Publicidad

Mañana + Borja Mompó, Luxuria, Sevilla (7-06-2013)

Autor: | @talibanmusic_tm

Después de dos discos fantásticos, los sevillanos Mañana anunciaban su separación. Debido al cambio de ciudad de Cristóbal Colom, la banda decidía darse un parón de tiempo indefinido, noticia muy triste para muchos, que consideramos a Mañana como uno de nuestros grupos favoritos. Y es que muchas de sus canciones se han convertido en algunos de nuestros himnos. Historias y melodías que nos han acompañado en momentos muy especiales, mientras veíamos como Mañana crecía como banda y acrecentaba su leyenda.

Con estas premisas, no podíamos faltar al “Funeral por Mañana”, concierto que la banda, arropada por algunos músicos amigos, daba en la Sala Luxuria de Sevilla (antigua Malandar).

Borja Mompó, vocalista y alma de Modelo De Respuesta Polar abrió el concierto tocando en formato acústico, algunas de las canciones de su delicioso disco Así Pasen Cinco Años (Limbo Starr, 2012), como “La guerra y las faltas” o “El imposible”. Actuación muy corta la del madrileño, debido a la absurda manía que hay en esta ciudad de llegar tarde a los conciertos. Con solo cinco temas, Borja logró transportarnos a un universo fracturado, ese en el que las reglas con la que medimos las emociones son tan complejas, que nos hacen sentir distintos. A veces dichosos y otras desgraciados. Interpretación realmente especial, que esperamos ver de nuevo en Sevilla. Borja se despidió presentando a Mañana, banda de la que se declaró muy fan. El madrileño en un arranque de sinceridad nos confesó que su separación le entristece muchísimo.

Visiblemente emocionados, los miembros de Mañana suben al escenario botellas de vino en mano, en un ambiente mitad triste, mitad celebración. Suenan los acordes de “Unas copas de rencor” y comenzamos a sentir la despedida. En el funeral de la banda, una canción como “Funeral” reclama protagonismo, antes del primer hit de la noche, “Si esperas a Godot”. En una primera parte del concierto, alternan canciones de sus dos discos, si bien el peso se lo lleva su segundo trabajo Se Acabó La Rabia (Sello Salvaje, 2012). Así suenan “El vendaval”, “Cataratas”, “Vals de autoayuda”, o “Desiste“, antes de una interpretación a dúo con Borja Mompó de “Cenizas por errores“. Una chica sube al escenario y pide un aplauso para Mañana en su funeral y la banda se arranca entre risas con “La pena máxima”. Nunca me gustó “Remedio #2″, pero en un concierto tan especial como este, hasta este tema suena precioso. Cristóbal nos dice que han sido unos años mágicos al frente de Mañana, años en los que ha conocido a personas muy especiales. Algunas de esas personas, afirma, se encuentran entre el público y otras sobre el escenario. Con un “ha sido un placer conoceros a todos“, comienzan a tocar “Se acabó la rabia”. Tras “El fuego en casa” y “Tres deseos”, la banda se despide con la maravillosa “Río abajo”. Y sí…se nos saltan las lágrimas por la velocidad con la que se nos está escapando esta despedida.

Pero todavía quedaban algunos momentos muy especiales por vivir. En el bis y con la ayuda de Quintin Gas y Miguel Angel Lucas de Los News, interpretan una (por momentos incendiaria) versión de la delicada “Tu cara en una nube”. Ya se sabe que Los News convierten en Rock & Roll todo lo que tocan. Cambios sobre el escenario. Suben Eduardo Escobar (Tannhäuser, ex Trisfe y ex Hiroshima Atomic Garden) y Alejandro Barrancas (ex Trisfe) a la batería y a la guitarra respectivamente. Ambos músicos formaron parte de la banda en sus comienzos, e interpretan junto con CristóbalAtardeceres” e “Historias de Mabase” de su primera maqueta Algunas Causas Perdidas (Autoeditada, 2007) y se despiden con “Buena suerte”. Esta noche parece que todos los títulos vienen al pelo. El baterista de Mañana Jorge Mesa, sube a cantar junto al guitarra Julio López y al finalizar dispara un cañón de confetti al público. Cambio de baterista, pero todavía con Alejandro Barrancas sobre el escenario y suena mi canción favorita de Mañana, “El momento en que perdí”. Siento felicidad por vivir un momento así y una gran tristeza al pensar que nunca podremos repetirlo. Suben todos los músicos y colaboradores al escenario para interpretar “Don´t cry no tears” de Neil Young, y en un momento de máxima emoción Cristóbal Colom y su manager Jose Gallardo se funden en un sincero y emocionado abrazo, han sido años de trabajo y de muchos sueños.

Confetti, agradecimientos al Sello Salvaje y a los asistentes y muchísima intensidad emocional, despiden un concierto único en la carrera de más de seis años de Mañana. Gracias por tantas canciones y por tantas emociones. Mañana, nunca os olvidaremos.

Fotos: Laura Zamorano

To Top