Publicidad

Luna, Joy Eslava, Madrid (09-10-2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Tras una gira de reunión que levantó bastante expectación, Luna han vuelto a nuestro país para embarcarse en un largo tour, el cual pasó la otra noche por la sala Joy Eslava de Madrid. La banda de Dean Wareham venía a presentar las canciones de “A Sentimental Education”, el álbum de versiones con el que han vuelto a la actualidad discográfica. Eso sí, pasaron por él de largo, ya que nos ofrecieron un setlist en el que repasaron los temas más conocidos de su carrera, y alguna que otra joya que sorprendió a sus seguidores.

La banda de Nueva York fue de menos a más. Y es que, quizá, la psicodélica y espesa ‘Fuzzy Wuzzy’, no es la mejor opción empezar un concierto que se celebra un lunes. Afortunadamente, el buen sonido que sacaron, y su experiencia encima de un escenario, lograron que poco a poco nos fuéramos metiendo en ella. Además, inmediatamente después, y sin apenas descanso, atacaron ‘Let Me Dream If I Want To’, una de las versiones más animadas de su último trabajo. Pero fue ‘Chinatown’ la que termino de meter al público en el bolsillo. Estos Luna más pop fueron los que obtuvieron mejores resultados durante la hora y media que duró el concierto. Canciones como ‘Black Postscards’, ‘Tracy I Love You’, o la siempre brillante ‘Anesthesia’, animaron la calurosa y otoñal noche del lunes. Incluso su irreconocible versión del ‘Fire in Cairo’ de The Cure, logró levantar una buena ristra de aplausos. Pero la mayor ovación llegó de la mano de la siempre efectiva ‘Friendly Advice’. Con ella cerraron la primera parte del concierto y, gracias a su in crescendo y su onomatopéyico estribillo, puso patas arriba la sala Joy Eslava.

Una de las sorpresas de la noche llegó en el primer bis. En él, tuvimos la oportunidad de disfrutar de una de las canciones del estupendo disco de Britta Phillips en solitario. La elegida fue su versión del ‘One Fine Summer Morning’ de Evie Sands, y la verdad es que la hicieron absolutamente deliciosa. Por cierto, haciendo un pequeño inciso: lo de gritar guapa a Britta cada vez que se sube a un escenario español, huele bastante a rancio y marichulo. Y como la cosa iba de versiones, que mejor que seguir con una de las mejores adaptaciones de su último trabajo. Aunque, para ser sinceros, ‘Car Wash Hair’ es una canción de Mercury Rev, pero casi la podría haber escrito Wareham cuando militaba en Galaxie 500, porque no puede sonar más ellos. Como era de esperar, la bordaron. Al igual que también bordaron ’23 Minutes In Brussels’, la que es su canción más famosa, y con la que se despidieron del público madrileño entre aplausos.

Fotos: Adolfo Añino

To Top