajado y vuelto a subir".
En el "bis" las canciones interpretadas son "El pollo frito", "Morir de celos" y "Lógico que salga mal" con un virtuoso final con el Casio, que lleva a Miguel Ángel a calificar a Alejandro como el Jimmy Hendrix del Casio.

Como viene siendo habitual, al finalizar el concierto la demo del Casio es la protagonista mientras el grupo abandona el escenario.

Como nos tienen acostumbrados, Manos de Topo nos ofreció un concierto divertidísimo, jalonando sus mágicas canciones. Sin duda alguna, un directo muy recomendable, seas o no seguidor de su discurso y su peculiar manera de interpretar las canciones.

Fotos: Rafa Tovar

[flickr set=72157623913832017]



To Top